Política

"El 60% tiene expectativa negativa sobre lo que viene en la Argentina"

Federico Aurelio es director de la consultora Aresco. Consultor político y encuestador. Realiza investigaciones de opinión pública nacional y de mercado. Es hijo del histórico consultor Julio Aurelio.

Domingo 08 de Julio de 2018

"Si uno analiza no sólo la valoración de la gestión, sino el conjunto de variables que conforman el humor social con la gestión de gobierno podemos concluir que está en el momento de valoración más bajo. El rango de valoración de la gestión de Mauricio Macri fluctuó entre los 50 puntos y los 40 puntos que tiene hoy", apunta Federico Aurelio, titular de la consultora Aresco,

   Según el profesional (hijo del histórico referente del mundo de las encuestas Julio Aurelio), es importante destacar que "en el marco de la situación económica tan mal evaluada como está hoy, tener 40% de apoyo es más una señal de fortaleza que de debilidad".

   En una entrevista con La Capital, Aurelio arroja números, porcentajes y proyecciones sobre oficialismo y oposición. A la par, revela que no hay una capitalización clara del descontento con el gobierno por parte de algún dirigente opositor.

   —¿Hay un núcleo duro de votantes macristas?

   —Nosotros visualizamos que hay un 25% de argentinos que votó a Cambiemos que hoy lo votaría y que, adicionalmente, tiene confianza en Macri. Es para nosotros el núcleo duro de votantes que tiene Macri. Adicionalmente, cuando uno lo incorpora a Macri en un escenario electoral, se le suma al núcleo duro por lo menos 10 puntos más de votos de argentinos que si bien no integran ese núcleo duro siguen considerando a Macri como la mejor opción.

   —¿Se terminó la paciencia de un sector de la sociedad que votó Cambiemos aun con dificultades económicas en octubre de 2017?

   —Hay un porcentaje de argentinos que votó a Cambiemos en el 2017 no tanto porque estaba contento con lo que les pasaba a ellos ni por lo que veían en el país sino porque tenía confianza en que Macri era la mejor opción para conducir la Argentina. Ahora tienen dudas. Este porcentaje no supera el 10% de los argentinos pero es suficiente para que esta caída del apoyo al presidente aumente la probabilidad de que haya ballottage en los comicios de 2019.

   —¿El peor dato para el gobierno es la desconfianza respecto al futuro?

   —Indudablemente el principal cambio del estado de ánimo de los argentinos del 2017 a hoy es la caída de expectativas. Hasta 2017 había más optimistas que pesimistas sobre cómo iba a evolucionar la situación económica y social de la Argentina. A partir de los conflictos que se dieron en diciembre de 2017 , sumado a la inflación, los tarifazos y la inestabilidad económica, se generó un golpe duro en el clima de confianza general de los argentinos. Hoy, casi el 60 por ciento tiene expectativas negativas sobre lo que se viene.

   —¿Cómo debería resolver el gobierno el pedido de "menos ajuste" de una buena parte de la sociedad y de "más ajuste" de los mercados y FMI?

   —Es el gran desafío. Cómo equilibrar la demanda de la mayoría de la sociedad de gradualizar más los ajustes que el gobierno consideraba hasta mayo que necesitaban ser graduales, contrariamente al pedido de la intensificación del ajuste que les piden el mercado y el FMI. Dentro de esta complejidad de demandas contradictorias se suma que ambos sectores coinciden en la desconfianza de que el gobierno vaya a realizar lo que ellos demandan. La mayoría de la gente considera que se va a intensificar el ajuste que ellos no quieren y los mercados consideran que el gobierno no va a realizar los ajustes que consideran que necesita la Argentina.

   —¿La caída del gobierno hizo que creciera algún candidato opositor?

   —No hay una capitalización clara del descontento con el gobierno por parte de algún dirigente opositor. Sí hay para el conjunto de la oposición una mejora relativa respecto de la situación electoral, dado que el oficialismo hasta abril de 2018 tenía alta probabilidad de ser reelecto en la primera vuelta y ahora hay más probabilidades de que haya ballottage.

   —Si Cristina y el peronismo no kirchnerista van separados, ¿tiene chances Cambiemos de ganar en primera vuelta?

   —La probabilidad de ganar en primer vuelta del gobierno mejora sustancialmente con la fragmentación de la oposición. Las elecciones legislativas del 2017 fueron un claro ejemplo de qué manera, distrito a distrito, la división de la oposición le permitió al oficialismo beneficiarse. Inclusive en provincias donde Cambiemos no llegó al 30% tuvo triunfos o perdió por escasa diferencia.

   —¿Quién es el dirigente con mejor imagen en el espacio peronista no kirchnerista?

   —No hay en este espacio grandes diferencias de nivel de imagen. Lavagna, Massa, Solá y Urtubey tienen una imagen positiva similar. Lavagna es el que tiene menos imagen negativa. Sin embargo, Massa es el que tiene en este espacio mejor intención de voto. Por afuera de ese espacio, Cristina Fernández después de la caída relevante de imagen que tuvo en 2016, donde perdió 15 puntos, logró una recuperación de 5 de esos 15 puntos. Al igual que todos los dirigentes nacionales de las distintas fuerzas políticas hoy tiene una imagen más negativa que en 2015.

   —¿Macri le ganaría un ballottage a Cristina?

   —Es difícil de pronosticar el ballottage, no sólo por el tiempo que resta hasta esa elección sino que sabemos que el impacto que genere la primaria y posteriormente la elección general puede ser muy importante. Con esa salvedad a tener muy en cuenta, hoy si uno simula el escenario electoral de ballottage, Macri le está ganando a Cristina por alrededor de 5 puntos.

   —¿Hay posibilidad de que una tercera fuerza (por caso, la socialdemocracia o el massismo) se torne competitiva en 2019?

   —Dado los pisos de apoyo que tienen el macrismo y el kirchnerismo, donde al igual que en el 2015 y en el 2017 concentran el mayor porcentaje del electorado, veo complejo el crecimiento de una tercera fuerza. Teniendo en cuenta a su vez que el espacio de esta tercera fuerza es muy heterogéneo, y hoy no hay un dirigente con un diferencial de posicionamiento que unifique con facilidad ese espacio electoral.

   —¿Si la oposición construye un esquema conjunto, peligra la reelección de Macri?

   —Sin duda, una de las peores amenazas que tiene el gobierno es la unidad de la oposición. Simplemente de la lectura de los resultados de 2015 y 2017, donde uno haga el ejercicio de ir sumando los porcentajes que tuvieron a lo largo del país los distintos peronismos, se puede dar una idea de la importancia de la unidad de la oposición.

   —¿Macri y Cristina tienen porcentajes parecidos de imagen negativa?

   —CFK sigue teniendo más imagen negativa que Macri. Las diferencias se acortaron con el desgaste que tuvo Macri.

   —¿Hay riesgo de un nuevo "que se vayan todos"?

   —La situación en lo dirigencial es distinta al 2001. En aquel momento no había dirigentes o espacios políticos que reunieran apoyos importantes. Hoy, si sumamos los apoyos que tiene el oficialismo, el kirchnerismo y el massismo, se contiene a la mayor parte de la sociedad. La mayoría de los argentinos se siente representada por algún dirigente. Seguramente no tiene una satisfacción plena, pero sigue teniendo confianza de que junto a él la Argentina puede estar mejor.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});