Política

Cierre de año signado por los cambios y el malestar interno

A dos años de haber llegado a la Corte Suprema de Justicia nacional, Carlos Rosenkrantz se convirtió en 2018 en el nuevo presidente del máximo tribunal y marcó, de ese modo, el fin de una era que tuvo a Ricardo Lorenzetti al frente del cuerpo.

Lunes 17 de Diciembre de 2018

A dos años de haber llegado a la Corte Suprema de Justicia nacional, Carlos Rosenkrantz se convirtió en 2018 en el nuevo presidente del máximo tribunal y marcó, de ese modo, el fin de una era que tuvo a Ricardo Lorenzetti al frente del cuerpo.

El cambio se produjo antes de lo que estaba previsto en la agenda del propio tribunal: el cuarto mandato consecutivo de Lorenzetti debía terminar a fines de diciembre, pero —por mayoría— los integrantes de la Corte Suprema decidieron que finalizara el último día de septiembre pasado.

El mandato de Rosenkrantz (60 años) se extenderá hasta finales de septiembre de 2021, cuando los integrantes de la Corte vuelvan a elegir a las autoridades que encabezarán el tribunal por los siguientes tres años.

La renovación de autoridades trajo aparejados algunos cambios en el modelo de gestión del máximo tribunal: los primeros, muy evidentes, fueron las modificaciones en el manejo del Centro de Información Judicial (CIJ) y la publicación de una agenda de fallos trascendentes, a los que el cuerpo se iba a dedicar.

Lo cierto es que la Corte cerrará 2018 en medio de un clima interno marcado por el malestar y la desconfianza, en especial por el nombramiento, vía Rosenkrantz, de funcionarios ligados al Poder Ejecutivo.

Respecto de la agenda de fallos, el 13 de noviembre la Corte anunció a través del CIJ que el 27 de ese mes trataría la medida cautelar por el pago de Ganancias de los jueces incorporados a partir de 2017 y que, por ejemplo, el 3 de diciembre dictaría un nuevo fallo relacionado a la aplicación del denominado 2x1 a juzgados por delitos de lesa humanidad.

Fue efectivamente el día anunciado que la Corte determinó que los beneficios de la derogada ley que computa dos días de detención por cada uno de prisión sin condena firme es inaplicable para los juzgados por delitos de lesa humanidad o que no hubiera estado preso durante la vigencia de esa norma.

El Poder Judicial sufrió otros grandes cambios en 2018: tres de los cuatro miembros de la Cámara Federal porteña (compuesta por dos salas) dejaron sus cargos y otros tres se sumaron a través de distintos mecanismos. Pero en el tribunal encargado de revisar las causas de corrupción tiene todavía dos lugares vacantes.

A fines de 2017, cuando todavía Lorenzetti encabezaba la Corte, éste se quejó de que en el Poder Judicial existía un "30 por ciento" de puestos vacantes.

Fuentes del Consejo de la Magistratura aseguraron ese organismo elevó más de 150 ternas durante el último año con el objetivo de bajar ese porcentaje, aunque en varios casos falta que el Ejecutivo remita pliegos al Senado nacional, o que la Cámara alta los apruebe.

En el Consejo indicaron que más de 70 ternas se encuentran en el Ejecutivo (para que sea seleccionado un candidato) y cerca de 90 aguardan aprobación del Senado.

Otra de las noticias judiciales del año estuvo vinculada al caso Santiago Maldonado: el 29 de noviembre el juez federal de Rawson, Gustavo Lleral, cerró de manera definitiva la causa por la desaparición forzada del joven, cuyos restos fueron hallados el 17 de octubre de 2017 en el río Chubut, tras 78 días de búsqueda.

En su fallo, Lleral sostuvo que Maldonado murió por ahogamiento y que estaba solo cuando se sumergió en las aguas del río, en Cushamen, por lo que no responsabilizó a ningún tercero por su deceso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});