Política

Botnia insiste: "El impacto al medio ambiente es mínimo"

Botnia ratificó ayer su voluntad de recibir a los asambleístas de Gualeguaychú para explicar su posición, que indica que la planta tendría un “impacto mínimo” en el medio ambiente. La pastera organizó ayer la primera visita para periodistas argentinos desde que el 9 de noviembre pusiera en funcionamiento su enorme planta industrial en la costa oriental del río Uruguay.

Miércoles 23 de Enero de 2008

Botnia ratificó ayer su voluntad de recibir a los asambleístas de Gualeguaychú para explicar su posición, que indica que la planta tendría un “impacto mínimo” en el medio ambiente. La pastera organizó ayer la primera visita para periodistas argentinos desde que el 9 de noviembre pusiera en funcionamiento su enorme planta industrial en la costa oriental del río Uruguay.
  El gerente de la planta, el finlandés Sami Saarela, aseguró “no tengo ningún problema en sentarme a discutir” con los asambleístas, a la vez que lamentó que por el conflicto entre ambos países “no se pueda aprovechar del conocimiento y capacidad de los argentinos”.
  La gerenta de comunicaciones, Florencia Herrera, ratificó la voluntad de Botnia de “recibir al grupo de técnicos de la Asamblea”, una iniciativa que fue rechazada días atrás. En cuanto a la violación del Tratado del río Uruguay que denunció la Argentina, reiteró que desde la empresa “cumplimos” con los requisitos que le impuso “un país con Estado de derecho” (Uruguay), y destacó que “no podemos opinar sobre el conflicto”.
  La ejecutiva evitó asumir una posición sobre un eventual juicio desfavorable a Uruguay en La Haya porque “no podemos dar una opinión política”. Tampoco quiso pronunciarse sobre los juicios —uno penal por tentativa de daño ambiental iniciado por el gobierno entrerriano y otro civil del balneario Ñandubaysal de Gualeguaychú— porque “no hemos recibido ninguna notificación”.
  Si bien las chimeneas de Botnia no lanzan gran cantidad de humo, se siente claro el olor a “coliflor hervido”, como lo llaman en Gualeguaychú. El paseo finalizó con algunos periodistas con un dejo de picazón en la garganta y la nariz, aunque luego de haber ingresado en los recintos cerrados donde se seca la pasta.
  Sólo unos 35 empleados manejan la producción en turnos de 8 horas, las 24 horas del día, casi todos ingenieros y técnicos especializados que controlan las máquinas. Actualmente, Botnia produce a “más de un 70% de su capacidad”, con “picos diarios de más del 90%”.
  El gerente de Medio Ambiente, Gervasio González, ratificó que en Fray Bentos se cuenta con “la mejor tecnología disponible en la Unión Europea” y destacó que se están llevando a cabo monitoreos tanto de parte del órgano ambiental uruguayo, Dinama, como de la propia firma. González admitió que los posibles efectos nocivos “no son inmediatos”, y negó posibles efectos acumulativos.
  Fray Bentos tiene sus negocios alicaídos desde que Botnia finalizara su construcción. El lamento de los comerciantes es unánime: “Plata hicimos cuando la estaban construyendo”, pero no ahora.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario