Política

Boasso dijo que "por los subsidios, los senadores se convirtieron en jeques árabes"

En una entrevista con LaCapital, el candidato a vicegobernador demuestra que con él no hay demasiado espacio para discursos edulcorados ni coucheados hasta el paroxismo.

Sábado 06 de Junio de 2015

"El clientelismo político que instrumentaron los senadores provinciales no tiene parangón, se convirtieron en jeques árabes en los 19 departamentos. Por eso, en las primarias, de los 19 departamentos sólo perdieron dos de los actuales senadores", brama Jorge Boasso, candidato a vicegobernador del PRO.

En una entrevista con LaCapital, el concejal radical demuestra que con él no hay demasiado espacio para discursos edulcorados ni coucheados hasta el paroxismo. Tampoco le importa demasiado la durísima crítica hacia los senadores teniendo en cuenta que si Miguel Del Sel se convierte en gobernador él conducirá la Cámara alta. Además, asegura que el gobernador Antonio Bonfatti tiene un mensaje "fascistoide", que el vicegobernador, Jorge Henn, tuvo conductas de "traición" y que el socialismo rosarino "implosionó".

—A una semana de las elecciones, ¿cuál es la perspectiva?

—He recorrido la provincia y se amplió mi visión, mi cabeza; me enriquecí en la perspectiva de conocer experiencias en lo más profundo. Me encontré con una provincia abandonada por los 8 años de gobierno socialista, aunque nunca creí que era tanto. Me encontré con ausencia de infraestructura total producto de un presupuesto que le asigna el 96 por ciento a gastos corrientes y el 4 por ciento a inversión, lo cual es nada. Rezo cada vez que manejo —en mi auto particular, a diferencia de los socialistas que usan autos y fondos públicos para sus campañas— para poder llegar a destino. Me quedó grabada la cifra de 750 muertes por accidentes de tránsito en 2014, provincia primera en el ranking.

—La paridad entre los frentes convierte a los votos que fueron a Mario Barletta en objetos del deseo. Usted, que es radical, ¿ya sabe hacia dónde van esos votos?

—Decir que hubo paridad fue una mala lectura, el voto de Barletta fue de fuerte contenido radical que no quiere al socialismo porque está harto del uso que se hizo del radicalismo. Se votó a Barletta para ver si se le podía ganar, pero una vez que el resultado fue adverso tributará al menos en un 50 por ciento a Del Sel-Boasso. Los estoy convocando porque es gente valiosa, y hago lo que se resolvió en el comité nacional. Los que están a contramano son los radicales que se asociaron con Lifschitz, aun traicionando a Barletta. Y eso es porque van por el cargo, arreglando diputaciones provinciales o algún ministerio. No tienen vocación de poder. Por eso lo dejaron solo a Barletta, el vicegobernador lo traicionó dos veces. El que traiciona una vez traiciona mil veces.

EN_SPACEEN_SPACEEM_DASH¿Por qué dice que Henn lo traicionó a Barletta?

—Mientras Barletta escribía el nombre de Henn como primer candidato a diputado provincial, no había terminado de escribir la última "n" cuando Henn ya estaba traicionando y cruzando el charco, negociando con Lifschitz.

—Bonfatti afirmó que Del Sel no tiene ni idea de lo que dice y que ustedes son el pasado, los 90.

—Es un juicio fascistoide y elitista de Bonfatti. Ni siquiera se fijó en los gobiernos de Lula, Evo y Mujica, que no eran científicos precisamente y tuvieron gobiernos exitosos. Bonfatti dice que Del Sel no sabe lo que dice, pero yo digo que el gobernador no sabe el daño que él sí hizo con sus actos. Respecto de "los 90", nosotros representamos el cambio, y el cambio es para adelante, no significa mirar décadas pasadas. Tenga en cuenta que el 90 por ciento de la información de la humanidad desde sus orígenes se produjo hace dos años. Eso demuestra que nada es igual al otro día.

—¿A qué actos se refiere?

—Convirtió a Rosario en la ciudad más violenta e insegura del país y a la ciudad de Santa Fe con igual índice de asesinatos que México en promedio. Bonfatti es corresponsable de que las rutas en Santa Fe sean una trampa mortal, de que el gobierno esté ausente en el acompañamiento a la producción y la industria. Y es corresponsable de que en muchos lugares la salud esté abandonada a la buena de Dios. Desde el 10 de diciembre comienza el acto de refundación de la provincia de Santa Fe.

—Usted ha hecho política siempre en Rosario. ¿Por qué pagó semejante costo político Fein si la responsabilidad por la seguridad es de la provincia?

—Porque la gente vio que Fein es del mismo partido del que tiene la mayor responsabilidad con la inseguridad: el gobernador. Y porque no lideró la lucha contra la inseguridad; se quedó callada. En el norte se quejan de los socialistas porque dicen que lo único que atendieron es Rosario, pero yo les dije que en parte tenían razón. Porque, paradojas de la vida, les implosionó Rosario. La ciudad a la que el gobierno provincial le asignó la mayor cantidad de recursos, les implosionó.

—¿Gana Anita en Rosario?

—Sí. Gana Anita, gana el PRO. Ganamos la provincia y la ciudad.

—¿Cómo y con quiénes va a gobernar el PRO la provincia y Rosario siendo un partido nuevo?

—Con grandes equipos que están trabajando en la Fundación Pensar, que trabaja en Rosario y Santa Fe, y nos nutrimos también de Buenos Aires. Somos objetos de campañas basura, pero aclaro que los técnicos nos suministran sus propuestas pero pasan por el tamiz político nuestro. Decimos qué va y qué no va.

—¿Y usted como dirigente rosarinos va a participar del gobierno de Anita Martínez si es que gana?

—Si Anita necesita de mi consejo con gusto se lo daría. Le daré mis impresiones y sugerencias. Lo mismo haré a nivel provincial. El vicegobernador tiene una carga que es presidir las sesiones del Senado.

—No va al Senado sólo para tocar la campanilla.

—Es que el vicegobernador es el Ejecutivo provincial, puede participar de las reuniones de gabinete. Voy a compartir mis visiones en el gabinete, debatiré con Del Sel y los ministros. Trataré de convencer a Del Sel de mis proyectos.

—Casi lo único que trascendió del Senado son los subsidios jugosísimos que cobran y de los cuales usted fue muy crítico. ¿Si es vicegobernador se terminan los subsidios?

—Son aprobados por ley. Soy, fui y seré crítico, pero con razón. A ver, ¿la población sabe que cada senador tiene 960 mil pesos por mes para distribuir a quién quiere y donde quiere?

—La mayoría no lo sabe.

—Bien, que lo sepa.

—¿Y qué hará?

—Lo primero que voy a proponer es transparencia en los fondos que maneja la provincia, no sólo los senadores. Primer pretensión: publiquen en la web del Senado —lo puedo disponer como medida administrativa— dónde van los 960 mil pesos de subsidios. Hay senadores que tienen 960 mil pesos para un millón de habitantes y otros que tienen esa suma para 20 mil, departamento Garay por ejemplo. Un legislador tiene que legislar, no otorgar subsidios. El subsidio tiene que ser parte de un mecanismo dentro del Estado que ayude a personas en situación de riesgo previamente determinadas, eso es la seguridad social. Que un político maneje arbitrariamente los subsidios es clientelismo puro, comprar voluntades.

—¿Y eso ha sucedido en la provincia de Santa Fe?

—Tuvimos uno de los hechos más bochornosos de la historia política de Santa Fe. Estos subsidios nacen cuando Bonfatti pretende la reforma tributaria, que no fue reforma sino un profundo aumento de impuestos. Nacen con el aumento de impuestos y el presupuesto 2013, con el llamado fondo de fortalecimiento institucional. Lifschitz, quien predica la transparencia, no publicó a quién le otorgó los subsidios y, sin embargo, lo vi en Correa otorgándolos con una suma de 80 mil pesos. Hay un sistema tan oscuro que quiero adecentar. Y se adecenta transparentando la política. Si quieren seguir manejando subsidios, publíquenlos para que todos sepamos. El clientelismo político que instrumentaron los senadores provinciales no tiene parangón, y por eso se convirtieron en jeques árabes en los 19 departamentos, son jeques. Por eso, de los 19 departamentos sólo perdieron dos de los actuales senadores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS