Vicentin

Diputados se prepara para discutir la bicameral por Vicentin

Además, en dos semanas llegará al cuerpo el polémico proyecto de impuesto extraordinario a las grandes fortunas.

Lunes 29 de Junio de 2020

Para que el gobierno nacional consiga atravesar con éxito ambas Cámaras legislativas necesita que el Congreso siga funcionando. Necesita los votos y un clima de acompañamiento político por fuera de los muros del Palacio. Pero aún antes que eso, necesita decisión política. No hay cálculo efectivo de votos posibles, para tal o cual proyecto, sin antes mostrar ciertas cartas a los propios y a los aliados que se pretende seducir. Elegir el momento indicado y luego asumir el debate, aguantar impugnaciones de los adversarios, incómodas fricciones, es el camino clásico de los liderazgos perdurables. Desde ya, no es el único temperamento para entender el ejercicio del poder político. También está la tentación de transitar sesiones acuerdistas, amplísimas, no conflictivas, siempre. Los resultados se miden en el tiempo.

Sergio Massa, trabajando a la par de Máximo Kirchner (jefe de bloque del Frente de Todos, FdT), tendrá que arreglarse para darle continuidad al funcionamiento remoto de Diputados. Juntos por el Cambio (JxC) quiere cerrar todo, hasta que pase la peste. Y volver al modo presencial.

Por lo pronto, Massa retomará las conversaciones con los jefes de los bloques opositores. "A Sergio no lo entusiasma ir al frente con los temas que JxC no aprueba", deslizaron a La Capital muy cerca de la presidencia de Diputados. Está a la vista que ciertos proyectos (impuesto a las grandes fortunas, entre otros) son impulsados con distintas intensidades por los sectores ideológicos diversos que integran el FdT. Ayer trascendió que, finalmente, en la segunda semana de julio llegará el tan mentado proyecto a la Cámara baja.

En tanto, la media sanción para la conformación de una comisión bicameral para investigar a la compañía Vicentin ya toca la puerta de entrada de Diputados, proviniendo del Senado. "En este caso, Sergio no puede pedirle permiso a Mario Negri si lo habilita o no para tratar el tema que viene con el impulso del presidente Alberto Fernández y de Cristina Kirchner", definieron fuentes legislativas.

Massa se apresta a no dejarse bloquear por JxC (a que le autorice a seguir sesionando de manera remota) ni tampoco que le impongan tratar sólo temas amigables para todos. Por eso, y para evitar imponer de prepo el número del quórum y avanzar (incluso sin el consentimiento macrista), como ya lo hizo el FdT en el Senado, buscará que el consenso en labor parlamentaria sea con el primer anillo de aliados del FdT, y, tal vez, con una fracción de Cambiemos —estaría dispuesta a seguir funcionando remoto—. Con todo, consenso o no, finalmente la batalla por la continuidad de las sesiones se define en el pleno, y con el quórum, 129.

En tanto, luego de anunciar dos proyectos de ley que enojaron al poder real constituido, el impuesto extraordinario a las grandes fortunas y una ley de expropiación a Vicentin, Fernández enfrió (o congeló, está por verse) ambas movidas. El impuesto, trascendió, llegará a Diputados en dos semanas.

Respecto de la expropiación de Vicentin, "hubo errores en la elaboración y en la comunicación", comentaron —autoindulgentes— en Olivos. El freno o retroceso evitó recalentar la atmósfera política cuando, en simultáneo, los desafíos son demasiado importantes en el plano sanitario y en el mientras tanto de una negociación por la deuda externa que, progresivamente, se complica.

Acerca de Vicentin, y luego de una movida antiexpropiación, el presidente evaluó que era mejor barajar y dar de nuevo. Y puso en manos del gobernador Omar Perotti una posible solución santafesina. Los resultados están a la vista: a 20 días de publicado el DNU que dispuso la intervención (vale como una ley si no es rechazado por ambas Cámaras), los interventores no intervienen. El directorio investigado por defraudación y estafa, que llevó a la empresa a la virtual quiebra, sigue conduciendo la empresa.

Pero nada parece definitivo: una maraña judicial (concurso preventivo) se irá desplegando. El 18 de junio pasado, luego de acordarlo con el presidente en Olivos, Perotti anunció que llevaba la "propuesta superadora" al juez Fabián Lorenzini —Reconquista— y se entusiasmó con que "seguramente dará rápida respuesta positiva".

Pero eso no ocurrió: como en la época de La Forestal, Lorenzini parece más una pieza dentro de un Estado autónomo y sin división de poderes, Vicentin, que a su vez hace negocios dentro de otro Estado facilitador —que lo contiene—, el nacional.

La comisión bicameral se consolidará la semana próxima y no se descartan reacciones políticas del conglomerado opositor.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario