Política

Combustibles y seguridad, ejes de una polémica en la transición política

Alberto F pretende derogar el protocolo de uso de armas de fuego de la policía. "Les va a salir el tiro por la culata", criticó Patricia Bullrich.

Sábado 16 de Noviembre de 2019

El aumento de los combustibles y la aplicación del protocolo de uso de armas de fuego se convirtieron ayer en temas de polémica entre el presidente electo, Alberto Fernández, y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, cuando transcurre el período de transición de los gobiernos saliente y entrante.

"Hay algunos dirigentes del gobierno que dicen que en ciertas decisiones cuentan con mí apoyo. Al parecer lo que ellos llaman transición es cargar en el otro lo que ellos hacen", sostuvo Fernández.

De esta manea, se refirió a declaraciones de la ministra Bullrich, quien —el jueves en una conferencia de prensa tras la reunión de gabinete en Casa de Gobierno— afirmó que el aumento de combustibles "es un tema acordado entre nuestro gobierno y el gobierno que viene".

Petroleras

Las petroleras aumentaron anteayer el precio de sus combustibles un 5 por ciento promedio en todo el país, luego de los 90 días de congelamiento que el gobierno fijó el 15 de agosto pasado para reducir el impacto del desequilibrio macroeconómico registrado tras las elecciones primarias Paso de ese mes.

"Otra mentira más del gobierno macrista. Nadie acordó semejante cosa conmigo. Como siempre, descargan en otros decisiones que toman desde su propia ineptitud", escribió Fernández ayer en Twitter, declaraciones que después refrendó en sus expresiones radiales.

Otro punto de conflicto entre Fernández y Bullrich se registró en torno del protocolo de uso de armas de fuego, que implementó el gobierno de Mauricio Macri, y que la nueva gestión busca derogar a partir del 10 de diciembre, ya que "sólo sirvió para lamentar víctimas de violencia institucional".

Impulsos

"Les va a salir el tiro por la culata, yo les diría que lo piensen, que no actúen impulsivamente, que analicen con más tiempo y no tomen decisiones contrarias sólo porque las hicimos nosotros", dijo Bullrich.

Minutos después llegó la contestación de Fernández: "Yo le pediría a Bullrich que reflexione sobre lo que hizo. Esos protocolos no sirvieron para nada, sólo sirvieron para lamentar víctimas de violencia abusiva institucional".

"Cambiar un protocolo que legitima que un policía dispare por la espalda no habla bien del Estado que lo permite. Lo dije en aquel momento: el protocolo fue solo para que los policías puedan aducir una causa de justificación que se llama cumplimiento de un deber. Les dieron una norma para legitimar esa conducta", agregó el mandatario electo.

Según trascendió, Fernández no solo derogará el protocolo de uso del arma de fuego que permite a los policías federales, entre otras acciones, disparar sin dar la voz de alto, sino también la norma que permite a los efectivos exigir el DNI en las estaciones de trenes y subte.

"Si desprotegen a la policía y a las fuerzas de seguridad bajando el protocolo de uso de armas de fuego va a pasar lo que ocurría con el garantismo o el «zaffaronismo», que cada vez que usaban un arma de fuego terminaban presos. La policía no sabe cómo actuar", había dicho Bullrich más temprano.

Cifras

Para graficarlo, expuso cifras: en 2015 hubo 96 policías muertos, mientras que el año pasado sólo 24. "Cuando se sienten más seguros actúan mejor", indicó la ministra.

"Me gustaría que lo estudien un poco más, que vean cómo estaban las fuerzas de seguridad y qué protocolos tenían, en qué grado de indefensión estaban, la cantidad de juicios que tenían por haber realizado sus tareas correctamente, defendiendo ciudadanos", indicó.

Bullrich defendió el protocolo y remarcó que en siete oportunidades distintas instancias judiciales "lo aprobaron".

"Lo que va a lograr Fernández, si lo deroga, es que la policía y las fuerzas de seguridad sientan que el Estado no valora su tarea, los deslegitima, no van a saber cuándo usar la fuerza y cuándo no", advirtió.

Sobre la norma que permite a los efectivos pedir DNI en el transporte público, Bullrich remarcó que, con esa iniciativa, "se logró bajar el 85 por ciento de los delitos en trenes".

"Si quieren volver al tren de los grafitis, del desastre, del que tiraban a la gente por las puertas abiertas, al de las situaciones obscenas con chicos, que vuelvan, pero que vean lo que se ha hecho", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS