Política

Deuda: volvió la tensión entre el gobierno y los bonistas más duros

Los grupos de tenedores de bonos argentinos denominados Ad Hoc y Exchange Bondholders, liderados por el fondo Blackrock y Monarch, entre otros, se quejaron porque no tuvieron conversaciones "significativas" con el gobierno argentino desde el pasado 17 de junio, cuando se empantanaron las negociaciones que llevan adelante las partes para reestructurar la deuda.

Miércoles 01 de Julio de 2020

Los grupos de tenedores de bonos argentinos denominados Ad Hoc y Exchange Bondholders, liderados por el fondo Blackrock y Monarch, entre otros, se quejaron porque no tuvieron conversaciones "significativas" con el gobierno argentino desde el pasado 17 de junio, cuando se empantanaron las negociaciones que llevan adelante las partes para reestructurar la deuda.

Así lo expresaron a través de un comunicado, en el que dijeron que existe "falta de compromiso" de parte del gobierno argentino para alcanza un acuerdo. Uno de los puntos conflictivos de la propuesta son los escollos legales respecto a las cláusulas que tendrían que contener los nuevos bonos.

En particular, el Grupo Ad Hoc exige que los nuevos bonos que emite la Argentina para canjear la deuda incluya Cláusulas de Acción Colectiva (CAC) similares a los de los bonos del canje de 2005, más favorables al acreedor. Esas ventajas abrieron justamente la puerta para que un grupo minoritario de acreedores, los fondos buitre, pleiteara y encontrara eco en Nueva York contra una reestructuración que captó en sus dos ediciones la adhesión del 93 por ciento de los tenedores de bonos.

Por eso, a partir de 2014, comenzaron a introducirse a instancias del G 20, la ONU y organismos multilaterales de crédito cláusulas más flexibles para los deudores, que habilitan reestructuraciones con mayorías más bajas.

Los dos grupos de bonistas que se pusieron más duros pidieron también que se amplíe la renuncia de inmunidad soberana a otros bienes o entes del sector público, como podrían ser el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de las Anses, entre otras cuestiones.

Otro grupo de acreedores, conformado por los fondos Fintech y Gramercy, entre otros, dijeron que varios de estos puntos ya fueron resueltos, así como la incorporación de las CAC de nueva generación que promueve la comunidad internacional, que existen en los bonos emitidos a partir de 2016.

Precisamente, el Club de París, que agrupa a los acreedores gubernamentales, dejó entrever ayer que apoya el enfoque contractual de aplicar Cláusulas de Acción Colectiva (CAC) mejoradas.

El director gerente y de la Asociación Internacional del Mercado de Capitales (ICMA), Leland Goss, escribió en la memoria anual del Club de París, difundida ayer, que este cambio "fue un gran esfuerzo grupal con el apoyo del sector privado, así como del G20), el FMI), el Banco de Francia, el Club de París, el Tesoro de los Estados Unidos y otras organizaciones oficiales del sector".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario