Política

Duro contrapunto por la falsa información de las detenciones

Evasión escandalosa. Cristian Ritondo culpó a la policía santafesina por el anuncio fallido sobre los prófugos. Hubo una encendida respuesta de Maximiliano Pullaro.  

Miércoles 13 de Enero de 2016

Cuando los cortocircuitos políticos entre funcionarios santafesinos y bonaerenses parecían haber quedado atrás, el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, volvió a encender la mecha al acusar al gobierno santafesino de dar la información errónea de que habían sido capturados Víctor Schillaci y Cristian Lanatta, poco después de que se concretara el arresto del jefe de la banda, Martín Lanatta. Desde Santa Fe llegó rápido como un rayo el rechazo, en medio de un inocultable malestar.

Temprano por la mañana, Ritondo aseguró que el dato de la captura de Schillaci y Cristian Lanatta salió desde las autoridades santafesinas hacia Gendarmería, que luego lo comunicó a al gobierno nacional.

Ayer, durante toda la jornada, hubo contactos reservados entre funcionarios de los gobiernos nacional, santafesino y bonaerense para bajar las tensiones, algo que se produjo hasta que Ritondo volvió a la carga acusatoria. "No se puede sospechar de la policía santafesina, que fue la que atrapó a los tres prófugos. Me extraña que Ritondo cargue las tintas contra la fuerza que hizo las detenciones en dos operativos distintos", replicó el ministro de Seguridad local, Maximiliano Pullaro.

De ese modo, el funcionario santafesino contrapuso su versión de los hechos a lo que Ritondo le dijo a medios porteños. "El relato (de que había tres detenidos) llega de la fuerza de seguridad de Santa Fe, que es transmitido a Gendarmería. Así, por lo menos, lo tiene la ministra Bullrich y esto es lo que va a averiguar", sostuvo el funcionario de María Eugenia Vidal. Y agregó: "Me entero en el Ministerio de Seguridad de la Nación, ahí hay una información donde el gobernador de la provincia (Miguel Lifschitz) y el ministro Pullaro, que estaba con nosotros, no lo desmienten".

Lifschitz, quien mantuvo un bajo perfil durante toda la casi surrealista cacería a los prófugos, fue más allá que el propio Pullaro a la hora de sintetizar el cuadro de situación: "Si hubiera habido un cerrojo policial en San Carlos Sur, los tres evadidos (Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci) no hubieran podido escapar de ese primer lugar donde fueron detectados".

En verdad, ese fue el principio de una serie de choques interfuerzas y de los roces entre las autoridades. Las autoridades nacionales dieron la orden de iniciar un operativo cerrojo tres horas después del allanamiento en San Carlos, tratando evitar en un primer momento la presencia de la policía santafesina.

A tal punto llegó la desconfianza que durante el operativo final de captura de Schillaci y Cristian Lanatta, en la arrocera de Cayastá, la policía santafesina no dejó acercarse al predio a los gendarmes.

Es lo que ayer quiso reforzar Pullaro: "Si los últimos dos están detenidos fue por la fuerza de la provincia. Porque cuando hubo confusión fue la única fuerza que no levantó el cerco perimetral, se quedó custodiando. Por eso los prófugos no se fueron de esa zona en ese momento".

Por lo bajo, en el gobierno santafesino se quejan de que desde los Ejecutivos nacional y bonaerense se operó a medios nacionales, hasta el punto de acusar a la policía provincial por un eventual fracaso de las operaciones y de iniciar las especulaciones de que había sido la fuerza santafesina la que filtró el dato de las tres detenciones. "Ritondo busca salvar su lugar y sale, descolocado a acusar a la policía santafesina. Hasta Macri buscó no agitar las aguas", dijo ayer una fuente local.

Según pudo saber LaCapital, el propio Pullaro le reprochó a Ritondo esas operaciones. El ex legislador porteño rechazó estar detrás de los corrillos, y remarcó que en el Ministerio de Seguridad se abrieron sumarios y se está investigando a los supuestos responsables del fallido anuncio del sábado pasado.

Fue tal la improvisación que desde las fuerzas nacionales corrió el sábado el rumor de que Schillaci y Lanatta estaban detenidos en la comisaría de Cuatro Bocas, cuando, en verdad, esa población no tiene dependencia policial. "Ese es sólo un ápice. Había mucha falta de coordinación e internas entre las fuerzas federales. Hasta tuvieron fuego amigo cuando se tirotearon entre ellos en un momento de la búsqueda", dijo a este diario una fuente directa.

El clima de tensión, que volvió a partir de los dichos de Ritondo, intentará ser zanjado en las próximas horas. LaCapital pudo saber que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, llegará a Santa Fe para firmar protocolos con la Casa Gris, como una manera de poner paños fríos a una tirria que, a esta altura, luce fuera de lugar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario