Política

Con tono opositor, una multitud desbordó la Plaza de Mayo

Centenares de miles de personas se manifestaron en Buenos Aires bajo la consigna: "Por los 30 mil, unidad y memoria". La asistencia crece año a año.

Lunes 25 de Marzo de 2019

Como se hizo costumbre, desde años anteriores, la mega movilización por el 43º aniversario del golpe del 76 sucedió en simultáneo, y en continuado, sobre un área de unas cien manzanas del centro de Buenos Aires. Hubo un acto central, en la Plaza de Mayo, pero también hubo decenas de actos, en los alrededores. Fueron un par de centenares de miles que se expresaron, bajo la consigna "por los 30 mil, memoria y unidad".

Por aquí y por allá, mientras en el escenario central de la plaza los organismos de derechos humanos leían el documento político ante los 30 ó 40 mil que ocuparon el espacio disponible, fueron miles los que armaron decenas de focos expresivos, mil metros a la redonda. Carteles que cuentan historias personales (trágicas) y también colectivas; padres orgullosos con niños de la mano y sobre sus hombros; grupos musicales de percusión, de actores con puestas callejeras, bombistas de todo tipo y color, y cientos de organizaciones políticas, sindicales, estudiantiles. Todas las banderas, todas.

Y un reclamo que va ganando lugar en amplios sectores opositores al gobierno de Cambiemos: la emergencia laboral y económica, y el pedido por la libertad de dirigentes políticos opositores, en especial de ex funcionarios del gobierno kirchnerista, como Amado Boudou y Julio De Vido.

No está toda la Argentina representada en las marchas que evocan el 24 de marzo —no necesita aclaración- sin embargo, no deja de impactar, año tras año, la creciente masividad y diversidad. En las calles de Buenos Aires se vio una marcha vital, pacífica, joven, militante, colorida, que habla, actúa, evoca y canta. Dos de cada tres manifestantes nacieron después del 24 de marzo del 76. Por ahora, esa otra parte de la Argentina, que posiblemente sueñe con abolir la evocación (necesariamente) politizada del 24 de marzo, no parece tener chance de conseguirlo.

Embed

Un hecho político y cultural, único en el mundo. Centenares de miles evocando a modo de advertencia futura el inicio del genocidio moderno en la Argentina, y con varias decenas de los máximos emblemas de esa lucha, las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, presentes. Entre ellas, Rosa Roinsimblit, que cumplirá 100 años en agosto próximo. Rosa nació en Moisés Ville, es la primera médica partera profesional de Rosario. Ayer subió la rampa del escenario en su silla de ruedas. Roinsiblit, Abuela de Plaza de Mayo, segunda de Estela de Carlotto, sufrió el secuestro y desaparición de su hija Patricia, embarazada de ocho meses, en 1978.

Fue la titular de Abuelas la encargada de leer un tramo del documento político; "es urgente la búsqueda de nuestros nietos, no queremos despedir a las abuelas sin que sepan qué sucedió".

Inoportunos, desde la Casa Rosada, ayer reflotaron el planteo de la "cooptación de los movimientos de los derechos humanos por parte del kirchnerismo".

El 43º aniversario, como tantos otros, tuvo la marca de origen, y a la vez, el clima de época. Por eso lo de "unidad", en la consigna principal. Unidad opositora, para desplazar a Macri del gobierno. También el reclamo por los desamparados económicos, que el actual plan no para de generar. Entre muchos dirigentes opositores, Máximo Kirchner y Axel Kicillof, se mezclaron con la multitud. La Cámpora movilizó a decenas de miles.

Dijeron presente ayer, para evocar el Día de la Memoria Verdad y Justicia. en la plaza, organizaciones políticas de gran porte, cercanas al peronismo kirchnerista, y a la izquierda de inspiración trotskista (en un segundo acto, consecutivo al central), y también organizaciones chicas, incluso muy pequeñas, barriales. Algunas deben parte de su existencia al ritual obligado: organizar la participación en el acto del 24 de marzo.

Pasan los años, y crece la leyenda. La evocación del 24 marzo dejó de ser (sólo) un recordatorio de aquella fecha fatídica. Sin perder ni un poco su motivación política original, su esencia, el 24 de marzo se reconfiguró como hecho cultural, fundacional, que otorga un contenido ineludible a la democracia refundada en 1983.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});