Política

Bergara llegó a su casa de Ranelagh y contó que lo trataron "muy bien"

Leandro Bergara, el empresario que había sido secuestrado relató hoy a la prensa que sus captores, pese a mantenerlo siempre encapuchado, lo trataron “muy bien” y que le “dieron de comer bien” durante los 33 días de cautiverio.

Sábado 24 de Enero de 2009

Buenos Aires.- Leandro Bergara, el empresario que había sido secuestrado relató hoy a la prensa que sus captores, pese a mantenerlo siempre encapuchado, lo trataron “muy bien” y que le “dieron de comer bien” durante los 33 días de cautiverio.

“Me trataron muy bien. La verdad es que se portaron muy bien todos, me dieron de comer bien, no me lastimaron para nada”, dijo respecto a sus captores. Sobre las pruebas de vida que brindó a su familia grabando los títulos de los diarios, Bergara explicó: “Nunca leí nada, ni noticias. Me las decían y yo las repetía. Nunca vi. nada, siempre estuve encapuchado”.

Aseguró que la odisea la vivió “con la fuerza del espíritu” y agradeció a quienes se preocuparon mientras estuvo secuestrado. 
“Estoy muy bien. Gracias a todos por preocuparse por mi, a los que conozco, a los que no conozco, a todos los que oraron y rezaron por mi”, manifestó.

Bergara se negó a contar detalles sobre el secuestro, y tras excusarse por ello afirmó que “está todo en la justicia”. El recién liberado formuló estas declaraciones en la puerta de su casa de la localidad bonaerense Ranelagh, a la que llegó luego de declarar durante cinco horas ante la fiscal federal de Quilmes, Silvia Cavallo.

“Quiero volver a mi vida normal, gracias a todos, espero que sea la última vez que salga en la tele y en los diarios”, concluyó para despedirse. (Télam).-

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario