Elecciones 2017

Boasso: "Nunca tuve tantos palos en la rueda y vinieron todos de los propios"

El concejal rosarino dijo que fue proscripto por Cambiemos, pero renovó su adhesión a Macri. Por primera vez desde 1993 no revalida una banca

Lunes 23 de Octubre de 2017

Tras más de dos décadas de poner el cuerpo en cada contienda Jorge Boasso estará por primera vez fuera de un cuerpo legislativo. Desde 1993, cuando debutó en un asiento en el Concejo Municipal de Rosario, revalidó con los votos cada intento de retener su banca. Ahora, por primera vez desde entonces, se quedará sin derecho a un escaño. Se lo aguantó con temple de los que están habituados a dar y recibir golpes. Pero dirigió su bronca contra los que, como él, están con Mauricio Macri. "Nunca en mi vida política, que es larga, tuve tantos palos en la rueda como en esta oportunidad. Y todos provinieron de los propios. No de los ajenos", dijo.

Era empinada la cuesta que Boasso se propuso escalar a principios de año. Aspiraba a competir en una interna de Cambiemos apostando a que su popularidad, en especial en la mayor ciudad de la provincia, lo catapultara al tope de la boleta del macrismo en Santa Fe. Pero hace tres meses la junta electoral de la coalición oficialista lo marginó de la competencia por problemas con sus avales. El histórico concejal rosarino denunció entonces que lo desplazaban para impedirle un triunfo interno y señalaba al intendente santafesino José Corral como ideólogo. Pero no desensillló y se inscribió con Unite, un sello anotado por el ex edil José Bonacci, con el que pasó el examen de las primarias con 111 mil apoyos.

Llegó a la elección general de ayer con la expectativa de poder arañarle votos a la lista oficialista de Albor Cantard. Pero no fue posible. ¿Qué ocurrió? "Lo que pasó es que vino un tsunami. Y uno ni siquiera con patas de rana se salva. Aprendimos nado en aguas turbulentas pero no fue suficiente. Necesitábamos sumar algunos votos a los que sacamos en las Paso para entrar al Congreso. Y no pasó", dijo con el oficio mordaz que adquirió en décadas de gimnasia política. En realidad su lista perdió casi 35 mil votos desde agosto pasado.

"Creí que solo podría mucho más que lo que finalmente se dio. Pero si hubiera competido dentro de Cambiemos podría haber llevado la marca con el mismo derecho que Cantard. Me hicieron la proscripción más grande en la historia de la provincia. No es una exageración. Pero lo supero a partir de esta noche", le dijo a este diario.

Afirmó que fue literal: Boasso contra el mundo. "En política son importantes las estructuras, los aparatos, las colectoras. Y en más de 300 localidades de la provincia de Santa Fe yo no tuve nada de eso. Tuve un equipo de espectaculares colaboradores pero la provincia es muy grande y fuimos un equipito".

Hace un par de meses declaró que no le gustaban los cargos ejecutivos. Que su adrenalina lo empujaba a conquistar cada puesto poniendo la cara por los porotos ¿En dónde quedará ahora? Según aseguró, respaldando al oficialismo, desde afuera. A modo de inventario recordó ser el primer radical en Cambiemos. Haber sido candidato de Macri en Santa Fe a vicegobernador junto a Miguel del Sel en 2015. "A partir del 10 de diciembre apoyaré como un ciudadano más. Mi vida va a seguir igual. Esto no es el fin del mundo. El presidente tendrá mi apoyo en el lugar que me toque ocupar. Cambiemos puede gobernar la provincia. Pero de ahí a quién va a ser el conductor está mucho por verse".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario