Política

Después de la tensión, volvió la calma a la mayor parte del país

Cesaron los saqueos en provincia de Buenos Aires, aunque se mantiene el estado de alerta en las diversas fuerzas de seguridad. 600 personas permanecían detenidas.

Domingo 23 de Diciembre de 2012

Luego de dos jornadas de tensión, los saqueos cesaron y volvió la calma en todo el país, aunque casi 600 personas permanecían detenidas y continuaban las acusaciones por la responsabilidad en los desmanes.

Con el ingreso al fin de semana, las ciudades en las que este jueves y viernes se registraron los episodios más violentos amanecieron hoy con tranquilidad, aunque las autoridades seguían en alerta y se mantenían los refuerzos en los operativos de seguridad para evitar nuevos incidentes. Tras la intervención de Gendarmería en la provincia, el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, señaló que el panorama estaba "más tranquilo", aunque había "471 detenidos a disposición de la Justicia", algunos de ellos no sólo vinculados a los desmanes, sino a "robos a mano armada".

El epicentro de los disturbios fue San Fernando, pero también hubo intentos de saqueos en otras diez localidades del conurbano como San Isidro, Tigre, Malvinas Argentinas, Pilar, Lanús, La Matanza, San Martín, Moreno y San Nicolás, lo que llevó máxima alerta al gobierno nacional y provincial. A diferencia de la Casa Rosada, que acusó al sindicalismo opositor de estar detrás de los saqueos, el mandatario provincial evitó señalar responsables políticos por los hechos: pidió en cambio colaboración a la justicia y reclamó que "se aplique todo el rigor de la ley para quienes estaban robando con armas, que no salgan" en libertad.

Con la calma llegaron también las primeras evaluaciones de los consecuencias: un total de 292 pequeños y medianos comercios del país blancos de saqueos en 40 ciudades y perdidas de 26,5 millones de pesos, informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came). La entidad indicó que si bien es difícil estimar las "pérdidas reales", ya que además de los saqueos y destrozos "miles de comercios cerraron sus puertas por precaución" justo en los días de mayores ventas del año, la cantidad de comercios afectados "superaría los 500" cuando se agregan locales comerciales que, si bien no fueron saqueados, quedaron expuestos a roturas de vidrios y otro tipo de daños significativos.

La entidad indicó que si bien es difícil estimar las "pérdidas reales", ya que además de los saqueos y destrozos "miles de comercios cerraron sus puertas por precaución" justo en los días de mayores ventas del año, lo cierto es que "las pérdidas son cuantiosas". Según la información recolectada por Came, "en 40 de las ciudades afectadas, hubo 292 comercios saqueados con pérdidas estimadas en 26,5 millones de pesos". Pero la cantidad de comercios afectados "superaría los 500" cuando se agregan locales comerciales que, si bien no fueron saqueados, quedaron expuestos a roturas de vidrios y otro tipo de daños significativos, informó la entidad empresaria.

La cámara señaló, además, que "el costo real del vandalismo del jueves y viernes se multiplica" cuando se computan impactos como las pérdidas de ventas ocasionadas por el cierre temporario de muchísimos negocios y los refuerzos en personal de seguridad que debieron hacer pequeños locales, ubicados en zonas afectadas, por temor a que se repitan los actos violentos. "La situación de los comercios pequeños y medianos es delicada porque la mayoría de ellos no están preparados con personal de seguridad como para enfrentar este tipo de situaciones. A su vez, las fuerzas de seguridad oficiales, se concentran mayormente en proteger los grandes negocios", señaló.

Con la presidenta Cristina Kirchner instalada en El Calafate para recibir la Navidad en familia, los funcionarios nacionales se refugiaron en el silencio, mientras que el sindicalismo opositor volvió a la carga con duras críticas a la Casa Rosada, a la que responsabilizó por los desmanes. "Si tienen pruebas, que nos metan en cana", volvió a desafiar el líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, luego de que el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y el viceministro de Seguridad, Sergio Berni, los acusaran a él, a Barrionuevo y a Pablo Micheli, de la CTA, de promover los saqueos (ver aparte).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS