Política

Cristina volvió al tedeum en la Catedral reflejando la nueva relación con la Iglesia

Aniversario de la Revolución de Mayo. El cardenal Mario Poli hizo un enfático llamado al diálogo. La presidenta lloró al leer una oración por la paz. Giro a partir de los encuentros con Francisco.  

Lunes 26 de Mayo de 2014

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner se emocionó ayer al rezar la "oración por la paz" durante el tradicional tedeum, en el 204º aniversario de la Revolución de Mayo, en la Catedral metropolitana. La presencia de la jefa del Estado significó el regreso a la Catedral porteña tras ocho años. En tanto, el arzobispo de Buenos Aires, Mario Aurelio Poli, realizó un enérgico llamado al "diálogo" en el país, al presidir la ceremonia religiosa.

Durante su homilía, Poli citó al Papa Francisco y utilizó once veces la palabra "diálogo", a pocos metros de la mandataria y el jefe del Gobierno porteño, Mauricio Macri, ubicados en primera fila. El regreso de Cristina al tedeum porteño constituye un reflejo de la nueva relación entre el gobierno y la Iglesia, inaugurada desde la llegada de Jorge Bergoglio a El Vaticano.

"Haz de nosotros instrumentos de tu paz. Donde haya odio, pongamos amor. Donde haya discordia, pongamos unión. Donde haya error, pongamos verdad. Donde haya duda, pongamos la fe. Donde haya angustia, pongamos esperanza. Donde haya tinieblas, pongamos tu luz. Donde haya tristeza, pongamos alegría", leyó la mandataria nacional. Entre lágrimas, la jefa del Estado añadió: "Maestro, no busquemos tanto ser consolados como consolar. Ser comprendidos como comprender. Ser amados como amar. Porque dando se recibe, perdonando se es perdonado y muriendo se resucita a la vida eterna. Amén".

Cristina Kirchner estuvo por una hora y media en la Catedral donde, además de la homilía a cargo del arzobispo de Buenos Aires, se escuchó la "Misa criolla", compuesta por Ariel Ramírez, interpretada por Patricia Sosa.

La mandataria no concurría a la Catedral metropolitana desde 2006, cuando acompañó al entonces presidente Néstor Kirchner al tedeum por el 25 de Mayo, en lo que fue la última visita de un jefe de Estado a ese recinto.

Como consecuencia de la tensa relación con Bergoglio, el santacruceño decidió asistir al tedeum en distintos puntos del país, algo que se mantuvo hasta el año pasado.

Tras los encuentros de Cristina Kirchner con el Papa Francisco y la nueva relación que se abrió con la Iglesia, el gobierno decidió retornar al tradicional tedeum en la Catedral.

Finalizada la ceremonia, la presidenta saludó con una apretón de manos Mauricio Macri, quien es asuduo asistente a la ceremonia religiosa en el templo central de la Iglesia argentina.

Al salir de la iglesia, la mandataria saludó al público, que ya había comenzado a congregarse en las inmediaciones de la Plaza de Mayo para participar del festival musical organizado por agrupaciones kirchneristas.

Homilía. "Cuando los líderes de los diferentes sectores me piden un consejo -dice el Santo Padre-, mi respuesta es siempre la misma: Diálogo, diálogo, diálogo", enfatizó el arzobispo porteño en su homilía. También recordó que Francisco sostuvo que la "única manera de que la vida de los pueblos avance es la cultura del encuentro".

"Hoy se apuesta por el diálogo o se apuesta por la cultura del encuentro, o todos perdemos, todos perdemos. Por aquí va el camino fecundo", destacó Poli, al recordar palabras del Sumo Pontífice.

En medio de un fuerte operativo de seguridad y organización a cargo de Presidencia, el cardenal indicó que el diálogo necesita de "la claridad de palabras y de ideas", de la "afabilidad" porque se "deja de lado el orgullo", y también debe ser "pacífico".

"La patria es un don recibido y la Nación un tarea de constante sacrificio que nos compromete a todos. La unidad entre hermanos sigue siendo la ley primera", subrayó Poli, que encabezó por primera vez la ceremonia desde que su antecesor, Bergoglio, fuera nombrado Papa en 2013.

Al cerrar su mensaje, el cardenal pidió la bendición de la Virgen de Luján "para seguir construyendo una Patria de hermanos".

Al tedeum asistieron también el gobernador bonaerense, Daniel Scioli; el vicepresidente Amado Boudou; el canciller Héctor Timerman; el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez; además del gabinete nacional.

Por el gobierno porteño estuvieron también la vicejefa María Eugenia Vidal; el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta; y el diputado nacional del PRO por Capital Fedeal Federico Pinedo.

También dieron el presente las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, situadas a unos metros del jefe del Ejército, César Milani, autoridades militares y el ministro de Defensa, el santafesino Agustín Rossi.

Público fundamentalmente joven se congregó en las puertas de la Catedral, adonde la presidenta arribó a bordo de una combi, para iniciar la jornada con un homenaje al general José de San Martín, cuyos restos están ubicados en un mausoleo lateral en la nave derecha, desde 1880.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario