Política

Cristina y Moyano se reunieron en la Rosada con gestos para la foto

La presidenta Cristina Fernández recibió ayer por primera vez desde que asumió, en forma oficial, a la cúpula de la Confederación General del Trabajo (CGT), que encabeza Hugo Moyano, y a una veintena de representantes gremiales, para comenzar a delinear las futuras discusiones salariales, en el marco del denominado Pacto Social.

Miércoles 23 de Enero de 2008

La presidenta Cristina Fernández recibió ayer por primera vez desde que asumió, en forma oficial, a la cúpula de la Confederación General del Trabajo (CGT), que encabeza Hugo Moyano, y a una veintena de representantes gremiales, para comenzar a delinear las futuras discusiones salariales, en el marco del denominado Pacto Social.
  Aunque la versión oficial señala que “no hablaron de montos ni porcentajes”, trascendió que la central sindical estima que los aumentos de este año, que reclamarán en paritarias “por rama y actividad”, deberían rondar entre el 15 y el 20 por ciento.
  El vocero formal del encuentro fue el titular del gremio de Obras Sanitarias y segundo de la CGT, José Luis Lingieri (Moyano se retiró antes, sin hacer declaraciones, porque tenía “otro compromiso”) en una conferencia de prensa en la Casa Rosada.
  Según Lingieri, la presidenta pidió a los sindicatos “mesura” a la hora de reclamar los aumentos en las paritarias y los dirigentes de la CGT destacaron que, a cambio, el gobierno “no puso condiciones” para la discusión. Además, los gremios brindaron su apoyo al “modelo económico” que impulsa el Ejecutivo nacional.
  En ese marco, la CGT se comprometió a “no generar una puja de salarios y precios que lleven a una espiral inflacionaria” que, resaltó Lingieri, “ya sabemos lo negativo que ha sido para el país”.
  “La presidenta habló también del pacto social”, dijo el vocero del encuentro. Luego destacó que para el gobierno “no es lo mismo que las discusiones salariales” y que “el pacto social consiste en llegar a un gran acuerdo nacional tripartito entre empresarios, trabajadores y Estado”.
  El primer encuentro de Cristina con los caciques del sindicalismo nacional fue considerado por los gremialistas como “un gesto importante” de la presidenta, al comenzar el diálogo con los trabajadores, antes de citar a los empresarios.
  Junto a Cristina Kirchner estuvieron el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. No estuvieron en cambio, como se especulaba, el ex presidente Néstor Kirchner y el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, autores del acercamiento.
  Entre los representantes de la CGT, además de Moyano y Lingieri, llegó hasta la Rosada una veintena de dirigentes: Omar Viviani (Taxistas), Amadeo Genta (Municipales), Jerónimo Venegas (Uatre y 62 Organizaciones Peronistas), Gerardo Martínez (Uocra), Ramón Baldassini (Correos), Julio Piumato (Judiciales) y Antonio Caló (UOM), entre otros.
  No estuvieron en cambio los denominados gordos, quienes anunciaron su participación hoy en el clásico asado que el gastronómico Luis Barrionuevo realiza todos los veranos en Mar del Plata, de donde aseguran, saldría un dirigente opositor a Moyano para disputarle la conducción de la CGT.
  En cambio, la presencia del titular de la UOM —un dirigente cercano a la presidenta Kirchner— en el encuentro que se extendió durante una hora y media, marcó también un aval a la actual conducción cegetista, y en todo caso, a un pacto de convivencia que también se tradujo en beneficios para las obras sociales.
  Consultado sobre la posición del gobierno en la interna sindical, Lingieri destacó que con la presidenta “no se habló del tema” y consideró que la conducción de la CGT “es algo que deben dirimir los trabajadores en la catedral de los trabajadores, que es la CGT”.
  Lingieri reveló que le dejaron un documento en el que se plantearon todas las demandas sindicales.
  Lingieri reconoció que como dijo Moyano la semana pasada, la CGT no cree en el actual índice del Indec como parámetro para discutir los salarios, sino que insistirán con “los precios de supermercado”, es decir, aclaró “con el poder adquisitivo del trabajador”.
  “Moyano hizo una aclaración, creemos que se tendrá que mejorar el mecanismo para que el Indec sea el organismo de referencia”, dijo, luego precisó que el líder cegetista aclaró que “el índice lo marcaba el supermercado, o sea, el poder adquisitivo del trabajador, de un mes”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario