Política

Carlotto pidió investigar la actitud del represor Miguel Etchecolatz

Lesa humanidad. El represor desplegó un papel con el nombre de Julio López y la palabra “secuestrar” mientras se leía su segunda condena a cadena perpetua.

Miércoles 29 de Octubre de 2014

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, pidió ayer que se investiguen los motivos por los cuales el ex policía Miguel Etchecolatz escribió en un papel “Jorge Julio López” y la palabra “secuestrar” durante la audiencia judicial en la que se le leyó una condena en su contra, y afirmó que esa conducta del represor es “una ofensa”.
  “Fue un acto de provocación y una especie de amenaza  porque mirándonos él exhibía el título de honor que debe tener por la desaparición de una persona que lo llevó a una condena perpetua. Este acto público que fue realizado frente a los jueces no debe dejarse pasar como si nada”, sostuvo la dirigente defensora de derechos humanos.
  Para Estela de Carlotto, “la Justicia debe investigarlo e interrogarlo para ver qué quiso decir, por qué exhibió con cara amenazante el nombre de una persona victimizada y desaparecida en democracia que todo el país está buscando”, en alusión a Jorge Julio López, testigo clave en el juicio contra Etchecolatz.
  Etchecolatz fue mano derecha de Ramón Camps, ex jefe de Policía de la provincia de Buenos Aires durante la última dictadura, y ya había recibido la pena máxima en 2006. El represor fue el primer condenado en los juicios realizados con la apertura de las causas judiciales, tras la derogación de las leyes de obediencia debida y punto final.
  Durante ese proceso, Julio López brindó un testimonio clave para la investigación, tras lo cual, el 18 de septiembre de 2006, desapareció cuando se dirigía a la lectura de sentencia sin que hasta el día de hoy se tenga información alguna sobre su paradero.
  En ese contexto y tras la última audiencia en contra de Etchecolatz, la familia de López pidió a la Justicia que investigue qué mensaje quiso dar con ese papel, que tras la audiencia el represor se llevó a la cárcel, y por eso mantendrán una reunión con el fiscal federal Marcelo Molina el jueves.
  “Es una ofensa a todos los argentinos. Estos asesinos toman esta posición de arrogancia y de insultarnos. Están condenados de por vida anteriormente, así que no les puede afectar esta nueva prisión a perpetua”, aseveró Carlotto.

Un fiscal ya trabaja en el caso. En tanto, el fiscal Hernán Shapiro, integrante de la Unidad Fiscal Federal de La Plata, investigará el enigmático mensaje de Etchecolatz. “Le pedí al Tribunal Oral Federal presidido por el juez Carlos Rozanski que diera una pronta respuesta y que precise no sólo el contenido exacto del escrito sino también las filmaciones que registraron los movimientos de Etchecolatz durante la audiencia” del pasado viernes, afirmó Shapiro.
  De acuerdo a una secuencia fotográfica, el represor ingresó al Tribunal con el papel entre sus manos, y sólo lo desplegó minutos antes de finalizar la lectura del veredicto. “Esperamos que el informe esté en las próximas horas para tener una mayor precisión sobre qué medidas tomaremos en lo judicial”, aseveró Shapiro.

Indagarán a carceleros. Respecto de la desaparición Jorge Julio López, los fiscales de la Unidad que investiga los crímenes del terrorismo de Estado en La Plata, Marcelo Molina y Juan Martín Nogueira, pidieron la declaración indagatoria a siete miembros del Servicio Penitenciario Federal.
  La familia de López también pidió ante el Juzgado Federal Nº1 realizar un “cepillo”, que en la jerga judicial supone una revisión a fondo con cotejo de huellas entre los cadáveres NN de las morgues de la provincia de Buenos Aires.
  La familia del testigo López formuló este pedido hace tres días, luego de que el miércoles de la semana pasada fuera exhumado en el Cementerio de la Chacarita el cuerpo del adolescente Luciano Arruga, quien estuvo desaparecido desde 2009, enterrado como NN y cuya familia señala que fue víctima de la Policía Bonaerense.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario