Política

Cristina, distendida, bromeó con Boudou: "Guarda con lo que hacés"

El vicepresidente quedará a cargo del Ejecutivo por la operación de la jefa del Estado, el 4 de enero. Les pidió a los ministros que no se tomen vacaciones y agradeció las muestras de apoyo que recibió. 

Jueves 29 de Diciembre de 2011

La presidenta Cristina Fernández agradeció ayer las "muestras de solidaridad y cariño de todos los argentinos" y de los mandatarios extranjeros que se interesaron por su salud y, en tono de broma, instó al vicepresidente Amado Boudou a tener cuidado de las decisiones que adopte cuando la reemplace durante veinte días al frente del Poder Ejecutivo.

En su primera aparición pública desde que se informó que padece cáncer de tiroides, la jefa del Estado se mostró sonriente y distendida y remarcó la atención que concita su estado de salud: "Nunca hay tanta gente y tantos periodistas para un anuncio de esta naturaleza", bromeó en referencia a la prórroga para el pago de deudas provinciales con la Nación (ver página 15).

De paso, aprovechó la presencia en pleno de los integrantes del gabinete nacional para solicitarles que no se tomen vacaciones durante su licencia médica y el interinato de Boudou al frente del PEN: "Por solidaridad y responsabilidad les pido que se queden aquí", manifestó.

"Quiero agradecer en primer término todas las muestras de solidaridad, cariño y afecto de todos los argentinos y también de presidentes amigos. Se imaginan quién fue el primero que me llamó. Terminé de trabajar en Jefatura a las 10 y ya me estaba llamando Hugo Chávez Frías, el primer presidente que me llamó", reveló la mandataria.

Contó que, a modo de broma, retó al venezolano: "«Vos y tu congreso», porque anda propiciando con Lula (Da Silva) un congreso de los que vencieron al cáncer. «Vos, tu congreso, y tu convocatoria a esos congresos, pero te aclaro que te voy a pelear la presidencia honoraria a vos y a todos»", mencionó.

Llamados. La presidenta también agradeció los llamados que recibió de sus pares de Chile, Sebastián Piñera y su mujer Cecilia, a quien describió como una mujer "muy afectiva"; de Colombia, Juan Manuel Santos; de Paraguay, Fernando Lugo y "de Dilma (Rousseff, de Brasil), que estaba en una playa y no nos pudimos comunicar, pero ahora estamos comunicándonos en un rato más".

Y continuó: "Les agradezco a todos, les pido a todos ayuda, no para mí, sino para este país, a los gobernadores, a los intendentes, para que todos pongamos más y mejor esfuerzo...A nuestro vicepresidente, que se va a tener que hacer cargo del Poder Ejecutivo Nacional. Mirá vos, ¿no? Yo pensaba, todos pensaban, ¿no?", sonrió cómplice con Amado Boudou, en elíptica alusión al vicepresidente de anterior gestión, Julio Cobos.

"Cómo enseña la biología, miren qué importante es que el vicepresidente piense lo mismo que quien ha sido elegido para conducir un país", avanzó, para, ahora sí con una sonrisa contenida, apuntar a Boudou: "Así que guarda con lo que hacés".

"Imagino el título de los institucionalistas de mañana: «'Presionó al vicepresidente para que haga lo que ella quiere, autoritaria y hegemónica...Las cosas que he tenido que soportar. Es una bromita, pero va en serio, eh", le dijo al ex ministro de Economía, quien se hará cargo del Ejecutivo nacional del 4 al 24 de enero por la licencia que tomará la presidenta debido a la operación quirúrgica.

Rezo por vos

Los obispos católicos rezan por la salud de la presidenta Cristina Fernández y su pronta recuperación. Una fuente episcopal reveló que los obispos convocaron a una cadena de oración por la recuperación de la jefa de Estado. Por su parte, el presidente de la Amia, Guillermo Borger, aseguró ayer que pedirá por la salud de la presidenta en el Muro de los Lamentos, al emprender un viaje a Israel. Precisó que antes de embarcar pudo transmitirle el mensaje al canciller Héctor Timerman “para que se lo haga llegar a la presidente”.

Moyano, consternado

El titular de la CGT, Hugo Moyano, se mostró “totalmente consternado” al enterarse de las noticias sobre la salud de la presidenta Cristina Fernández y manifestó su disposición a comunicarse de un momento a otro con la mandataria “para transmitirle la solidaridad y la preocupación de los trabajadores”.
  Así lo señaló ayer el dirigente de la central obrera Julio Piumato, quien se manifestó “conmovido” por el cuadro de cáncer de tiroides que presenta la jefa del Estado, por el cual será operada el próximo miércoles.
  El titular del sindicato de empleados judiciales puntualizó que ni bien se enteró de la información sobre la enfermedad de la mandataria, se comunicó telefónicamente con Moyano, quien, según precisó, se mostró “totalmente consternado”.
  “Hugo estaba buscando a médicos de la obra social (de camioneros) para que le explicaran bien qué significaba” el carcinoma papilar que padece la presidenta.

Reclamos de prudencia a sindicalistas y empresarios

En su primera aparición pública luego de que se conociera su afección de un cáncer de tiroides, la presidenta Cristina Fernández pidió “prudencia, responsabilidad y equilibrio” en sus reclamos a empresarios y a sindicalistas para sostener el modelo económico frente a la crisis mundial y señaló que todos “tienen derecho” de hacer “planteos” pero les pidió “solidaridad” para que “alcancen mejoras los sectores que aún no pudieron subir sus ingresos”.
  En lo que pareció un mensaje directo al jefe de la CGT, Hugo Moyano, Cristina destacó el crecimiento “incomparable” del nivel de salarios registrado “en los últimos dos años” de su gestión, y se quejó de que “en el sector laboral los que tienen mayores y mejores ingresos, muchas veces cuando comienzan a utilizar determinados métodos y a lograr determinadas cosas, en realidad más que pelear por derechos, uno siente la sensación de que están peleando por privilegios”.
  La jefa del Estado dijo que “todos los empresarios quieren tener beneficios, pero una cosa son los beneficios y otra cosa son las rentabilidades extraordinarias a costa de métodos de presión y de cosas”, advirtió.
  Agregó que “lo mismo pasa para los sectores laborales. Bueno es tener derechos pero no que se conviertan en privilegios o en aristocracias dentro de los propios asalariados”.
  Aseveró que, en la actualidad “el 10 por ciento de los argentinos perciben el 1,3 de la masa salarial” y que otro 10 por ciento “percibe el 28 por ciento de los salarios”, y criticó a quienes obtienen “rentabilidades extraordinarias” pero usan “métodos de presión”.
  Destacó que “frente a la crisis terrible que nos vino” en 2009, la política del gobierno “fue precisamente preservar las fuentes de empleos, que no cerraran fábricas, que no echaran gente, que es lo que está pasando en el mundo”.

Para Chávez, la culpa es de EEUU

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, especuló ayer que Estados Unidos podría haber desarrollado una tecnología para generar cáncer en algunos líderes latinoamericanos, después de que a Cristina le fuera diagnosticada la enfermedad.
  Chávez, quien asegura estar curado de un cáncer detectado a mediados de año, subrayó que no estaba haciendo ninguna acusación y aclaró que simplemente pensó esa posibilidad en voz alta.
  “Esto es muy, muy, muy extraño, que nos haya dado cáncer al presidente (de Paraguay, Fernando) Lugo, a Dilma (Rousseff, presidenta de Brasil) cuando era candidata, gracias a Dios Lugo superó el cáncer. Después vengo yo y ¡pum! entrando en año electoral, a los pocos días Lula, y ahora Cristina”, dijo el presidente venezolano un acto transmitido por la televisión de su país.
  En su alocución, Chávez también recordó los consejos que le dio el líder cubano Fidel Castro. “Siempre me lo dijo: Chávez ten cuidado, Chávez ten cuidado porque tu te le tiras a la gente encima, mira cuidado, esta gente ha desarrollado tecnología, cuidado con lo que comes, con lo que te dan a comer, cuidado con una, qué se yo, una pequeña aguja y te inyectan no se qué”, expresó Chávez.
  Chávez, a su vez, pidió a los mandatarios de Bolivia, Evo Morales, y de Ecuador, Rafael Correa, que estén atentos a su salud.
  “Bueno habrá que cuidar mucho a Evo, Evo cuídate, Correa cuídate, claro, uno no sabe cuántas cosas no han desarrollado los países mas poderosos”, señaló.
  Chávez fue operado de urgencia en junio en Cuba, donde le extrajeron un tumor del tamaño de una pelota de béisbol en la región pélvica.

Mensajes. Chávez fue el primer presidente latinoamericano en llamar a Cristina y ayer se le sumaron sus pares de Brasil, Dilma Rousseff; y del Uruguay, José Mujica, para desearle una “pronta recuperación” luego de la operación que se le hará el miércoles venidero.
  El vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, informó que Roussef y Mujica la llamaron a la presidenta y adelantó también que Cristina viajará hoy a Santa Cruz para esperar la llegada del Año Nuevo.
  También el chileno Sebastián Piñera dialogó por teléfono con la presidenta para desearle una pronta recuperación, ante lo cual Fernández le indicó que se trataba de un cáncer “moderado” y que se encontraba “tranquila”. Lo mismo hicieron el ecuatoriano Rafael Correa, el mexicano Felipe Calderón, el paraguayo Fernando Lugo y el colombiano Juan Manuel Santos. l

Paso a paso, cómo será la intervención quirúrgica a la presidenta de la Nación

(Por Florencia O'Keeffe / La Capital). _ El 4 de enero todo el país estará pendiente de lo que suceda en el quirófano del Hospital Austral, de Pilar, donde operarán a la presidenta Cristina Fernández a causa de un cáncer de tiroides. ¿Cómo es la cirugía a la que será sometida? ¿Qué preparación exige? ¿Qué marcas físicas puede dejar? ¿Pueden presentarse complicaciones?
  La Capital consultó al cirujano rosarino José Luis Novelli, quien lleva realizadas más de 2.000 intervenciones de esta glándula. El especialista destacó que la cirugía que afrontará Cristina por un carcinoma papilar de tiroides, tal el diagnóstico que recibió hace pocos días, “es el quinto cáncer en frecuencia en las mujeres”. Los casos más numerosos de enfermedad oncológica en el sexo femenino se dan en mama, piel, útero, colon y luego, tiroides.
  En cuanto al procedimiento quirúrgico, Novelli explicó que se realiza bajo anestesia general (para ello la presidenta ya superó los controles previos que incluyen análisis de sangre y evaluación cardiológica) y que los cirujanos trabajarán entre dos y cuatro horas para extirpar la glándula tiroides en forma completa. “Una operación intermedia, en cuanto a tiempo, entre una de vesícula y una de corazón”, ejemplificó.
  Respecto de la cicatriz que deja una intervención de estas características, Novelli especificó que se “trabaja sobre los pliegos de la piel para que quede lo más disimulada posible y en general el tajo no es de más de 5 centímetros, aunque siempre depende del tamaño de la tumoración”.
  También admitió que estas son las preguntas más frecuentes que realizan los pacientes “y que los médicos respondemos con total franqueza. Siempre hay que ir con la verdad”, y agregó: “ Siempre que se le dice a una persona que tiene cáncer se produce en ella algún impacto anímico de relevancia por todas las connotaciones que la palabra tiene, pero después, y tal como pasó con Cristina Fernández, en la medida que conocen los detalles, los fantasmas desaparecen y se entregan con confianza a sus médicos”.
  
Positiva. Cirujano con 30 años de trayectoria en el medio local, Novelli dijo que prefiere hablar de “un cáncer que se controla” y no que se cura, en relación a las posibilidades de que la presidenta logre, luego de la intervención, revertir por completo su enfermedad. “Al paciente con cáncer de tiroides no le damos el alta definitiva porque por el resto de su vida deberá asistir a controles anuales, pero las expectativas son positivas”, reveló.
  Novelli, que publicó el año pasado el libro “Carcinoma Papilar de Tiroides” (escrito junto a Luis Paulo Kowalski, profesional que integra el equipo que trata a Lula Da Silva), aseguró que cuando conoció la noticia del diagnóstico de la primera mandataria argentina no se preocupó. “ Es uno de los cánceres con mejores pronósticos y con mayores chances de que todo vaya bien, sobre todo porque fue descubierto a tiempo, algo que sucede con mayor frecuencia en los últimos años gracias a los métodos diagnósticos como la ecografía”.
  
Posibles complicaciones. El médico dijo que como en toda cirugía siempre pueden presentarse situaciones indeseadas, pero que en manos de profesionales experimentados -como lo es el cirujano que intervendrá a Cristina- “se reducen a menos del 5% de los casos”. No tuvo dudas en calificar al doctor Pedro Saco, quien será el responsable de la cirugía, como “uno de los mejores de nuestro país, por lo que está en las mejores manos”.. De todas maneras, detalló que las tres complicaciones más habituales en el marco de la cirugía son: alguna lesión en nervios recurrentes, que puede producir disfonía; lesión del nervio laringeo superior, que genera alteración el timbre de voz, y daño de las glándulas paratiroides, que como consecuencia produce una alteración del calcio y el fósforo. Además se puede dar “algún hematoma, una infección, o una herida quirúrgica que puede formar un queloide (inadecuada cicatrización de la piel)”. l

En Rosario

El cirujano José Luis Novelli, director del Centro de Tiroides de Rosario, dijo que “en una ciudad con 2 millones de habitantes, como la nuestra, tenemos unos 80 nuevos diagnósticos al año de cáncer de tiroides, lo que habla de la baja frecuencia de esta enfermedad”. El facultativo aseguró que en 30 años de trayectoria como profesional de la medicina le tocó operar a pacientes de todas las edades, pero que el promedio se ubica en los 45 años. El paciente más joven que intervino con cáncer de tiroides fue un niño de 6 años y la mayor una mujer de 76 años. Palabra de médico.

La historia clínica

“Soy hipotensa crónica”, confesaba la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en enero de 2009, cuando debió postergar un viaje a Cuba y Venezuela. Era el primer problema de salud de la mandataria anunciado desde que asumió el cargo en diciembre de 2007. Pero no sería el último.
  Los problemas de salud de la presidenta se hicieron más frecuentes desde la muerte de Néstor Kirchner: el 25 de enero de 2011 sufrió una baja de presión en Casa Rosada y suspendió toda su actividad. Lo mismo le ocurrió el 12 de abril: según la versión oficial, consumió “un alimento que no le cayó bien” y su presión descendió a 90-50. Por ese entonces, los médicos le recomendaban a Cristina que disminuya su nivel de actividad y realice menos viajes.
  La presidenta acaso sea una paciente más obediente que su marido, famoso por desoír los consejos de los médicos. Pero eso no evitó que el 11 de octubre pasado volviera a sufrir un nuevo cuadro de hipotensión. ¿Tienen algo que ver los bajones de presión de Cristina con el reciente descubrimiento de un carcinoma papilar? Según explicó el doctor Justo Carbajales, coordinador de la unidad coronaria del sanatorio Mater Dei no tiene relación con la presión.

El cirujano santafesino

Pedro Saco es el cirujano encargado de operar a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de un carcinoma papilar en la glándula tiroidea. Santafesino, recibido en la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Córdoba, Saco hizo su residencia en el Hospital Ramos Mejía, donde llegó a ser jefe de residentes. Saco estudió en el colegio de los padres jesuitas de la ciudad de Santa Fe y es hermano de Teresita, esposa de un integrante del Poder Judicial de la Provincia.
  De 64 años, es, actualmente jefe de la Sección Cabeza y Cuello del Hospital Universitario Austral, egresó como bachiller del colegio de la Inmaculada en 1964 y luego se fue a Córdoba a estudiar medicina, para desarrollar posteriormente su carrera en Buenos Aires, con numerosos reconocimientos, al punto que hoy lo encuentra como uno de los más reconocidos especialistas en garganta, cuello y oído del país.
  Saco se recibió como médico en la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Córdoba, realizó su residencia en el Hospital Ramos Mejía y fue especialista en Cirugía Oncológica de cabeza y cuello en el Instituto de Oncología Angel Roffo. Saco realizó entrenamientos temporarios en oncología en Houston y Nueva York.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario