Política

Cristina inauguró las sesiones del Congreso con dardos para Binner

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró hoy en el Congreso Nacional el 127 período de sesiones ordinarias, con un discruso abundante en números en el que no olvidó sus choques con el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, por los montos girados en materia de coparticipación.

Domingo 01 de Marzo de 2009

Buenos Aires.- La presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró hoy en el Congreso Nacional el 127 período de sesiones ordinarias, con un discruso abundante en números en el que no olvidó sus choques con el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, por los montos girados en materia de coparticipación.

“Santa Fe recibió, en 2002, 800 millones en materia de coparticipación federal de impuestos y, por primera vez, perforó el  techo de los 1.000 millones en 2003, llegando en 2008 a 4.673 millones”, sostuvo la jefa del Estado, para añadir que si se suman las transferencias automáticas y directas, y las  recibidas por obras públicas, llegó a 14.166 millones de pesos. Es  bueno desmitificar y aclarar que cuando el país crece lo hacen todos, porque no hay salidas personales ni individuales. Una  Nación sólo se reconoce en un proyecto nacional”.

“La situación de las  provincias y el crecimiento económico desde 2003 permitió que el interior contara con mayores recursos”, sostuvo.

Cristina también comparó el nivel de coparticipación de impuestos que recibe la provincia de Catamarca, que pasó de “249  millones de pesos” en el año 2002 a “1.440 millones de pesos” en 2008, lo que totaliza “2.883 millones” junto a planes de  ayuda y transferencia de Anses.

En un discurso en el que difundió muchas cifras, la presidenta destacó el éxito del canje de deuda, dijo que hubo "un récord en materia de exportación" y sentenció que la crisis mundial encuentra a Argentina "completando el ciclo de crecimiento económico más importante de  200 años”.

Dijo que apoyará el proyecto de “supresión de paraísos fiscales” en la reunión del Grupo de los 20 que se celebrará en Londres, afirmó sentirse orgullosa de integrar "un gobierno que jamás envió al Congreso una ley que restringiera garantías y derechos a sus ciudadanos”, aseveró que la ley de movilidad jubilatoria fue “una caricia en el alma” para la clase pasiva, y también volvió a llamar a “profundizar” el actual rumbo económico. “Los mejores períodos de la historia del  país fueron cuando se basó en la economía real”, aseveró.

Cristina Fernández de Kirchner llegó tres minutos antes de las 11 al Congreso, donde fue recibida por una comisión de diputados y senadores. La presidenta brindó un frío saludo al vicepresidente Julio Cobos: apenas le dio un apretón de mano e inmediatamente ingresó al Congreso.

El discurso se prolongó por setenta y dos minutos, y fue interrumpido en numerosas ocasiones por el aplauso de legisladores y funcionarios presentes en el Congreso. No mencionó la palabra inflación y, si bien no hubo anuncios sobre la comercialización de granos, en un tramo de su alocución sostuvo: “Si hoy la resolución 125 estuviera vigente las alícuotas de los derechos de exportación serían inferiores a los vigentes”.

“¿Quién puede darse el lujo de no comercializar o subsistir sin vender sus productos? Aquellos que han tenido la inmensa suerte que, por diversos motivos, han tiendo rentabilidad en algunos casos extraordinaria, le pedimos apuntalar este esfuerzo que hemos hecho los argentinos y ha dado resultados para todos”, dijo.

Al retirarse, la presidenta se despidió de Cobos con un nuevo apretón de mano.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario