Política

El Alberto no se resigna: "Hay 2019 para el peronismo"

El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, desechó la hipótesis según la cual el peronismo recién estaría en condiciones de retomar el poder político del país en 2023, y consideró que "hay 2019" para ese movimiento político.

Lunes 05 de Febrero de 2018

El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, desechó la hipótesis según la cual el peronismo recién estaría en condiciones de retomar el poder político del país en 2023, y consideró que "hay 2019" para ese movimiento político.

En un mensaje que apunta a hacer a un lado la resignación, recalcó que "no se puede llevar a un candidato testimonial" para las elecciones presidenciales del año que viene, y consideró que aquellos "compañeros que no lo entienden" de esa manera, y que se conforman proyectar recién hacia el 2023 "se han pasado al otro bando".

"Al pueblo peronista le digo: hay 2019. Tenemos que trabajar, unirnos y tenemos que llevar una candidatura buscando el poder, no testimonial. Hay algunos compañeros que no lo entienden. Los que no piensen que hay 2019, creo que se han pasado al otro bando. Tenemos que comunicarlo y lograr un amanecer peronista", dijo ayer el mandatario en diálogo con FM La Patriada.

Y agregó: "La gobernadora de la provincia de Buenos Aires (María Eugenia Vidal) pidió un peronismo dividido en tres y lo tuvieron. Ahora, un gobernador peronista dice que no hay 2019, que hay que pensar en el 2023. Abrieron la grieta, nos dividieron y ahora nos quieren adormecer. Sería una tragedia que el peronismo regale una elección. No se puede llevar un candidato testimonial para el 2019".

Al respecto, aseguró que si el peronismo logra la unidad, gana "en primera vuelta" contra Cambiemos.

"Recién cuando estemos todos unidos hay que hablar las reglas de juego. Cuando estemos todos juntos y tengamos las reglas de juego, ahí nacerá un candidato de todos que llevará nuestros sueños a la presidencia", se esperanzó.

Por otra parte, sostuvo que el gobierno de Cambiemos reeditó la grieta política y social que en 1955 dividía a peronistas de antiperonistas. "Abrieron una enorme grieta para gobernar. Esta grieta sólo se había visto en el 55, con el peronismo y el antiperonismo.

Aquella grieta, se pudo cerrar un poco con el abrazo entre Perón y Balbín. Ahora se ha abierto una grieta igual o más fuerte. Se ha instalado que cualquiera que sea peronista, kirchnerista, filo peronista y demás, es un corrupto y ladrón", lamentó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario