Política

Cristina pidió "una alianza con Francia por la vigencia de los DDHH"

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner pidió hoy que Argentina y Francia constituyan “una alianza profunda y verdadera para sostener la vigencia de los derechos humanos a lo largo y ancho de nuestro mundo”. Durante el acto de inauguración del Jardín de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, en el distrito 15 de París, Cristina demandó un “compromiso militante y activo” en esa lucha por los derechos humanos y las libertades democráticas y agradeció el trabajo de Madres y Abuelas.

Lunes 07 de Abril de 2008

París.- La presidenta Cristina Fernández de Kirchner pidió hoy que Argentina y Francia constituyan “una alianza profunda y verdadera para sostener la vigencia de los derechos humanos a lo largo y ancho de nuestro mundo”.
Durante el acto de inauguración del Jardín de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, en el distrito 15 de París, Cristina demandó un “compromiso militante y activo” en esa lucha por los derechos humanos y las libertades democráticas y agradeció el trabajo de Madres y Abuelas.

Ante unos 150 asistentes, la presidenta remarcó “la necesidad de que Francia y la República Argentina, hermanadas en la defensa de los derechos humanos, constituyamos una alianza profunda y verdadera para sostener la vigencia de los derechos humanos a lo largo y lo ancho de nuestro mundo”.

Sostuvo que el respeto a los derechos humanos “nos universaliza, más allá de nuestras pertenencias ideológicas o partidarias”.
Cristina Fernández de Kirchner recordó el viaje a París en julio de 2003 en el que acompañó a su esposo, el entonces presidente Néstor Kirchner.

“A casi 5 años de aquella oportunidad, las instituciones de mi país, el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo, el Poder Judicial, cada uno en el ámbito de sus competencias, han derribado el muro de impunidad que se había construido en la Argentina a través de las Leyes de Obediencia Debida, Punto Final y los indultos”, señaló la presidenta.

Recordó también haber participado como legisladora en la anulación de “las leyes de la vergüenza”.
Mencionó “la tarea de mujeres que con un pañuelo blanco en la cabeza enfrentaron lo que nadie se había atrevido en la Argentina, la dictadura más sangrienta”, y resaltó que ellas lo hicieron sin ningún “gesto de venganza”.

“Con la fuerza que solemos tener las mujeres, cuando sentimos la agresión no ya solamente sobre nuestros hijos, con una fortaleza y un valor inclaudicables, salieron a la calle cuando nadie lo hacía”, acotó.

La presidenta fue recibida en el Jardín por el alcalde parisino Bertrand Delanoe; y el músico argentino radicado en Francia desde la época de la dictadura, Juan José Mosalini, interpretó la melodía de “Che bandoneón”.

Delanoe recordó haber participado de manifestaciones contra la dictadura que se hacían a fines de los años '70 frente a la embajada argentina en Francia, de las cuales también estaba quien luego fue presidente de ese país, Francois Miterrand.

También destacó “el gesto” de la presidenta de haberse “sumado al pueblo de París para pedir la libertad de los secuestrados (por las Farc) en Colombia”, marcha que se realizó ayer y que incluyó un pedido especial por Ingrid Betancourt.

Las titulares de Abuelas de Plaza de Mayo y Madres-Línea Fundadora, Estela de Carlotto y Marta Vázquez, respectivamente, descubrieron luego una placa conmemorativa.

Vázquez dijo a Télam que se sentía “emocionada” de que “este reconocimiento se dé en París”, ciudad donde “se hizo tanto” por los derechos humanos durante la dictadura argentina.

Tras el acto, la presidenta retornó al hotel Le Meurice donde se aloja la delegación argentina, desde donde luego se dirigirá al Palacio del Elíseo para almorzar con el presidente Nicolas Sarkozy. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario