Política

Denuncian que la dictadura tuvo bases de información en Brasil

La dictadura militar argentina mantuvo bases de información en San Pablo y Río de Janeiro destinadas a “detectar personas vinculadas a la subversión”, según  consta en un proceso judicial abierto en Argentina y divulgado hoy  por el diario Folha de Sao Paulo.

Domingo 06 de Enero de 2008

San Pablo.- La dictadura militar argentina mantuvo bases de información en San Pablo y Río de Janeiro destinadas a “detectar personas vinculadas a la subversión”, según  consta en un proceso judicial abierto en Argentina y divulgado hoy  por el diario Folha de Sao Paulo.

La información del diario, citada por la agencia DPA, señala que el documento, obtenido por un testigo del proceso y presidente  del Movimiento Nacional de Justicia y Derechos Humanos de Río  Grande del Sur, Jair Krischke, indica que las bases argentinas en  Brasil funcionaron durante las décadas del 70 y 80 en el marco del  llamado Plan Cóndor.

El proceso judicial en el cual constan las revelaciones fue abierto en Argentina a pedido de la Fiscalía, y culminó el pasado 18 de diciembre con la condena de siete militares y un policía argentinos, entre ellos el ex comandante del ejército, general Cristino Nicolaides.

Los militares que tenían base en Brasil estaban vinculados al  Batallón de Inteligencia 601, centro militar de interrogatorios y  torturas localizado en las proximidades de la capital argentina.

El documento, basado en el testimonio del carcelero del  Batallón 601, Néstor Norberto Cendón, revela que las bases  argentinas en Brasil tenían como prioridad interceptar en  territorio extranjero a los integrantes del grupo guerrillero  argentino Montoneros.
Y también a mantener informados a los militares de ese país  sobre los movimientos de los izquierdistas, de acuerdo a Folha de  Sao Paulo.

Según el relato de Cendón, “el servicio de inteligencia del  Ejército (argentino) contaba con bases en Bolivia, Brasil,  Paraguay y Uruguay”, en el marco de un operativo militar  “antimontonero” denominado “Murciélago”.

Las bases militares brasileñas, según Cendón, eran ocupadas  por cuatro oficiales y dos civiles vinculados a la Inteligencia del Ejército, que investigaban los brazos operativos de los  Montoneros. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario