Política

Castells y los piqueteros marcharon sin pedir permiso

La agrupación que lidera Raúl Castells y otras organizaciones piqueteras se movilizaron hoy hasta la sede del gobierno porteño de Mauricio Macri sin pedir autorización al Ejecutivo capitalino, en un abierto desafío a la política anunciada para poner límites a la protesta callejera en la ciudad de Buenos Aires.

Viernes 18 de Enero de 2008

Buenos Aires -  La agrupación que lidera Raúl Castells y otras organizaciones piqueteras se movilizaron hoy hasta la sede del gobierno porteño de Mauricio Macri sin pedir autorización al Ejecutivo capitalino, en un abierto desafío a la política anunciada para poner límites a la protesta callejera en la ciudad de Buenos Aires.

Hasta las primeras horas de esta tarde no se habían registrado incidentes y ningún funcionario de la administración macrista había definido su posición frente a la marcha piquetera, que se produjo días después de que el fiscal general porteño, Germán Garavano, anticipara que se sancionará a aquellos dirigentes que organicen movilizaciones sin pedir permiso al gobierno de la Ciudad y obstruyan el tránsito.

 Pese a que ayer el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, avisó que si Castells violaba el Código Contravencional en este tema iba a tener que vérselas con la Justicia local, Castells marchó con su agrupación desde Constitución hacia la Plaza de Mayo, sin solicitar el correspondiente permiso. “No le vamos a pedir permiso a un burócrata del Estado que jamás luchó por la democracia”, advirtió a primera hora el líder del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD) desde la estación ferroviaria de Constitución, donde por unos minutos bloqueó las boleterías, y así permitió que algunos pasajeros viajaran gratis.

Castells insistió en sus ataques al jefe comunal: “Sería el colmo que Macri nos venga a robar a los pobres”, alertó. El dirigente comentó que “un funcionario judicial”, presuntamente de la “Fiscalía contravencional”, se acercó esta mañana y le advirtió a su agrupación que habría multas de 250 pesos a mil y arresto entre 10 a 30 días si no se respetaban las normas porteñas para marchar. “Ya le hemos avisado que la asamblea decidió que no se les da un centavo”, enfatizó y agregó que “trabajo comunitario hacemos todos los días”. 

La marcha se realizó en medio de un amplio operativo de seguridad, y generó problemas en el tránsito, pero no incidentes. (DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario