Política

Binner: "Quiero remediar la ilegalidad de quitar a Santa Fe el 15% coparticipable"

Hermes Binner, candidato a senador por el Frente Progresista, sabe que transita este último tramo de la campaña electoral en un clima de apatía ciudadana por las Paso del domingo que viene.

Domingo 02 de Agosto de 2015

Hermes Binner, candidato a senador por el Frente Progresista, sabe que transita este último tramo de la campaña electoral en un clima de apatía ciudadana por las Paso del domingo que viene. Aun así, intenta insuflar ánimo para que la gente se acerque a votar y que lo haga, preferentemente, por la nómina que él encabeza. Si bien en estos comicios no se define nada, cree que una buena performance en la interna lo dejará bien posicionado para la final de octubre, en la que buscará ingresar al Senado de la Nación. “El objetivo más importante de esta campaña es reclamar por los derechos de Santa Fe”, asegura el líder socialista y ex gobernador de la provincia.

   Una vez que se cumpla con el trámite formal de las Paso, Binner enfrentará a dos candidatos de fuste: Carlos Reutemann (busca renovar su mandado en el Senado) y Omar Perotti, de excelente desempeño en las pasadas elecciones provinciales representando al peronismo. El actual diputado nacional no descarta un escenario de paridad como sucedió en los comicios a gobernador que terminaron consagrando a Miguel Lifschitz. Binner esquiva hacer comentarios insidiosos hacia sus contrincantes y trata de enfocarse en lo que hará en caso de ocupar una banca en el Senado a partir del 10 de diciembre. Dice que seguirá insistiendo desde ese lugar con la “retención injusta e ilegal” de los fondos coparticipables que le adeuda la Nación a Santa Fe, litigio que llegó hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

   —¿Cuáles son las medidas que va a impulsar en caso de llegar al Senado?

   —Vamos a trabajar en el hecho injusto e ilegal de extraerle a Santa Fe el 15 por ciento de la coparticipación federal. Se estima que la deuda es de más de 30 mil millones de pesos. Con ese dinero se podrían construir 50 mil viviendas, 20 mil centros de salud, mil escuelas. Ese dinero le pertenece a Santa Fe y es ilegal que la Nación lo retenga.

   —¿Cree que con un cambio de gobierno se puede resolver esta situación?

   —Massa lo ha expresado públicamente. Pero con Macri y Scioli no tengo ninguna expectativa.

   —¿Qué diferencia encuentra en esta campaña de las que hizo a lo largo de toda su carrera política?

   —Esta campaña esta dirigida a una parte fundamental de la Legislatura, ya que los senadores somos representantes del territorio federal. Y para mí, el objetivo más importante es reclamar por los derechos de Santa Fe. Mateo Booz decía: “Santa Fe es mi país”. Con ese precepto quiero ir al Senado, para defender los intereses de mi territorio.

   —¿Qué ve de distinto con la elección provincial?

   —Que en esa salí a acompañar a otros candidatos y ahora me toca liderar a mí una lista. Esto habla también de la coherencia de nuestro partido, porque no estamos para lograr una banca para descansar allí, sino que lo hacemos porque creemos en la política como una herramienta fundamental para la construcción de una Argentina mejor. Esta es una gran deuda que subsiste en la política, porque me acuerdo de un momento en que parecía algo extraordinario la situación de Borocotó, a tal punto que llegamos a verbalizar el término borocotización. Lógicamente que eso generó indignación: una persona que sube por un partido y termina representando a otro. Esto en la práctica se generalizó. Y nosotros necesitamos de una coherencia para poder construir.

   —¿Lo dice por Reutemann, que fue electo senador por el PJ y hoy representa al PRO?

   —Por él y por varios. Esto ya es común y no asusta a nadie. Preocupa la situación de fondo, no tanto lo individual sino lo colectivo. Es decir, qué fortaleza tienen las propuestas electorales como tales. Vemos hoy que no hay propuestas de país. Qué propuestas tienen los otros sobre la economía, la sociedad. Cómo hacemos para incluir a los excluidos, cómo hacemos para generar una política de integración para que no haya argentinos de primera y de segunda. Estas cosas representan una de las grandes debilidades como sociedad. Nos parece importante volver a tener representaciones donde las propuestas políticas tengan historia, no cambien de una elección a otra, donde los acercamientos entre los partidos sean una realidad. En este sentido, Santa Fe tiene una gran experiencia para mostrar al país, porque el Frente Progresista lleva 20 años de existencia, y de coherencia en el planteo político, económico y social.

   —¿Qué evaluación hace de los senadores que actualmente representan a la provincia?

   —Cualquiera puede ingresar a internet y mirar los proyectos que han presentado y también la viabilidad de los mismos. Esto no lo digo para encontrar culpables sino para reflexionar alrededor de la política y su entorno. Las propuestas que surgen desde alianzas transitorias no duran nada. Estamos preocupados por esto porque le quita fuerza a la representación política.

   —¿Esto que dice también vale para Rubén Giustiniani, el senador de su partido?

   —Todos debemos soportar un archivo, cosa que no es común. Pero creo que dentro del Frente Progresista hay algunos elementos que, si bien no es lo que más demanda la población, sí es lo que más nos inquieta, que es el tema de la transparencia. Nosotros no estamos de acuerdo con esto de “roban pero hacen”. Nosotros creemos en el “hacer” para mejorar a la sociedad, para generar una participación activa.

   —En las recorridas, ¿encuentra interés de la gente por esta elección?

   —Siempre en los actos que hago hay una concurrencia importante. Encontramos mucho interés...

   —Me refería más precisamente al clima electoral...

   —Se viene armando desde hace un tiempo y se va formando este clima, porque la gente va tomando conciencia en estos 30 años de democracia de que si no vota o no se interesa, otros lo hacen por uno.

   —¿Lo perjudica el hecho de que su boleta no tenga un candidato presidencial?

   —Desde el punto de vista electoral, creo que nos beneficia. Lo vemos con optimismo porque vemos cada vez más que la gente sabe votar y no se confunde. Lo hemos visto con la boleta única, donde la gente busca a quien quiere votar y ahí le pone la marca.

   —¿Cree que va a haber corte de boleta en beneficio de su candidatura?

   —Creemos que sí. La gente, cuando quiere cortar la boleta, lo hace. Ahora, si nosotros no logramos seducirla para que lo haga, eso es otra cosa. Por nuestra parte, apoyamos la candidatura de Margarita Stolbizer, pero bienvenidos sean los que quieran votar a otros candidatos a presidentes y a nosotros para legisladores.

   —¿Qué sensaciones encuentra al enfrentar por primera vez a Reutemann en una elección?

   —Es la segunda. Ya competí con él cuando fui candidato a vicegobernador del ex fiscal (Ricardo) Molinas.

   —Pero en ese caso iba en un rol más secundario. Ahora los dos van en la misma categoría (a senador) y con el contexto de una rivalidad política sostenida desde hace muchos años.

   —A mí me gusta escuchar propuestas. Cada uno tiene la oportunidad de expresarla, y tiene también una trayectoria que la gente lee. Pero gobernar es otra cosa. Hay una serie de situaciones que se han vivido en la provincia de Santa Fe que la verdad nos preocupa enormemente y sufrimos las consecuencias: la privatización del Banco de Santa Fe, las inundaciones, la venta de Aguas Provinciales, el desguace de la EPE. Todo eso tiene nombre y apellido.

   —En las elecciones provinciales hubo mucha paridad. ¿Cree que ese escenario se puede repetir en estos comicios?

   —Sí, se puede dar. Nosotros no desestimamos a nadie. No es nuestra misión debilitar a ninguno; al contrario, la democracia es así y cada dos años hay una revancha.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario