Política

Cinco detenidos por amenazar a militantes

Cinco personas, entre ellas un agente de la Policía Federal (PFA), fueron detenidas ayer en distintos allanamientos realizados en Rosario y el Gran Buenos Aires en el marco de una investigación a cargo del fiscal Gustavo Ponce Asahad por las amenazas que sufrieron referentes de derechos humanos y sociales a través de mensajes de WhatsApp, que recrudecieron tras la reciente marcha del 24 de marzo.

Viernes 06 de Abril de 2018

Cinco personas, entre ellas un agente de la Policía Federal (PFA), fueron detenidas ayer en distintos allanamientos realizados en Rosario y el Gran Buenos Aires en el marco de una investigación a cargo del fiscal Gustavo Ponce Asahad por las amenazas que sufrieron referentes de derechos humanos y sociales a través de mensajes de WhatsApp, que recrudecieron tras la reciente marcha del 24 de marzo.

Un allanamiento realizado por la PDI junto a la Policía Federal tuvo como escenario Pablo Podestá, localidad de 3 de Febrero (Gran Buenos Aires). En ese marco, se detuvo a Lucas S., agente de la Federal. Otro operativo ocurrió en Ensenada, donde capturaron Teresa C.

Paralelamente, en Rosario, los allanamientos arrojaron tres personas demoradas, que luego quedaron en calidad de detenidos a la espera de la audiencia imputativa.

Se trata de Lisandro C. (allanamiento en calle Blanco Escalada), Beatriz L. (Pasaje Gould al 800) y Candela O. (Marco Polo al 400). En los operativos incautaron material informático, teléfonos celulares, una notebook, un CPU y pen drivers que serán peritados.

Ponce Asahad había ordenado los operativos luego de analizar la portabilidad numérica, titularidad de líneas y posicionamiento geográfico de antenas de los teléfonos de donde provenían las amenazas.

Entre los amenazados se encuentra el fiscal federal Adolfo Villate y el secretario de uno de los juzgados federales que tiene a su cargo causas por delitos de lesa humanidad.

A través de teléfonos celulares que van cambiando, crearon grupos de WhatsApp (superan los 200 contactos) con los números de querellantes y víctimas de la dictadura, concejales, diputados, funcionarios, gremialistas y referentes estudiantiles.

Los grupos tienen nombres como "Muerte a Milagro Sala", "El Tucu vive (por el represor Eduardo Costanzo, que recientemente violó su prisión domiciliaria)" y últimamente se agregó "Zitelli vive", por el sacerdote que murió días atrás y que debía enfrentar un juicio por crímenes de lesa humanidad.

En el marco de la investigación, el fiscal también confirmó que hay más medidas en curso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario