Política

Caos en Río Gallegos, donde vota la presidenta

Se agravó el conflicto con los trabajadores municipales, en lucha desde hace 130 días. Berni monitorea el operativo de seguridad

Sábado 08 de Agosto de 2015

Los trabajadores municipales de Río Gallegos agravaron ayer las protestas tras rechazar el pedido para levantar las medidas de fuerza y al no obtener una propuesta salarial tras más de 130 días de protesta, a sólo 48 horas de las Paso, en la ciudad en la que votará la presidenta Cristina Fernández.
  La decisión la llevó adelante el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (Soem) tras un encuentro con autoridades municipales en la Secretaría de Trabajo, mientras el intendente interino, Pablo Grasso, aseguró que “no vamos a permitir extorsión”.
  A dos días de las primarias, la protesta recrudeció y hasta aquí llegó el secretario de Seguridad, Sergio Berni, para monitorear el operativo de seguridad previo a la votación de la presidenta, quien tiene previsto viajar hoy hacia Santa Cruz para votar mañana y ese mismo día retornar a Buenos Aires.
  Además de Cristina, en Río Gallegos votarán Máximo Kirchner, precandidato a diputado nacional, y el postulante a vicepresidente por el Frente para la Victoria Carlos Zannini.
  Estos días, los domicilios de la jefa de Estado, el líder de La Cámpora y el secretario de Legal y Técnica estuvieron custodiados por miembros de Prefectura, Gendarmería y policía provincial, mientras que el mausoleo en el que descansan los restos del ex presidente Néstor Kirchner estuvo vigilado por gendarmes.
  Ayer, los trabajadores quemaron cubiertas frente al Palacio Comunal y pintaron las paredes con la consigna del 15% de reajuste salarial y agravios al jefe comunal. Además, interrumpieron los accesos a los corralones y el vaciadero municipal. Ocurrió luego de rechazar la propuesta municipal de un pago en negro de 500 pesos con la posibilidad de sumarla a los básicos desde septiembre.
  En tanto, la policía custodiaba el acceso al municipio y durante el mediodía realizaron un cordón con personal de Bomberos para permitir que trabajadores que se presentaron a trabajar puedan salir del edificio mientras los manifestantes los insultaban.
  El intendente Grasso afirmó en conferencia de prensa: “Presentamos una denuncia por privación ilegítima de la libertad y vamos a descontar de la cuota sindical los daños que provocaron en el edificio comunal”.
  Grasso sostuvo que “nos pidieron recortes de horas extras y las llevamos al 50%, eliminamos los gastos en publicidad, emolumentos y debemos afrontar en agosto el 9,5% de aumento del 26,5 que se acordó de incremento para este año”. También acusó a los trabajadores de “ser en su mayoría militantes del radicalismo”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario