Política

Diferencias políticas dificultan la unidad gremial en Rosario

La unidad de la CGT Rosario es una premisa y un objetivo que múltiples gremios locales

Domingo 02 de Septiembre de 2018

La unidad de la CGT Rosario es una premisa y un objetivo que múltiples gremios locales, desde diferentes movimientos y sectores sindicales, vienen gestando desde hace varias semanas. Esta unidad también decanta de una necesidad en función de la realidad laboral en Rosario y la región, que viene golpeada debido a suspensiones, despidos, cierre de fábricas, y un salario que se desgaja a la par de una inflación imparable.

En dicho marco, la posibilidad de una central obrera rosarina se echó a rodar, pero todo indicaría que nuevamente fracasó. Al menos es lo que dejó la última reunión celebrada (hace varias semanas), donde no hubo acuerdo y las diferencias se hicieron fuerte.

Dirigentes gremiales que alistan en ámbitos sindicales distintos manifestaron su opinión.

Para Walter Palombi, secretario general del gremio de Correo, que integra el Movimiento Sindical Rosarino (MSR), dijo: "La unidad es necesaria y por eso todos debemos estar a la altura que requiere la actual situación terminal por la que atraviesa la patria. Tenemos que tener como punto de encuentro la lucha por la defensa de nuestros representados, y ese lugar es la calle y la presencia en cada conflicto que se genere en la ciudad y la región. Cuando logremos esto, no va a haber lugar para ninguna especulación sectorial".

Por otra parte, Humberto García, secretario general del Sindicato de Encargados de Edificio (Suteryh), consideró "fundamental que los muchachos entiendan que la discusión hay que darla dentro del edificio de calle Córdoba (sede de la CGT Rosario) y se vean reflejadas las voluntades de otros sindicatos hermanos, en una mesa que represente a todos los trabajadores y no solo 5 o 6". "Es fácil tirar piedras desde afuera, y más aún cuando se moviliza con otra central obrera. Nosotros seguimos apostando por la unidad en la única central obrera reconocida por Perón que es la CGT".

En tanto, Oscar Barrionuevo, titular de Obras Sanitarias, manifestó que la unidad "por ahora es imposible, por una lamentable situación interna de nuestra regional. Creo que si la situación se corrige y se respeta a la mayoría, puede acordarse la unidad sin la participación nacional. Si no, seguiremos por los caminos sinuosos y no como merece la regional más importante del interior. Una pena que no merecemos los gremios constituidos legalmente, con sus respectivas personerías. Si no, incursionamos en actitudes fuera de la legalidad".

En tono de conciliación, René González, secretario general de la Asociación de Trabajadores de la Junta Nacional de Granos, planteó que "es necesaria la unidad por el bien de los trabajadores; hay que estar juntos para enfrentar este modelo económico".

Sergio Ricúpero, secretario gremial del Sindicato de Gastronómicos Rosario, opinó que "se comete siempre el error que la política nos divide; los dirigentes sindicales debemos pensar en los trabajadores. El que quiera hacer política tiene las 62 Organizaciones Peronistas. En la CGT solo deben discutirse cuestiones que atañen a los trabajadores; mientras nos siga dividiendo la política, no habrá unidad gremial posible". "El otro día no pudimos acordar un documento crítico a la situación actual. Ahora tenemos gremios del sector público y del privado. Ninguno es mejor que nadie, cada cual defiende a sus trabajadores. Ahora cuando estamos discutiendo la unidad de la CGT debemos entender todas las posiciones, saber limar asperezas y apoyarnos porque todos nos vamos a necesitar en esta coyuntura actual".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario