Política

Cristina premió a sus incondicionales y Scioli no rompió con la Casa Rosada

La presidenta priorizó a los alineados en un desordenado cierre de listas. El Movimiento Evita vio postergados a sus hombres en Santa Fe, donde Gerardo Rico aspiraba a secundar a Jorge Obeid.

Domingo 23 de Junio de 2013

Buenos Aires.- La presidenta Cristina Kirchner priorizó a dirigentes que considera incondicionales para el reparto de candidaturas en todo el país dentro de un desordenado cierre de listas en el que también sobresalió la decisión de Daniel Scioli de no romper su alineamiento con la Casa Rosada.
En la estratégica provincia de Buenos Aires, la mandataria eligió para encabezar su lista al intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, seguido por la titular del bloque de diputados nacionales, Juliana Di Tullio, quien renovará su mandato.

En tercer lugar firmaba Verónica Magario, funcionaria del intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, en tanto que el resto de la lista del oficialismo incluía mayoría de “ultras” ya graduados en la esgrima parlamentaria como Héctor Recalde, Remo Carlotto, María Teresa García, Carlos Kunkel, Carlos “Cuto” Moreno, Diana Conti y Edgardo Depetri.
La conformación de las listas del oficialismo se estiró hasta el filo del vencimiento del plazo de inscripción de candidaturas aunque a media tarde se dio la primera confirmación importante: el gobernador Scioli seguirá alineado a la Casa Rosada aun cuando no consiguió que sus legisladores integraran las listas del Frente para la Victoria.

El mandatario había mantenido negociaciones con el intendente de Tigre, Sergio Massa, aunque finalmente ratificó su respaldo al Gobierno basado en el principio de “responsabilidad institucional”, que según afirmó sostiene hace una década.
“Acompaño a la lista del Frente para la Victoria y mi lista es la lista de los problemas de la gente. Soy un hombre previsible y hace una década que trabajo en este espacio”, dijo Scioli a sus colaboradores, supo Noticias Argentinas.

El gobernador ya había rechazado el pedido de la presidenta Cristina Kirchner para que se pusiera al frente de la lista nacional en territorio bonaerense y hasta esta noche se preveía que su sector recibiría escasos lugares en el armado del Frente para la Victoria provincial.
A modo de balance a nivel nacional, el kirchnerismo mostraba haber dejado de lado las polémicas “candidaturas testimoniales” con las que compitió en 2009 en buena parte del país: en esta ocasión, no hay gobernadores-candidatos titulares, pero sí dos ministros nacionales (Juan Manzur y Norberto Yauhar) e intendentes, que todo indica asumirán sus bancas el 10 de diciembre en caso de resultar electos.

La presidenta volvió a privilegiar al “cristinismo”, esto es la agrupación La Cámpora que conduce su hijo Máximo Kirchner, y a gobernadores e intendentes cercanos a la hora del reparto legislativo.
En cambio, no se sentía retribuido el Movimiento Evita, que vio postergados a sus candidatos en algunos distritos como la Ciudad de Buenos Aires -Jorge Taiana rechazó el cuarto puesto de la lista de diputados- y Santa Fe, donde Jorge Rico aspiraba a secundar a Jorge Obeid.

De todos modos ese esquema cambiaba a pragmatismo en algunos distritos donde los candidatos no formaban parte de esos grupos considerados incondicionales como en el caso del propio Obeid, con quien tuvo una relación oscilante, o Daniel Filmus, quien encabezaba la lista de senadores por la Capital Federal.
Los grandes ausentes de las listas, al menos hasta esta noche eran los ministros Alicia Kirchner y Florencio Randazzo, quienes habían sido mencionados como candidatos insistentemente.
La oposición, en tanto, retomaba el armado en dos grandes bloques que caracterizó los comicios legislativos de hace cuatro años, a pesar de la irrupción de nuevos espacios y ciertas dispersiones que ampliaron el número de listas en varios distritos.

Las fuerzas no peronistas lograron reunirse en frentes comunes en buena parte del país a través de la UCR, las fuerzas del FAP, la Coalición Cívica y Proyecto Sur presentando alternativas diversas, en tanto que el PRO y el peronismo disidente no lograron esta vez alcanzar un acuerdo nacional de candidaturas, tampoco en la Provincia de Buenos Aires, donde -cada uno por su lado- buscará repetir la derrota infligida al kirchnerismo en 2009.(NA)

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario