Política

Cabral insistió con que la muerte de Nisman fue un "crimen pasional"

El senador kirchnerista, que fue citado a declarar por la fiscal Viviana Fein, adelantó hoy que mantendrá todo lo que dijo que en los medios respecto del deceso del exfiscal de la Amia.  

Miércoles 25 de Febrero de 2015

El senador kirchnerista Salvador Cabral insistió hoy en su teoría acerca de que el fiscal federal Alberto Nisman fue víctima de un “crimen pasional homosexual” y anticipó que ratificará sus dichos ante la fiscal Viviana Fein, quien lo citó para ampliar sus polémicas afirmaciones a la prensa.

“Voy a mantener todo lo que dije en los medios”, adelantó el legislador oficialista por Misiones, al afirmar que tiene “pruebas” de sus expresiones de la semana pasada, en las que involucró en la desaparición de Nisman a Diego Lagomarsino, el experto en informática que le prestó al fiscal el arma que terminó con su vida.

En diálogo con Perfil.com, Cabral confirmó que brindará su testimonio ante Fein por escrito, posteriormente enviará una copia a cada senador y que luego de los 30 días de secreto de sumario lo publicará a través de una solicitada en un matutino porteño.

Cabral, quien puntualizó que aún no recibió las preguntas de la fiscal, generó estupor en la sociedad al aventurar que Nisman fue víctima de un “crimen pasional homosexual”. “La tesis que se desprende es que ése fue un crimen pasional homosexual donde el marido, digamos así, que es el flaquito que le llevó la pistola (en referencia a Lagomarsino), lo encontró en situaciones amorosas al muerto y le pegó un tiro en la cabeza amorosamente”, había deslizado el senador días atrás.

En sus declaraciones de hoy, Cabral evitó relacionar directamente al colaborador de Nisman en este tema, como sí lo había hecho en sus primeras expresiones: “No sé si habrá sido Lagomarsino. Lo único concreto es que hay una arma y un joven, sin los cuales el delito no existía”.

“Todas las pruebas las verás por escrito. Ya te vas a sorprender”, aseguró al periodista que lo entrevistó hoy. Cabral, que había hablado de una “festichola”, abonó las impresiones en ese sentido que aportó la testigo Natalia Fernández, presente en el departamento de Nisman en Puerto Madero durante el procedimiento judicial y policial realizado, tras ser hallado el cuerpo sin vida en el baño.

"Es un cadáver que la mafia, los servicios le tiraron al Gobierno encabezado por (el ex espía Antonio) Stiuso, creyendo que con eso se iba a producir una crisis política de mayor profundidad que no se produjo", lanzó Cabral

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario