Política

Ctera: "Se pretende generar un sistema con más desigualdad entre las provincias"

El gremio de los maestros repudió "la decisión unilateral y arbitraria del gobierno nacional " de eliminar la paritaria nacional docente

Jueves 18 de Enero de 2018

El mayor de los gremios docentes, Ctera, repudió ayer "la decisión unilateral y arbitraria del gobierno nacional" de modificar las condiciones de la paritaria nacional docente y advirtió que se pretende generar "un sistema con más desigualdad entre las provincias".

"Se pretenden limitar las discusiones salariales a cada jurisdicción, sin tener la posibilidad de que se discuta a nivel nacional el piso mínimo ni las condiciones generales para un proceso de recomposición salarial del sector", se quejó el sindicato a través de un documento.

Además, denunció que se busca "generar un sistema con más desigualdad entre las provincias y con derechos diferenciales al interior del conjunto de los trabajadores".

"Si el gobierno cree que nos va a amedrentar con estas medidas arbitrarias y persecutorias, lo único que va a lograr es fortalecer el espíritu de lucha de todos los docentes argentinos para seguir peleando contra este neoliberalismo", planteó.

Ctera se expresó de esa forma en un comunicado firmado por su secretaria general, Sonia Alesso, y el secretario adjunto, Roberto Baradel, titular a Suteba.

Denuncia ante la OIT

Alesso y el jefe de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, presentarán una denuncia en la OIT y la Internacional de la Educación "frente a este nuevo ataque del gobierno a los derechos de los trabajadores de la educación".

En tanto, Baradel convocará a un plenario nacional de Ctera para definir la línea de acción al interior del gremio.

"Ctera es el gremio mayoritario, representa a más de 420.000 trabajadores de todas las provincias, por lo cual tiene la representación mayoritaria en la paritaria nacional, como establece la ley de asociaciones sindicales. Es increíble que el decreto incumpla una ley", enfatizó por su parte Alesso.

Para la dirigente, con esto último "se equivocan. "Nosotros siempre discutimos por unanimidad. No hubo votos en disenso ni en el gobierno anterior ni en el actual", reafirmó.

Tras conocerse el decreto que modifica la reglamentación de la ley de financiamiento educativo, Baradel dijo que se trata de "un mamarracho jurídico, y este es un gobierno antidemocrático".

Baradel lamentó también que la gestión Macri "ni siquiera tenga la delicadeza de simular que es un gobierno autoritario que no quiere discutir" con los trabajadores.

Errando el camino

Por su parte, la secretaria general de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini, aseguró ayer que "no se pueden borrar por decreto ámbitos de discusión y de diálogo", al referirse al decreto que iguala la representación de los gremios docentes en su discusión con el Ejecutivo a nivel nacional y que deja afuera de ese ámbito de discusión al tema salarial. Luego consideró que el camino que está tomando el gobierno es el más errado, porque ningún ámbito de debate puede ser menospreciado de esta manera", sostuvo Petrocini en relación al decreto 52/2018 publicado ayer.

"El Ejecutivo habla permanentemente del diálogo y el encuentro, pero no lo ejerce, y sólo nos llama para informarnos de decisiones sin hacer lugar a aportes de los representantes de los docentes", sostuvo Petrocini, quien entendió que "borrar de un plumazo los lugares de diálogo, es un error".

La dirigente apuntó que la paritaria nacional docente "es el espacio de discusión donde deben dirimirse las cuestiones" y consideró que "no se pueden borrar por decreto ámbitos de discusión y de diálogo".

Finalmente, lamentó: "Después nos demonizan a los docentes, pero acá hay animosidad inducida por el gobierno para que haya una confrontación".

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, ratificó ayer que el gobierno pretende que las paritarias fijen este año aumentos salariales del 15 por ciento, un porcentaje que, a su criterio, permite "recomponer salarios" y "puede ser pagado" por los empleadores.

"El 15 por ciento es un reflejo claro de la recomposición salarial y de lo que puede ser pagado por los empleadores", sostuvo el funcionario.

Triaca indicó que "durante los últimos años trabajamos para bajar la inflación. Y también, en el marco de paritarias, trabajamos con los empresarios y los trabajadores para que los empresarios puedan hacer ofertas que puedan pagar y los trabajadores puedan recomponer sus salarios".

"Ese es el marco de negociación general en la que hemos trabajado", enfatizó el ministro, quien señaló, además, que para este año "tenemos un cambio de meta de inflación y apuntamos a esas metas".

Por ese motivo, comentó: "Creemos que la economía va a apuntar a esos cambios de metas de inflación" que, según el gobierno, será del 15 por ciento en 2018.

Triaca sostuvo que "el cierre promedio de la inflación en 2016 fue del 37 por ciento. Bajó en 2017 y estuvo en alrededor del 22,5 por ciento promedio. Ahora se van a aplicar las cláusulas gatillo en aquellos convenios que hayan superado la inflación anual, que fue del 24,8 por ciento. La inflación baja de manera sostenida".

También consideró que las paritarias "son procesos donde van habiendo distintas negociaciones para ver cómo se recompone el poder adquisitivo del salario y cuánto pueden pagar los empleadores".

"Por eso, habiendo modificado las metas de inflación, estamos mucho más cerca de saber cómo va a ser el proceso inflacionario", dijo el jefe de la cartera laboral.

La intención oficial de cerrar paritarias en el 15 por ciento ya encuentra resistencia en distintos sindicatos, que la consideran insuficiente.

En 2017 la Casa Rosada pretendió aumentos salariales que no superaran el 17 por ciento pero la mayoría de los gremios acordó subas de entre 18 y el 21 por ciento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario