Política

Cristina irá a juicio oral por el supuesto encubrimiento a iraníes en la causa Amia

Lo decidió el juez Bonadio. También serán juzgados Zannini, Timerman y otros ex funcionarios de su gobierno. Es por la firma del Memorándum

Martes 06 de Marzo de 2018

El juez federal Claudio Bonadio envió ayer a juicio oral y público a la ex presidenta Cristina Kirchner, al ex secretario legal y Técnico Carlos Zannini, al ex canciller Héctor Timerman y otros ex funcionarios por presunto encubrimiento de la investigación del atentado a la Amia a partir de la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán.

Además, van a juicio Jorge Khalil, supuesto representante de los iraníes en nuestro país; el supuesto espía Ramón Bogado, el líder de Quebracho Fernando Esteche, Luis D'Elía, Eduardo Zuain, el ex titular de la AFI Oscar Parrilli, su entonces segundo Juan Martín Mena, la ex procuradora del Tesoro nacional Angelina Abbona y el diputado nacional Andrés Larroque.

En prisión preventiva están Zannini, Esteche, D'Elía y Bogado, en tanto que Timerman logró salir en libertad en enero pasado gracias a una decisión del juez subrogante Sergio Torres basado en los problemas de salud del ex funcionario.

Sobre Cristina Kirchner pesa un pedido de desafuero ordenado por Bonadio puesto que dispuso su prisión preventiva ante la posibilidad que gracias a sus contactos quisiera eludir o entorpecer la investigación.

La causa se originó el 14 de enero de 2015 tras la denuncia realizada por el fiscal Alberto Nisman, quien cuatro días después apareció sin vida: en dos oportunidades fue desestimada por el juez federal Daniel Rafecas y finalmente apartado del caso, quedó en su lugar Ariel Lijo.

Pero Lijo luego dispuso que por conexidad pase a su par Claudio Bonadio porque este último tenía a su cargo una investigación por presunta traición a la patria contra Timerman y Cristina por haber firmado el memorándum con Irán pese a saber de la presunta responsabilidad de ciudadanos de ese país en el atentado.

"A los acusados se les imputó haber participado de una maniobra delictiva que lograría la impunidad de los ciudadanos de nacionalidad iraní que fueron imputados como responsables del atentado perpetrado el día 18 de julio de 1994 contra la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (Amia)", recordó Bonadio en su resolución al disponer elevar a juicio.

Según la acusación del fiscal federal Eduardo Taiano, con el cambio de gobierno a Néstor a Cristina Kirchner "comenzaron a gestarse una serie de negociaciones secretas y oficiales que mantuvieron funcionarios del Poder Ejecutivo nacional con representantes de la República Islámica de Irán y que culminaron en la suscripción del Memorando de Entendimiento".

El tratado con Irán se firmó el 27 de enero del 2013 en la ciudad de Addis Abeba, Reino de Etiopía, y —según Bonadio— esa herramienta "fue el medio elegido para llevar a cabo el plan delictivo, el cual se presentó mediática y políticamente por el gobierno al momento de su firma y durante el trámite parlamentario previo a su aprobación".

Orquestadora

Según el juez el plan fue "orquestado y puesto en funcionamiento por la entonces presidente Cristina Kirchner", y que como funcionarios, "abusando de las facultades inherentes a los cargos que ocupaban, traicionaron los intereses nacionales tradicionales e históricos y los de las personas damnificadas por los atentados, participaron en la elaboración del instrumento cuestionado y procuraron su puesta en marcha con miras de conseguir la impunidad de los ciudadanos de nacionalidad iraní".

Bonadio elevó el caso a juicio al considerar que están reunidos "los extremos necesarios para que el mismo pase a su ulterior etapa, en relación a los doce imputados" y que está "acreditada la materialidad del delito investigado".

En su resolución de 29 carillas, el juez entendió que todos los acusados deben ser juzgados por "encubrimiento agravado, abuso de autoridad y estorbo de un acto funcional", aunque advirtió que será el tribunal que llevará adelante el juicio el deberá establecer si pudieron haberse cometido delitos más graves, como por ejemplo traición a la patria.

Timerman

El ex canciller Héctor Timerman viajó ayer a EEUU para someterse a un tratamiento experimental contra el cáncer que lo aqueja. El ex ministro logró viajar dos meses después de lo previsto, tras obtener nuevamente el permiso para ingresar a ese país. El 9 de enero no pudo hacerlo porque EEUU le suspendió la visa de ingreso por estar imputado en la causa por encubrimiento a la Amia. Cuando le retiraron la visa cumplía prisión preventiva por orden juez Claudio Bonadio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario