Política

Bonfatti afirmó en India: "no nos desvela la reforma de la Constitución santafesina"

El gobernador se explayó sobre el tema político más ambicioso. Admitió que le gustaría lograr consenso para adecuar la Carta Magna pero evitó opinar sobre los cambios que propiciaría.

Domingo 23 de Febrero de 2014

Después de haber cerrado el proceso que llevó seis años y terminó con la reforma del sistema penal en la provincia, el gobernador Antonio Bonfatti quiere iniciar otra cruzada: dar los primeros pasos para la reforma de la Constitución provincial. No lo alienta nada personal. Ya ha dicho que no busca su reelección porque juró con la Constitución que lo prohíbe. Pero igual quiere remar contra la corriente. Con apenas tres diputados propios y un solo senador, parece una tarea ciclópea. Pero como está convencido de que si construye consenso la reforma podría salir en un año, se cuida de no mezclar sus opiniones personales para no condicionar el debate de los partidos políticos. Por eso en un reportaje con los periodistas que cubrieron su gira por la India se abstuvo de decir qué cambios le gustaría ver concretados. Se conforma con ser quién dé el puntapié inicial, el que arme la mesa para la discusión de los partidos políticos. Y así, su definición más repetida en la nota es que no hay plazos, aunque íntimamente crea que será difícil que pueda dejar en diciembre de 2015 una nueva Carta Magna.

—¿En qué orden de prioridades está la reforma de la Constitución para su gobierno?

—No se trata de cuando es un tema y cuando es el otro. Tenemos que gobernar la coyuntura, pero la responsabilidad del gobierno es siempre tener una mirada de largo alcance. Hay que prever siempre de antemano, tratar de adelantarse a los hechos. Este tema de la reforma no nos desvela, pero a la vez creo que Santa Fe merece que se adecúe a los nuevos tiempos. Ha cambiado mucho desde el año 62. Pero no tenemos plazos. Simplemente el gobierno abre un canal de diálogo. Serán los partidos políticos los que tendrán que tomar la decisión porque son los que tienen los votos en la Legislatura. Nosotros hemos planteado si hay voluntad o no hay voluntad de reformar. El gobierno abre un puente al convocar a los partidos en una mesa, sin plazos. Así se hizo con la reforma penal en la provincia, que se logró después de seis años. Nos parece que sin plazos podemos convocar a la sociedad civil, a los constitucionalistas, e ir avanzando en un acuerdo donde todos seamos parte. El papel del gobierno no es ser parte, más allá de propiciar algunos aspectos. Tendemos una mesa y son los partidos los que se tienen que plantear lo que se quiera reformar. El gobierno no es el que hace la reforma.

—¿Qué sensación le dejó la ronda de diálogo con los partidos?

—Cuando convocamos desde el gobierno a los partidos a expresar la voluntad o no de la reforma no podemos comenzar a hablar de la Constitución en sí misma. No está en juego acá si el Consejo de la Magistratuta va a estar en la Constitución o no. Simplemente decimos ¿hay voluntad?, convocamos a una mesa y que lleve el tiempo que sea necesario, pueden ser seis meses, un año, dos años, tres años o cuatro años. Si hay voluntad creo que se puede avanzar.

—¿Cómo ve la posibilidad de que la reforma pueda salir después de que termine su mandato?

—Creo que a los tres millones doscientos mil santafesinos en su conjunto les conviene tener lo antes posible una nueva Constitución. La gente me dirá para qué. Bueno, para que se consagren derechos, nada más y nada menos. Para darle más fuerza es mejor que tengan rango constitucional a que salgan por una ley. Hay cosas que se pueden cambiar por una ley o por un decreto, por ejemplo el Consejo de la Magistratura, por el hecho que la Justicia tiene que resguardar su independencia. Si se demora más o menos tiempo no importa. Nosotros hubiéramos querido que la reforma penal en la provincia hubiera sido zanjada en todos los aspectos en un año, pero hay que consensuar, hay muchos actores, la Justicia, la Legislatura, y recién llegamos a ponerla en marcha el 10 de febrero de este año. No hay plazos acá.

—¿Y el tema de las reelecciones? Hoy la provincia no la tiene y en cambio un senador puede ser reelecto indefinidamente. A la vez, el mandato de dos años de los presidentes comunales es muy corto. ¿Eso tiene que ser modificado?

—Hay que abrir la Constitución en todos sus artículos y que cada cual expresar lo que le parece. Me han preguntado y he expresado mi opinión personal. A partir de ahora no voy a plantear más eso porque creo que el gobernador no tiene que hacerlo. Serán los partidos políticos los que se expresen.

—¿Ha pensado qué será de su futuro político después del 2015?

—Estamos muy ocupados en gobernar en las dificultades, tratando de que todos los sectores tengan una contención, en cumplir con nuestro mandato del plan estratégico, en cómo hacemos para integrar más la provincia, para que la inclusión social sea cada día más una realidad, fortalecer las economías para el desarrollo. Esto es lo que nos desvela todos los días.

—¿Y qué será del futuro político del Frente Progresista?

—Seguir gobernando esta provincia.

—¿Sin internas?

—Siempre hemos propiciado el consenso, pero si no lo hay, habrá internas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS