Política

Duro cruce entre la CGT y Aníbal Fernández por la detención de cinco delegados ferroviarios

"Parece que sólo sobre los dirigentes sindicales rige el principio de culpabilidad", señaló esta mañana Julio Piumato y dijo que "Anibal Fernández no tuvo un gesto feliz al adelantar cosas de la causa Sobrero". El jefe de Gabiente contestó que "el gobierno no persigue a nadie". El viernes fueron detenidos cinco delegados ferroiviarios y la CGT emitió un comunicado diciendo que "hay una campaña para demonmizar la actividad sindical".

Lunes 03 de Octubre de 2011

El secretario de Derechos Humanos  de la CGT, Julio Piumato, advirtió hoy que “parece que sobre los dirigentes sindicales rige el principio de culpabilidad” y sentenció que “hay sectores que quieren avanzar sobre los derechos de los trabajadores demonizando a los sindicalistas”.

Al ratificar el repudio de la central obrera ante la detención de cinco delegados ferroviarios, entre ellos Rubén “Pollo” Sobrero, por la quema de vagones en mayo pasado, Piumato sostuvo que el juez de la causa Juan Manuel Yalj “tiene una doble cara, como varios otros jueces: mira a un sector de una forma y a los poderosos, de otra”.

En diálogo con Radio 10, el líder del sindicato de judiciales se preguntó por qué está apresado Sobrero y sigue en libertad el cura Julio César Grassi, condenado por abuso sexual y corrupción de menores, y el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, procesado como partícipe de una asociación ilícita por espionaje.

"Hay una escalada de la Justicia contra el sindicalismo", siguió Piumato que además se diferenció del jefe de Gabiente: "Anibal Fernández no tuvo un gesto feliz al adelantar cosas de la causa Sobrero".

Piumato aseveró que el suyo “es un analisis objetivo de cómo actúa buena parte de la Justicia argentina” ya que “cuando se trata de un sindicalista se lo pone esposado, encapuchado”.

“Se lo trata por la cara del cliente, con una metodología propia de la dictadura militar”, prosiguió el dirigente judicial, quien advirtió que “dijimos lo mismo” desde la CGT cuando fue detenido  Gerardo “Momo” Venegas, cercano al duhaldismo.

Asimismo, sostuvo que esta supuesta persecución “no pasa por la posición política o ideológica” sino “por la condición sindical”  ya que “en la cárcel no están todos los delincuentes, están los más humildes” y afirmó que “hay una actitud de hace décadas, de demonizar la actividad sindical”.

Igualmente, aclaró que, al hablar de una persecución, “decimos sectores de la justicia, que sigue persiguiendo a los sectores  más postergados de la sociedad”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario