Política

Cano retiró los fiscales y denunció al Correo y a la Junta Electoral

Decisión 2015. El candidato de la oposición tucumana dijo que la autoridad del escrutinio no garantiza la transparencia. Crece el escándalo en la provincia.

Viernes 11 de Septiembre de 2015

El candidato a gobernador de Tucumán por Acuerdo para el Bicentenario (APB), José Cano, retiró a sus fiscales del escrutinio definitivo de las elecciones provinciales, al tiempo que desde ese frente opositor se presentó una denuncia penal contra la Gendarmería Nacional, el Correo Argentino y la Junta Electoral Provincial (JEP).

"Decidimos retirar nuestros apoderados (Alvaro Contreras y Daniel Ponce) porque la Junta Electoral Provincial no garantiza en absoluto la transparencia del sistema electoral, porque es parte de este sistema corrupto", anunció Cano tras confirmarse que habían desaparecido las imágenes de las cámaras instaladas en el recinto donde se lleva a cabo el recuento de votos.

Desde el gobierno nacional respondieron que la denuncia por la pérdida de los videos es "otro intento por deslegitimar" las elecciones en esa provincia que se llevaron a cabo el pasado 23 de agosto.

El escándalo que rodea a las elecciones de Tucumán tuvo un nuevo capítulo cuando Cano anunció: "No vamos a seguir participando de un escrutinio definitivo en el que no se abren las urnas y se cometió un fraude electoral, fundamentalmente en las categorías de gobernador y vice".

Secundado por su compañero de fórmula, el peronista disidente Domingo Amaya, el diputado radical cargó contra el secretario de la Junta Electoral, Darío Almaraz, a quien calificó de "chanta", al tiempo que aseguró que "el responsable absoluto de todo lo ocurrido es la JEP y su titular, Antonio Gandur".

Incluso, Cano denunció que "el escrutinio definitivo está sometido a las decisiones de la Justicia, el proceso electoral está en manos del Poder Judicial".

En cuanto a la desaparición del video que supervisa el recinto del escrutinio, el candidato definió como "escandaloso" lo ocurrido, y protestó porque "se contrató a una empresa fantasma de Santiago del Estero, de un joven (Francisco Jiménez) que trabaja en la tesorería de la Casa de Gobierno, que no tiene antecedentes de haber prestado este servicio".

La decisión de la conducción del APB de retirar a sus fiscales no alcanza a las decenas de acoples que la integran, que mantendrán sus fiscales para supervisar el escrutinio ante la posibilidad de alcanzar bancas en juego en la Legislatura y los concejos deliberantes.

En ese contexto, el ex legislador radical de Tucumán Juan Roberto Robles presentó ante la Justicia federal, en nombre del APB, una denuncia penal contra las autoridades de la Gendarmería por ser los responsables de la custodia y del traslado de las urnas, y el Correo, por haber tenido a cargo el escrutinio provisorio.

En particular, el abogado cargó contra los funcionarios de la Junta Electoral Darío Almaraz y Alfredo Iramain, a quienes sindicó como partícipes de una organización "criminosa" destinada "a violentar la voluntad de los ciudadanos" en la comisión del fraude electoral, por lo que pidió la detención e incomunicación de ambos. La demanda también alcanzó a Francisco Jiménez, titular la empresa Info FOJ, que proveyó el sistema de video que fue dañado.

En su presentación, Robles los responsabilizó de los delitos de asociación ilícita, atentado al orden constitucional y a la vida democrática y de otros contra la administración y la fe pública, la violación de los deberes de funcionario público y el ataque a la ley de defensa de la democracia, por el desarrollo de los comicios y del escrutinio en la provincia.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, respondió por el robo de las imágenes del escrutinio tucumano y advirtió que "querer asignarle valor a un video es otro intento por deslegitimar las elecciones; con eso no se sacan resultados, se sacan con las actas", chicaneó.

"No me ocupo de los videos, me ocupo de la elección, y la elección se hizo en perfectas condiciones, sin una denuncia de fraude", evaluó el jefe de los ministros en su habitual contacto con la prensa en la Casa de Gobierno.

"Manzur ganará por más de 100 mil votos"

El gobernador José Alperovich dijo que "hay que confiar en la honorabilidad de la Junta Electoral" y elogió al presidente del órgano fiscalizador, Antonio Gandur.

Alperovich definió a Gandur como un "hombre de bien, que va a hacer las cosas justas", afirmó que respaldará plenamente la honorabilidad de la junta y solicitó, una vez más, respetar la voluntad de los votantes.

"No les mientan a los tucumanos, porque hay mucha gente que votó por (José) Cano, pero también hubo más que votaron por (Juan) Manzur. La fórmula Manzur-Jaldo va a ganar por más de 100.000 votos. Hay que respetar la voluntad popular y, por supuesto, respetar a la Justicia".

El candidato por el Frente para la Victoria, Juan Manzur, se imponía al cierre de esta edición por menos de dos puntos sobre el radical Cano, según el último parte dado a conocer por la Junta Electoral Provincial.

Con el 67,90 por ciento de las mesas escrutadas, de un total de 3.601, el ex ministro de Salud obtenía 317.065 votos, lo que representaba el 46,40 por ciento de los votos, frente a 304.510 sufragios, lo que representaba el 44,57 por ciento del diputado radical.

El escrutinio definitivo, que se extendería hasta el próximo 15 de septiembre, continúa en el distrito del Oeste, en medio de denuncias por la pérdida de material fílmico de las cámaras de seguridad que controlan el lugar donde se alojan las urnas (ver aparte).

El recuento, que se inició el pasado 25 de agosto, contempló en primer término las mesas de la ciudad capital, actualmente se centra en la sección Oeste, y finalmente se hará un detalle global.

En tanto, el fiscal federal con competencia electoral Jorge Di Lello afirmó que con el fallo de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de Tucumán que ordena a la Junta Electoral que se abstenga de proclamar a un ganador de las elecciones a gobernador una vez finalizado el escrutinio definitivo "se descalifica al sistema para que el ciudadano ya no confíe" cuando va a votar.

"Parecería ser que en esta elección el leitmotiv de la campaña electoral es la descalificación del sistema de voto y conteo de los votos", interpretó el fiscal.

"El sistema es absolutamente seguro y se está dando que no se discute el resultado sino que se descalifica al sistema para que el ciudadano ya no confíe en que cuando vota, su voto llegue a quien quiere", amplió. Consultado sobre si su propuesta es abrir las urnas, respondió: "No, yo no hago amagues, digo lo que pienso. Y soy absolutamente minoritario en esa posición".

Admiten daños en las cámaras

El dueño de la empresa proveedora de las cámaras que debían vigilar el ingreso de las urnas al  edificio de la Junta Electoral de Tucumán confirmó que hubo daños  en los discos rígidos donde se guardaron las imágenes, aunque  aseguró que no sabe qué es lo que se perdió porque el monitoreo está a cargo de la Junta Electoral. “A mí me contratan para ir y poner las cámaras, nada más. No es que yo tengo que hacer el control del monitoreo. Eso lo tendría que haber hecho la gente de la Junta Electoral que estaba a cargo”, señaló Francisco Jiménez, propietario de la empresa Info FOJ, y explicó que instaló las cámaras el 21 de agosto, dos días antes de los comicios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS