Política

Consultores,con números y miradas de Santa Fe y Nación

Aragón le otorga menos de cuatro puntos de ventaja a Perotti. Pero coincide con Zuleta Puceiro en que no están definidos los comicios.

Lunes 10 de Junio de 2019

Dos encuestadores y consultores políticos a nivel nacional pasaron por Rosario y dejaron sus números y escenarios para las elecciones a gobernador. Ambos coinciden en que no está definida la competencia. Según Raúl Aragón (Aragón & Asociados), Omar Perotti está ganando por menos de cuatro puntos. Enrique Zuleta Puceiro, de OPSM Consultores, sostiene que "el panorama es menos claro, no hay ninguno que esté en desventaja".

A menos de una semana de los comicios, hay que apelar a la textualidad extrema. "En Santa Fe, estaría Perotti ganando por menos de cuatro puntos, pero proyectando un 9,5 por ciento de indecisos, y con un margen de error de -3,5 por ciento. Es una foto dudosa, que no tiene certeza absoluta. La tendencia es que gana Perotti, pero no es seguro", revela Aragón.

Según este encuestador, "es bastante transversal el voto, a Perotti le va mejor en las localidades agro dependientes del norte, él viene de allá, pero no es una diferencia significativa. No está definida la elección. El hecho de que (María Eugenia) Bielsa se muestre con él, lo puede hacer crecer".

Zuleta Puceiro no posee los mismos números. "Tenemos un panorama menos claro. Casi la mitad de los votantes de Bielsa no están acompañando a Perotti, van a votar entre el Frente Progresista o Cambiemos. José Corral tiene un crecimiento leve, pero importante respecto a las primarias".

Para el consultor, no ha ocurrido hasta aquí un escenario de polarización. "Corral está hoy entre un 21 y un 24 por ciento, lo cual no quiere decir que vaya a ser así. Yo he trabajado en todas las elecciones provinciales y todos han usado el argumento anti peronista. Basta que el peronismo se empatote, o mande un video aconsejando a quién votar, para que un sector quede disponible para sufragar por otra opción, la que sea. Eso ocurrió en Neuquén, Río Negro, Chubut, etcétera".

En esa línea de razonamiento, “Corral tiene una de las claves y la otra la tiene Bielsa. Es muy importante lo que haga (Miguel) Lifschitz, porque los gobernadores en otras provincias supieron combinar el miedo de los sectores independientes al peronismo. Perotti es un hombre del territorio, de calidad, que conoce los problemas”.

   “Y, por el otro lado, Bonfatti es un gobernador exitoso, de un gobierno saliente también exitoso en la provincia. Es una combinación de hacedores, de gente que está acostumbrada a administrar y es pluralista. No hay ninguno que esté en desventaja. Es muy interesante”, apunta Zuleta Puceiro, dando ejemplo teórico de que nada está definido.

   Aragón está convencido de que “al gobierno nacional le conviene una victoria del Frente Progresista, de Bonfatti. Igual, las victorias provinciales del peronismo sobre Cambiemos no determinan la victoria nacional. Crean clima, influyen en el ánimo. La lógica es diferente”.

   Cuando este diario pregunta cómo son los números de Rosario, Aragón canta que sus trabajos le dan “empate técnico”. Zuleta Puceiro no tiene encuestas en la ciudad sobre la categoría a intendente. Pero pide la palabra: “La provincialización sirvió hasta Córdoba. En Santa Fe es inoperante eso, porque acá hay una cultura política nacional muy sólida. Rosario es la ciudad más dinámica de América latina, con cultura política abierta, competitiva. Con los sectores agropecuarios provinciales que están en la punta de la innovación. Por eso no hay voto cautivo, ni signos manifiestos sobre los resultados. La teoría de que los de afuera son de palo, que dijo (Juan Schiaretti) no es aplicable aquí”.

   Respecto del panorama nacional, el titular de OPSM Consultores diagnostica que hay una sociedad alerta, informada y preparada para votar, que le exige a los políticos cosas que los políticos no le pueden dar. “La política no puede imponer sacrificios presentes en pos de beneficios futuros. La política perdió esa capacidad. Hay una crisis de la política que, afortunadamente, no termina en dictadura ni en salto al vacío”.

   Y reivindica que en las provincias no haya grieta, y sí renovación. “Hay 4 ó 5 individualidades narcisistas que quieren deshojar la margarita y ejercen su derecho a hacer lo que les da la gana”.

  En ese punto de la conversación, interviene Aragón: “Se agotó el modo en que hacemos democracia. Hay un poco de lo viejo y un poco de lo nuevo. Por cierto, hay una demanda que no encuentra expresión. No aparece representación. Lo que surge es un sujeto de síntesis, una cosa tipo progre de derecha. Quiere fumar marihuana, que no molesten a los gays, apoya los derechos humanos, pero, eso sí, a los piqueteros quiere sacarlos de la calle, aplicar mano dura”.

   Y ofrece un ejemplo empírico, al decir que no hay referente que cubra esa demanda. Cuando se pregunta a quién va a votar, el sujeto responde, según Aragón, “por fulanito”, pero cuando se lo consulta si está seguro, admite que tal vez votará “por otro”.

Escenario

Zuleta grafica que hay fuerzas políticas definidas. Una es Cambiemos, con sus pliegues y repliegues, y la otra es un sector del peronismo que representa Cristina, que no es el kirchnerismo de la segunda etapa. “Tiene rasgos del kirchnerismo de la primera etapa, con Alberto Fernández, quien fue el inventor de la transversalidad. Hay una fuerza progresista, que tuvo el 11 por ciento con (Hermes) Binner (en 2011), que está compuesta por socialistas, radicales. Son fuerzas modernas, socialdemócratas, que no se sienten representados”, agrega.

   Cuando se pregunta por el enigma de Roberto Lavagna, Zuleta Puceiro considera que el economista intentó, “tuvo un papel importante, medía 22 puntos, pero no estaba preparado. Le pidió a la política que baje las banderas, que él era el profesor y tenía las respuestas. No funciona así. Lavagna no tuvo bien resueltas las cosas. Los demás tienen sus intereses. Por ejemplo, Sergio Massa”.

   Y se pregunta: “¿Cómo no vamos a tener una izquierda no trotskista en Argentina? Hay una mayoría que se define de izquierda, pero, caramba, de ahí a ser trotskista hay un mundo. ¿Cómo no tenemos un partido republicano, que no sea extravagante como Elisa Carrió?”.

   Vuelve sobre sus números el consultor Aragón. “El escenario no está definido. La tendencia es hacia una polarización. Pero no está resuelto. Falta resolver qué hará Massa. Si acuerda con Cambiemos, Massa desaparece. El peronismo nunca le perdonaría que la lleve en una colectora a (María) Vidal. Y si hace un acuerdo con Fernández, le costará mucho conservar su identidad. Si no es candidato a diputado nacional, con un acuerdo para presidir la Cámara de Diputados, estará haciendo un muy mal negocio. Lo tercero es ser candidato presidencial por su fuerza y conservar su identidad política. Yendo con cualquiera de los dos, se van a ir muchos”, resume.

   Según Aragón, Fernández-Fernández está en 32-35 por ciento, Mauricio Macri tiene entre el 24 y el 26%. Y refiere: “Massa es un gran kingmaker (hacedor de reyes), que puede lograr que el macrismo empate o el kirchnerismo gane en primera vuelta. La fortaleza de Massa es eso. No creo que Lavagna saque más de ocho puntos”.

   Zuleta Puceiro no coincide con él. “Yo creo que Lavagna tiene una oportunidad mayor. Hay un gran electorado independiente que acompañó a Cambiemos y está profundamente resentido con Macri. El gobierno agredió su base de sustentación con las tarifas, los impuestos. No les fue tan mal a los ricos y a los pobres, como mal le fue a la clase media. Y esa clase media no va a votar al peronismo, esa gente buscará una forma de expresión. Es un electorado en busca de una candidatura y Lavagna lo expresa mejor que cualquiera. No tiene recursos, pero puede tener el soporte de fuerzas que lo puedan ayudar”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});