Política

Dainotto reivindica a Moyano y critica "olvidos" de Cristina

El scretario general del gremio de Camioneros de la provincia cree que la CGT se dividirá.

Domingo 08 de Julio de 2012

En el 2005 Marcelo Dainotto ingresó al mundo gremial como delegado de Ocasa. En ese entonces sólo había 2.500 afiliados al gremio de Camioneros, pero cuando asume su primer mandato, en 2008, los afiliados eran algo más de 12.000. Ahora inició su segundo mandato con 20.000 afiliados en toda la provincia.

En cuatro años al frente de la secretaría general de Camioneros, Dainotto reivindica haber "incorporaron dos hoteles y 12 delegaciones nuevas en el interior de la provincia, y poner en funcionamiento un camión sanitario que hace 4 años recorre toda la provincia brindando salud a localidades generalmente olvidadas". El gremialista es, además, secretario adjunto de la federación nacional que conduce Hugo Moyano y también tesorero de la obra social de la referida federación.

"Queremos seguir creciendo como lo venimos haciendo. Moyano nos felicitó porque fuimos el sindicato que más creció dentro de la federación de camioneros. Esperemos seguir creciendo en el marco de un proceso económico que debería acompañar. Si la economía no ayuda, es muy difícil crecer, pero el gremio está estructurado, planificado y con obras. Muchos me dicen que somos el mejor gremio de la provincia de Santa Fe. Hay gente que quiere ingresar a nuestra obra social pese a que sus aportes son bajos y eso nos genera problemas. Pero tratamos siempre de brindar la mejor atención. Tengo mandato hasta 2016 y trataré de seguir haciendo cosas", dice.

—¿Cuál es su visión sobre lo que está pasando en la CGT?

—Desde que se formó la CGT ha habido divisiones. La ambición de poder existe desde siempre, pero ahora hay un referente muy fuerte, muy importante: Moyano. El no es solamente referente de los gremios que lo apoyan sino de trabajadores cuyas conducciones están con otros. Hay trabajadores de Smata que están en la General Motors y adhieren a Moyano. Si acá se permitiese que voten los trabajadores al conductor de la CGT, Moyano gana de orejitas paradas. Igualmente, el 12 de julio el confederal se llevará adelante porque hicimos todo lo que la ley marca. Yo soy uno de los miembros de la comisión de poderes y le aseguro que todos los pasos fueron hechos.

—¿Qué pasó cuando se encontraron con el sector de los Gordos?

—Tal vez esa reunión fue un diálogo de sordos, lo admito. Ninguno quiso escuchar al otro, soy sincero. Hubo intención de acercar a las partes para llegar a una CGT unida pero no se pudo. Esta CGT es la que hace 70 años vino funcionando, siempre fue así.

—Se repite el antecedente de sectores oficialistas y opositores.

—Estos mismos, los Gordos, estaban en la CGT en los 90. Moyano y otros gremios formaron el Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA), que luchó contra ese modelo del menemismo. Trabajamos duro para eso, porque se venía la flexibilización laboral y pretendían quitarles muchos derechos a los trabajadores. Muchos se olvidan de eso, y otros ni siquiera lo quieren conocer. Luego vino la época de De la Rúa y apareció el desgobierno, y ahí el MTA jugó un rol importante. Ahí claramente salimos a decir que lo que pretendía hacer Domingo Cavallo no tenía razón de ser.

—¿Habrá dos o tres CGT?

—Creo que sí y es lamentable que eso ocurra. Acá hay grandes dirigentes, el mismo (antonio) Caló es un gran dirigente, no podemos decir nada de él. Es más, nunca escuché hablar mal a Moyano de ningún dirigente.

—Salvo de Lescano.

—Con Lescano necesitamos un traductor... Lescano entregó trabajadores, y por hacer acuerdos Luz y fuerza perdió muchos trabajadores. Pero a Caló lo tiene como a un gran dirigente.

—¿Cómo seguirá la relación con el gobierno?

—Se enfrió y no sabemos por qué. Nosotros estuvimos en los momentos más difíciles. Ahora que apareció el 54 por ciento parece que se olvidaron de Camioneros, de quienes estuvieron en el 2009 cuando Kirchner perdió con De Narváez, cuando fue la crisis con el campo en el 2008. Ahora somos los malos de la película. Pero somos los mismos, defendemos a los trabajadores. Y lo seguiremos haciendo. Moyano es un líder para los trabajadores, aunque le hayan creado mala imagen. Pero resulta que ahora los que hicieron esa mala imagen se la quieren limpiar y los otros la quieren ensuciar. Es lo que trata de hacer ese programa, "6.7.8", pero no los ve ni la familia. Nosotros estamos acostumbrados a pasarla mal, la pasamos mal diez años con Menem. Y si tienen que pasar diez años de mala relación con la presidenta, también lo vamos a hacer. Es como dice recurrentemente Moyano: muchos se la pasan a la sombra del poder, nosotros trabajamos al sol, tal vez por eso somos negritos... Cometemos errores, nos equivocamos, pero nunca para perjudicar al trabajador.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario