Política

Cachi Martínez cargó contra Obeid y el Lole

“Lo mejor que le hubiese podido pasar al justicialismo es que (Jorge) Obeid aceptara la embajada en Cuba”, disparó Oscar Cachi Martínez, el titular de “Santafesino ciento por ciento”, que en las últimas elecciones compitió por la Intendencia de Santa Fe por fuera del Frente para la Victoria (FPV).

Martes 01 de Enero de 2008

“Lo mejor que le hubiese podido pasar al justicialismo es que (Jorge) Obeid aceptara la embajada en Cuba”, disparó Oscar Cachi Martínez, el titular de “Santafesino ciento por ciento”, que en las últimas elecciones compitió por la Intendencia de Santa Fe por fuera del Frente para la Victoria (FPV). Dijo que en las últimas gestiones, el justicialismo “gobernó para parientes y amigos”, y tildó a Carlos Reutemann y a Obeid como “dinosaurios que no entendieron que llegó la era del hielo”, a quienes “hay que jubilar”.
  En declaraciones radiales, Martínez dijo que “en el contexto nacional hay un justicialismo que entusiasma, que invita a soñar, con crecimiento económico sustentable”. En cambio, prosiguió, “el de la provincia lamentablemente hace rato que no representa un modelo de esfuerzo, sino todo lo contrario, es un sistema conservador, basado en la vieja fórmula de construcción política de entrega de bolsones, de comercio de cargos políticos”. Puso como ejemplo “cuando el entonces gobernador Obeid trocó la impunidad de (el anterior intendente de Santa Fe, Carlos) Balbarrey por una concejalía para su propia hija” Alejandra.
  En las últimas elecciones, Martínez decidió no competir en la interna del FPV contra Balbarrey, alineado con Rafael Bielsa, ni Miguel Paulón del sector de Agustín Rossi, e ir solo por fuera de la estructura del oficialismo. Esta actitud fue clave en el triunfo de Mario Barletta del Frente Progresista ya que el peronismo dividió fuerzas y votos. “Si el peronismo va dividido por el medio se cuela un tercero”, había presagiado oportunamente Reutemann, y así fue. Martínez sacó el 25% de los votos, Balbarrey el 31% y Barletta casi el 33%.
  Cachi aclaró que la fuerza que conduce “no reniega de su pertenencia al justicialismo, pero sin identificarse con los últimos gobiernos” de ese signo. Ahora quiere la renovación del peronismo provincial: “Néstor Kirchner no necesita el apoyo ni de Reutemann ni de Obeid para consolidar su liderazgo que construyó al haber sacado a la Argentina de un pozo y encarrilándola hacia un camino de crecimiento. Obeid hubiese hecho un gran favor al PJ provincial de haber aceptado la embajada en Cuba”, ironizó.
  En cambio, mostró su simpatía por Alberto Spinozzi, Agustín Rossi u Omar Perotti, quienes “representan una nueva clase dirigente, pero deben emprender el desafío de otorgar el carnet de jubilados a quienes no se quieren jubilar”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario