Dólar

Economistas pintan un panorama negro por la brusca devaluación del peso

Además ponen en duda el cumplimiento de las nuevas metas que impondrá el FMI. Caída de la actividad e inflación en un combo peligroso

Domingo 02 de Septiembre de 2018

Economistas pusieron en duda ayer el cumplimiento de las nuevas condiciones que impondrá el Fondo Monetario Internacional (FMI) en las negociaciones que comenzarán esta semana con el gobierno y advirtieron sobre el impacto que tendrá en la economía la devaluación del peso.

   El ex secretario de Finanzas Guillermo Nielsen cuestionó: "Si vienen de negociar un acuerdo con el Fondo y no son capaces de pasar la primera revisión, ¿por qué serían capaces de cumplir algo más duro?".

   Según su consideración, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, dio a entender que el país irá a "un nuevo acuerdo más duro en política monetaria y fiscal".

   El economista también se refirió a la fuerte suba del dólar y tildó de "barbaridad" que el billete verde "esté a 40 pesos".

   Por su parte, la ex presidenta del Banco Central Mercedes Marcó del Pont pronosticó que "va a ser muy difícil ponerle un techo al tipo de cambio".

   "La receta del Fondo Monetario es devaluar y que sea la paz del cementerio", subrayó la ex funcionaria.

   Por su parte, el diputado nacional y economista del Frente Renovador, Marco Lavagna, apuntó: "Tardó dos meses en caerse el acuerdo con el FMI".

   Evaluó que en la administración de Mauricio Macri hay una "improvisación muy grande", por lo cual resaltó: "Me preocupa que no se esté viendo cómo cambiar el rumbo".

   "Si sigue haciendo lo mismo el gobierno, el resultado va a ser lo mismo", enfatizó Lavagna.

   En tanto, el consultor Orlando Ferreres estimó que la economía sentirá ahora "el impacto de la devaluación, que fue enorme".

   "Va a ser una inflación muy fuerte", señaló, y vaticinó que "el ingreso que está en pesos va a sufrir bastante".

   Señaló, además: "Los camiones de mercadería entregaron menos o directamente no entregaron porque están buscando el tipo de cambio que se va a fijar".

   Según su entender, debe haber un "replanteo del plan económico" ya que en la actualidad hay un tipo de cambio "muy distinto al del año pasado".

   Al referirse al precio del dólar, puntualizó: "No tendría que haber aumentado esa magnitud en un solo día".

   Para los analistas, la caída de la actividad económica tendría un piso de 1,5% y dejaría un arrastre negativo que complica las chances de recuperación de 2019.

   "En el primer trimestre del año la actividad estaba en segundo piso y va a estar en el tercer subsuelo para fin de año", anticipa Rodrigo Alvarez, de Analytica.

   "El riesgo es que la recesión se profundice y tengamos un fin de año muy complicado en materia de consumo", dijo por su parte Lorenzo Sigaut Gravina, de Ecolatina.

   De hecho, las complicaciones ya se hacen sentir. En ciertos supermercados dejaron de recibir algunos productos por falta de precios: los proveedores están pendientes del dólar y no quieren vender a pérdida.

   "La gran duda es dónde se estabiliza. A este nivel tan alto el tipo de cambio real está por arriba del promedio histórico. El problema del dólar a este valor es que en Argentina la inflación tiende a acelerarse", sostiene Sigaut. "Ahora la discusión sobre la inflación es si alcanza al 40% anual", agregó.

   Además de la escalada veloz del dólar, lo que preocupa a los economistas es el impacto de la suba de tasas. "El Central parece no estar dispuesto a vender reservas, y eso implica fijar tasas de hasta 60%. Esto llevará a algún tipo de ruptura de la cadena de pagos. Hasta ahora para este año esperábamos una caída de la actividad del 1,5%, pero hay que ver qué pasa si se acelera la inflación".

   Pedro Cascales, secretario de prensa de Came (Confederación Argentina de la Mediana Empresa), sostiene que hay sectores que van a estar "muy complicados" en los meses que se vienen, sobre todo con relación a las largas cadenas de pago y la alta carga impositiva.

   Para Sigaut, este año va a dejar "un punto porcentual de arrastre negativo para el año próximo. Entonces, si la cosecha es buena, en 2019 tendremos un escenario de estabilidad del nivel de actividad en un año de elecciones presidenciales, pero sin una recuperación fuerte".

   "Cada salto del dólar implica una escalada de la inflación que termina erosionando más el nivel de actividad. Creemos que se va a profundizar la recesión y la actividad va a caer entre 1% y 1,5%", señaló Alvarez.

   Para el año próximo indica que, si bien la caída debería encontrar un piso, "en el segundo trimestre la actividad va a empezar a recuperarse desde un nivel muy bajo y de forma muy lenta. Con una buena cosecha en 2019 no solucionamos el problema de Argentina. Las exportaciones y el consumo, en la medida que se vaya recuperando el poder adquisitivo, serán los únicos componentes de la demanda que van a estar traccionando".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario