Política

Cambian a toda la cúpula de las Fuerzas Armadas

Nuevo ministro, nuevas jefaturas en las Fuerzas Armadas. El gobierno nacional decidió ayer relevar a la conducción completa de las tres fuerzas y del Estado Mayor Conjunto. Fueron varios días...

Jueves 27 de Junio de 2013

Nuevo ministro, nuevas jefaturas en las Fuerzas Armadas. El gobierno nacional decidió ayer relevar a la conducción completa de las tres fuerzas y del Estado Mayor Conjunto. Fueron varios días previos de trabajo arduo, donde hubo permanente contacto entre la comandante en jefe las FFAA, la presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner, y el flamante titular de Defensa, Agustín Rossi.

"Se cumplen etapas, se terminó un ciclo", comentaban ayer en el Edificio Libertador, donde tiene su despacho el santafesino.

Por extensión y volumen, los cambios que decidió Cristina e implementó Rossi son los más importantes en los 10 años de kirchnerismo.

El general de brigada Luis María Carena asumirá en reemplazo del brigadier general Jorge Alberto Chevalier en la cúspide del estratégico Estado Mayor Conjunto. En este caso se reemplaza a un hombre que se mantuvo en el cargo desde el inicio del ciclo kirchnerista. La propia presidenta le indicó ayer a Rossi que le haga llegar su agradecimiento al funcionario relevado.

A su vez, como jefe del Estado Mayor General del Ejército asumirá el general de división César Milani, reemplazando al teniente general Luis Alberto Pozzi.

Por su parte, el contraalmirante Gastón Fernando Erice reemplazará al almirante Daniel Alberto Enrique Martin en la Jefatura de la Armada.

Finalmente, el brigadier mayor Mario Miguel Callejo asumirá al frente del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea en reemplazo del brigadier general Normando Costantino.

La renovación de las cúpulas militares forma parte de procesos naturales, aunque su intensidad y oportunidad posibilita interpretaciones políticas. En el entorno del flamante ministro vivieron los cambios como un notable respaldo de la presidenta, una ratificación de mando de la nueva gestión, que ahora —especulan— encontrará más aceitado el camino para nuevas metas y objetivos que necesariamente se plantean en la etapa que se inicia.

Por los demás, y tal cual funciona el orden jerárquico en las fuerzas, las promociones hacia arriba de nuevas jefaturas implicarán en este caso un importante número de pases a retiro de altos mandos militares. Si bien no fue confirmado, las primeras estimaciones hablan de 30 pases a retiro.

El otro impacto no menor que provocan las promociones masivas refiere al cambio generacional en las cúpulas. Progresivamente, los hombres que tuvieron alguna posición de mando —intermedio— en las FFAA del golpe del 76 y durante la dictadura ya han quedado en la práctica fuera de las fuerzas. "Permanecen aquellos que no superaban los veinte y pico" durante los años de plomo, evaluaban ayer en el piso 11 del Edificio Libertador.

Las nuevas conducciones fueron elegidas tratando de fortalecer el nuevo perfil que en esta etapa se le intentará dar a las FFAA, y en línea con las dos nuevas secretarías: Ciencia y Técnica para la Producción y Coordinación Militar para la Emergencia.

El otro rasgo distintivo de esta nueva renovación de cúpulas militares es que no ocurre para resolver una crisis. No se trata de una tradicional purga para desplazar jefes que hayan producido algún hecho político negativo. Tal cual sucedió infinidad de veces en 30 años de democracia.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario