Política

Bignone enfrentará un juicio oral por la represión en el Hospital Posadas

El juez federal Daniel Rafecas elevó a juicio oral la causa que involucra al dictador Reynaldo Bignone, procesado por el secuestro de médicos y profesionales de la salud del Hospital Posadas, de Haedo, durante la última dictadura militar.

Sábado 31 de Enero de 2009

El juez federal Daniel Rafecas elevó a juicio oral la causa que involucra al dictador Reynaldo Bignone, procesado por el secuestro de médicos y profesionales de la salud del Hospital Posadas, de Haedo, durante la última dictadura militar.

Fuentes judiciales confirmaron que el magistrado remitió al Tribunal Oral Federal Nº5 (TOF-5) el legajo en el que Bignone, el coronel médico Agatino Di Benedetto, el brigadier general Hipólito Mariani y los represores Luis Muiña y Argentino Ríos están procesados por delitos de "lesa humanidad".

En el expediente que tramita Rafecas se investiga el secuestro, en 1976, de 36 profesionales, en su mayoría médicos y enfermeras del Posadas, de los cuales Jacobo Chester, Jorge Roitman y Julio César Quiroga continúan desaparecidos. El magistrado acreditó, además, la existencia de un centro clandestino de detención y torturas en el mismo predio del hospital que funcionaba en la residencia del director, en un ámbito conocido como "El Chalet", el que fue reconocido por las víctimas.

De las constancias del expediente se desprende que Bignone, por entonces general de división, comandó personalmente la "toma" del centro de salud dos días después del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976. A fines de 2007 Rafecas dictó el procesamiento del dictador al encontrarlo responsable de la privación ilegal de la libertad de quince personas ocurridas entre el 28 y el 29 de marzo en el marco de un "inaudito operativo militar".

Bignone, último presidente de facto del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional, que gobernó a sangre y fuego al pueblo argentino entre 1976 y 1983, impulsó y promulgó la ley de autoamnistía de los militares procesistas, bajo cuyo imperio, por directiva del entonces titular del Ejército, Cristino Nicolaides, se destruyó importante documentación sobre el genocidio de las Juntas.

Un "copamiento". El "copamiento" del Hospital Posadas se enmarcó en un procedimiento del que participaron tanques y camiones del Ejército con soldados con armas largas que anticiparon la llegada de Bignone a bordo de un helicóptero. El desmedido procedimiento fue ordenado en base a "rumores" que señalaban que ese hospital era un "centro de atención de supuestos subversivos", algo que "los mismos representantes de la dictadura, empezando por Bignone, terminaron reconociendo que era falso e infundado", explicó una fuente allegada a la investigación.

Los procesamientos dictados por Rafecas fueron confirmados por la Sala I de la Cámara Federal al igual que el embargo de un millón de pesos que decretó el magistrado sobre los bienes de Bignone, quien en su indagatoria reconoció que las detenciones fueron "breves y sólo para identificar al personal".

Al ratificar lo resuelto por el magistrado, sus superiores destacaron la "paradoja" de que en "una institución al servicio de la salud funcionó un centro clandestino de detención, en el cual lejos de velarse por la vida se sometió a los cautivos a un régimen de terror".

Esta nueva elevación a juicio oral es la octava que ordena Rafecas, quien ya puso a disposición del TOF-5 todos los elementos para el juzgamiento de los delitos de "lesa humanidad" cometidos en los centros clandestinos de detención conocidos como "Club Atlético", "El Banco", "El Olimpo", y "Automotores Orletti", entre otros.

En esos expedientes se procesó a decenas de represores y se juzgaron hechos que damnificaron a alrededor de 800 víctimas de delitos de "lesa humanidad" cometidos en esos centros clandestinos a los que Rafecas parangonó con los "campos de concentración" del nazismo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS