Política

Cristina pidió a Moyano y D'Elía que suspendan la marcha en su respaldo

La presidenta Cristina Fernández pidió ayer suspender la marcha en defensa del gobierno nacional que habían convocado, en conjunto, el titular de la CGT, Hugo Moyano, y el piquetero Luis D’Elía, tras lanzar duras críticas a algunos sectores de la prensa y advertir que "iba a ser utilizada para distorsionar" su objetivo.

Viernes 13 de Noviembre de 2009

La presidenta Cristina Fernández pidió ayer suspender la marcha en defensa del gobierno nacional que habían convocado, en conjunto, el titular de la CGT, Hugo Moyano, y el piquetero Luis D’Elía, tras lanzar duras críticas a algunos sectores de la prensa y advertir que "iba a ser utilizada para distorsionar" su objetivo.

En cambio, la mandataria anunció que en reconocimiento al apoyo del gremio de camioneros, asistirá al acto organizado Moyano en el estadio de Vélez para el 15 de diciembre.

"Agradezco a los trabajadores este apoyo", pero "vamos a tener la oportunidad de realizar la marcha en otro momento, porque iba a ser utilizada para distorsionar lo que es simplemente el reconocimiento de un gobierno que ha devuelto a los trabajadores su dignidad", dijo la presidenta al hablar en un acto en el gremio ferroviario, que conduce José pedraza.

La jefa del Estado estuvo acompañada allí por Moyano, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el ministro del Interior, Florencio Randazzo, entre otros funcionarios.

El anuncio presidencial se produjo apenas horas después de una conferencia de prensa conjunta donde el vocero cegetista Juan Schmid y D’Elía, tras una reunión con Moyano, anunciaron que iban a marchar juntos por primera vez, el próximo viernes 20 de noviembre a la Plaza de Mayo, para "reforzar" la "defensa de la democracia", en contra de lo que denunciaron como un "ánimo destituyente" contra el gobierno nacional.

D’Elía había anunciado, incluso, que la presidenta sería invitada a ser "oradora central" junto a Moyano.

Moyano y D’Elía —que representan dos sectores antiguamente enfrentados políticamente— habían convocado a "reforzar" la marcha en defensa del gobierno, después de que por varias semanas sectores de izquierda, piqueteros opositores y gremios que no responden a la CGT, coparon las calles porteñas con protestas en reclamo de planes sociales y descentralización sindical, que derivaron en la denuncia de la propia presidenta sobre un plan de desestabilización.

Igual que D’Elía y la CGT, el blanco del gobierno volvió a ser la diputada electa por la Coalición Cívica Elisa Carrió, a quien acusaron de intentar generar "crispación social" y de complotar contra el gobierno "en el exterior".

Por la mañana, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, acusó a Carrió de "crispar a la sociedad" y suministrar "información falsa" a las embajadas extranjeras sobre un supuesto autogolpe del oficialismo.

Randazzo también calificó al piquetero opositor Raúl Castells de ser "un mamarracho que muchas veces tiene aceptación en los medios".

En polémicas declaraciones radiales, Castells había reclamado esta mañana que se convoque a "elecciones presidenciales anticipadas", porque la situación actual "es un caos, y no se puede vivir en estas condiciones si siguen los Kirchner hasta diciembre de 2011".

Si bien, la jefa del Estado acusó a algunos medios de "mentir" por haber publicado ayer que el eje de la movilización de la CGT sería en contra del reclamo de la CTA y sectores gremiales de izquierda para reformar el histórico modelo sindical centralizado, no se descartaba que en realidad, la solicitud de suspender la marcha a Plaza de Mayo tuviera relación con la ratificación de una "contramarcha" que habían anunciado sectores de izquierda, lo que podría haber profundizado en conflicto en las calles.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS