Política

Cruce entre De la Sota y Débora Giorgi en la presentación de un auto

Tras un encedido discurso del gobernador cordobés, la ministra de la Industria abandonó el acto de manera intempestiva, luego de hacer su descargo en medio de silbidos y hasta algunos insultos.

Miércoles 14 de Noviembre de 2012

Córdoba.- La presentación oficial del nuevo Renault Clío Mío de fabricación nacional se convirtió hoy inesperadamente en el escenario propicio para un nuevo round en la disputa política entre el gobierno nacional y el de Córdoba.

El incidente terminó con la ministra de Industria, Débora Giorgi, dando un portazo y abandonando el lugar en forma intempestiva, tras hacerle un reproche al gobernador José Manuel de la Sota.

Giorgi asistió al lanzamiento oficial del nuevo modelo de Renault invitada por las autoridades de la compañía en la fábrica de la compañía en Santa Isabel y se convirtió en blanco de todas las miradas cuando sorpresivamente acusó al gobernador De la Sota de haber transformado el evento en un acto político, y decidió marcharse.

La funcionaria tomó esa decisión después de un encendido discurso del mandatario provincial.

De la Sota, quien también asistió al evento al igual que el secretario general de Smata, Ricardo Pignanenlli, y funcionarios provinciales y municipales, después de felicitar a los trabajadores de Renault, le pidió a Giorgi que le transmitiera a la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, la necesidad de dialogar para “resolver las diferencias económicas que afrontamos” entre la Nación y Córdoba, por la salida de esa provincia del Pacto Fiscal.

Con el permanente reconocimiento del personal de la planta, De la Sota también abogó por la eliminación del impuesto a las ganancias, cuando Giorgi ya se mostraba incómoda y con una sonrisa de ocasión.

También subrayó: “Respetemos a quienes piensan diferente. Porque no es un enemigo, sólo es un argentino que piensa distinto. Argentina tiene un solo enemigo, que es la pobreza y hay que combatirla con diálogo, comprensión y consenso”.

Ese fue el tramo más efusivo del discurso de De la Sota, tras las palabras de Giorgi y en presencia del nuevo presidente y Director General de Renault, Thierry Koskas.

Giorgi se mostró enérgica en su discurso, sobre todo después de que los trabajadores la silbaran tanto a ella como al ex presidente Néstor Kirchner y a la actual jefa de Estado, luego de que la ministra los mencionara y destacara como los principales artífices de la recuperación del aparato productivo nacional.

La ministra debió soportar en varias oportunidades los gritos, aseguró que “desde el 2003 a la fecha, la industria vino creciendo entre 6 y 7 por ciento anual” y resaltó: “Estoy muy orgullosa del trabajo que venimos haciendo”.

“Es lo que pienso”, expresó la funcionaria frente a los gestos y murmullos de desaprobación que recibió durante su discurso.

Recordó que hacia el 2009 esta misma planta cordobesa producía menos de 50 mil autos y fue el actual gobierno el que ayudó a las autoridades de Renault Argentina a lograr en Francia la asignación de un modelo para que sea íntegramente fabricado en aquí en la planta de Santa Isabel.

“En ese momento las vacas estaban más flacas y tal vez por eso estábamos más unidos”, manifestó Giorgi, quien también indicó que en 2003 se producían 17 mil vehículos por año y para el año que viene podrían llegar a 120 mil unidades.

Giorgi aseguró: “No vamos a aflojar, Cristina no va a aflojar. A la industria la hacemos entre todos, detrás de un modelo nacional y popular con inclusión y la destruyen unos pocos, llenándole la cabeza a muchos”.

Tras las palabras de Giorgi, De la Sota dijo que lo único que hizo fue “pedir diálogo” y que hacer eso “no es ser destituyente y si pedir diálogo es hacer política estamos sonados y que en ningún momento expresó una sola expresión que podría entenderse como una falta de respeto y que justificara una reacción como la que tuvo la ministra que se fue dando un portazo. Es una lástima, a eso nos tienen acostumbrados”.

En tanto, Pignanelli también se solidarizó con la ministra y dijo: “Cuando vos invitás a alguien a tu casa, tenés que ser muy respetuoso y las cosas entre peronistas las tenemos que resolver adentro”. (NA)

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario