Política

Binner atacó con todo al gobierno: "Esta política va llegando a su fin"

El candidato a presidente mostró sus diferencias con la marcha de la economía nacional. Aseguró que el caso Schoklender demuestra "falta de gobernabilidad" del Poder Ejecutivo y no descartó acuerdos con sus ex socios del radicalismo "en el futuro".  

Jueves 16 de Junio de 2011

El candidato a presidente por el Frente Amplio Progresista (FAP), Hermes Binner, advirtió que el gobierno está "llegando a su fin" por sus "dificultades económicas" y no descartó acuerdos con sus ex socios del radicalismo "en el futuro".

Binner resaltó que las "diferencias" de "dominio público" para realizar una alianza con Ricardo Alfonsín "no afectan la amistad que tenemos entre partidos ni la posibilidad de que en el futuro podamos lograr algún otro acuerdo. Estuvimos trabajando (a principios de año) inclusive con los equipos de formación del programa en forma común, con los de Ricardo Alfonsín, de Margarita Stolbizer y con los nuestros en la ciudad de Buenos Aires, y a partir de allí logramos acuerdos muy interesantes".

En un raíd mediático para intentar posicionar su figura, consideró que eran "propuestas interesantes que seguramente las vamos encontrar vinculadas a los programas de ambos partidos que vamos a llevar en las elecciones" de octubre próximo.

En el marco de la campaña, el candidato presidencial endureció su discurso contra el gobierno nacional. "Lo veo con muchas dificultades económicas", advirtió Binner al referirse al Ejecutivo, para alertar luego que "hay una política económica que está llegando a su fin y que necesita ser reemplazada".

El agotamiento. El mandatario provincial argumentó que el presunto agotamiento queda de manifiesto al "recurrir permanentemente" a fondos de "la Ansés, el Banco Central o el Banco Nación", al tiempo que alertó que el gobierno kirchnerista carece de "pautas para bajar la inflación" y "generar un proceso económico confiable". En ese momento, pronosticó que "en el camino de inflación en el cual estamos, vamos a la híper. Es necesario comenzar a desinflar la inflación".

Más tarde, Binner aseveró que "hay otra forma de gobernar, con menos crispación y más seguridad jurídica", y cuestionó los escándalos por supuesta corrupción que rodean al gobierno, como el caso de Sergio Schoklender y el del Inadi. "Son producto de la falta de gobernabilidad en el país. Estos hechos están demostrando falta de conducción. Además, hay un sistema de gobierno que está terminando, que es el de la centralidad, que deriva muchas veces en excesos", puntualizó.

Buscando acuerdos. En otro orden, el mandatario santafesino advirtió que "la inflación es el problema más grave que hoy enfrenta el país" y alertó sobre el riesgo de una hiperinflación. Para evitar esta situación, dijo que "es necesario tender acuerdos entre sindicatos y patronales" y destacó que "cuanto antes comencemos una política de desinflación será más provechoso para el país".

En el palco. Cuando se le preguntó qué le va a decir a la presidenta el 20 de Junio en el palco ubicado en el Monumento a la Bandera, el gobernador socialista respondió: "Muchas gracias, porque gracias a ella y a su intervención, el 20 de Junio volvió a ser feriado".

Los dichos de Binner sorprenden porque durante el último tiempo se mostró reacio a criticar al gobierno nacional. Incluso, desde otros sectores de la oposición dijeron que su candidatura a presidente era "funcional" a la Casa Rosada. Ayer se empeñó en mostrar diferencias sustanciales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario