Política

El arzobispo de Luján desligó al Papa de la misa con gremios

Pese a los dichos de Pablo Moyano, monseñor Radrizzani afirmó que el Sumo Pontífice "no tuvo ninguna injerencia" en el acto del sábado.

Martes 23 de Octubre de 2018

El arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, aseguró ayer que el Papa Francisco "no tuvo ninguna injerencia" en la misa que ofició el sábado pasado durante el acto del que participaron sindicalistas y dirigentes kirchneristas, en el que se pidió un cambio en el rumbo económico en la Argentina.

En ese sentido, el prelado asumió su responsabilidad de realizar esa misa, contradiciendo los dichos del secretario general de Camioneros, Pablo Moyano, quien dijo que el acto tuvo lugar gracias a la decisión del Sumo Pontífice.

"(El Papa Francisco) No ha tenido ninguna injerencia, la decisión de realizar la celebración fue mía", aclaró Radrizzani a través de un comunicado.

Además, el arzobispo afirmó que que no hubiese sido "pertinente" rechazar el pedido que le hicieron los dirigentes gremiales de realizar la misa en Luján y que celebró "la intención de rezar por la paz, el pan y el trabajo".

"Mi propósito, expresado en la homilía, fue propiciar una súplica confiada a Dios para favorecer un clima de dialogo que nos ayuden a superar las dificultares que sufren muchos argentinos. Nunca tuve la intención de apoyar a un partido, ni a una ideología ni a personas concretas", indicó.

En tanto, el titular del gremio de Canillitas, Omar Plaini, destacó el acto realizado en Luján ya que "fue multitudinario y solo con banderas argentinas".

"Recuperamos la consigna de Saúl (Ubaldini) de paz, pan y trabajo. Consultamos a la Iglesia y fuimos solos con banderas argentinas", expresó Plaini.

Réplica

Paralelamente, el fiscal de Lomas de Zamora Sebastián Scalera adelantó la concreción de una presentación ante la Cámara de Apelaciones para insistir en el pedido de detención de Pablo Moyano. Además, recusará al juez Luis Carzoglio, quien rechazó esa medida en primera instancia.

Es en el marco de la causa judicial contra el dirigente gremial por presunta asociación ilícita con la barra brava del Club Atlético Independiente, donde es vicepresidente primero y acompaña, al igual que en Camioneros, a su padre: Hugo Moyano.

Al respecto, Paliní sentó posición: "El problema que tenemos en la Argentina es el déficit de justicia. Desde Milagro Sala para acá, hay persecución política".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario