Política

"Debería llamarse Nisman versus Nisman; ¿con cuál Nisman me quedo?"

La presidenta aludió a las contradicciones del fiscal y dijo que la denuncia fue "bochornosa".

Domingo 01 de Marzo de 2015

La presidenta Cristina Fernández calificó de "bochornosa" la actitud del fiscal Alberto Nisman por haberla denunciado como supuesta encubridora de los iraníes acusados de un atentado a la Amia y al mismo tiempo referirse positivamente a sus políticas para esclarecer el ataque en documentos firmados con su "puño y letra". También apuntó a la Justicia y acusó a los jueces de actuar como partido independiente, más allá de la Constitución Nacional.

"¿Con cuál Nisman me quedo? ¿Con el que nos acusa de encubrimiento o con el que se dirigía a mí reconociendo todo lo que habíamos hecho?", afirmó la mandataria en un enardecido discurso pronunciado ante la Asamblea Legislativa con motivo de la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso.

Respaldada con la ovación y los aplausos de los legisladores oficialistas, Fernández se refirió a una documentación encontrada en una caja fuerte de Nisman aportada por la secretaria de la Unidad Fiscal dirigida por el fiscal, compuesta por dos escritos elaborados, según dijo el juez federal Daniel Rafecas, desde una "postura diametralmente opuesta" a la que el fiscal expresó contra la mandataria en su denuncia del 14 de enero.

Esos documentos, fechados en diciembre de 2014 y enero de 2015, según Fernández daban cuenta de que el fiscal pretendía solicitar a la presidenta que requiera al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que active los "mecanismos compulsivos" para que se detenga y extradite a los iraníes acusados del atentado en 1994 a la Amia, recordó Fernández.

El caso "debería llamarse Nisman versus Nisman", dijo la mandataria sobre las contradicciones en que habría incurrido el investigador que fuera hallado muerto el pasado 18 de enero.

"¿Qué fue lo que pasó desde que el fiscal Nisman se fue de vacaciones y volvió, que en lugar de presentar lo que tenía para presentar presentó la denuncia?", se preguntó la mandataria.

El juez Rafecas destacó que en esos documentos el fiscal dejó "consideraciones sumamente positivas de la política de Estado del gobierno nacional, desde el 2004 hasta la actualidad".

Cristina también señaló que la causa por el atentado contra la Amia "sigue siendo el tablero de la política nacional e internacional".

El índice sobre el "Partido Judicial"

La presidenta también redobló su enfrentamiento con los tribunales, al asegurar que “no pueden juzgar y firmar cualquier cosa”, y acusar a los jueces de actuar como partido independizándose de la Constitución para “gobernar y cambiar las leyes”.

“Últimamente el Partido Judicial se ha independizado de la Constitución Nacional, de las leyes, de los códigos y de todo el sistema normativo vigente”, sostuvo la jefa del Estado sobre el final de su largo discurso, mientras el titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, miraba con gesto de sorpresa lo que estaba presenciando.

Ya había aludido, con ironía, al Partido Judicial —un término que ideó ella misma tras la marcha del 18F— cuando criticó en la primera parte de su alocución la indagatoria que deberá enfrentar esta semana el ministro del Justicia Julio Alak por su papel en Aerolíneas Argentinas.

Tras reclamarle explicaciones a la Corte Suprema por la falta de avances en la investigación por el atentado contra la Embajada de Israel y las demoras de la causa “Amia II”, sostuvo: “No puedo hablar de la Amia sin plantear hablar de todos los que fueron victimas del terrorismo de Estado”, y destacó que ya hay más de 900 condenados por los juicios que se llevan adelante por esos crímenes.

Tras destacar que la Argentina es un “ejemplo mundial” en materia de derechos humanos por esos juicios, afirmó: “Somos el país que más jueces ha designado” desde que se puso en funciones el Consejo de la Magistratura, con un total de 517 jueces, 132 fiscales y 118 defensores oficiales. “Ah, claro, porque son todos de ustedes”, dijo la jefa del Estado recreando las críticas, y se respondió a sí misma: “No vayan a creer”.

“¿Saben qué? No tiene que haber solo independencia del Poder Judicial, sino división de poderes. El Ejecutivo y Legislativo, elegidos por el poder popular, y el Poder Judicial para controlar la legalidad de los actos que hacemos pero no para gobernar y cambiar las leyes”, advirtió, mientras escuchaba los aplausos de sus seguidores.

La presidenta aprovechó la oportunidad para sostener que “este Congreso sancionó hace años, con amplísima mayoría, una ley de medios que fue judicializada, con cautelares y juicios de fondo” y que finalmente la Corte Suprema entendió constitucional.

“Pero hoy vuelve a ser suspendida por esta suerte de derecho cautelar que se ha creado en un sector del Poder Judicial que se ha convertido en un partido. Hay que ser independiente del Poder Político, de los poderes concentrados de la economía, pero lo que no se puede ser nunca es independiente de la Constitución, de los códigos de forma y no pueden juzgar y firmar cualquier cosa”, afirmó.

Fue entonces cuando advirtió que "últimamente el Partido Judicial se ha independizado de la Constitución, de las leyes, de los códigos, de todo el sistema normativo vigente, y entonces sustituye lo que es una función específica del Poder Ejecutivo votado por el pueblo y también de ustedes el Poder Legislativo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS