Política

Aval oficial a funcionario acusado de ocultar dólares en Andorra

El funcionario afirmó ayer que esa información es "falsa" y recibió el respaldo de su jefe, Fernando de Andreis.

Sábado 17 de Febrero de 2018

El subsecretario general de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, quedó en el ojo de la tormenta tras ser acusado de haber ocultado 1,2 millón de dólares en Andorra. El funcionario afirmó ayer que esa información es "falsa" y recibió el respaldo de su jefe, Fernando de Andreis.

   La polémica se generó en España, donde el diario El País difundió un listado de personajes de distintos ámbitos que tenían cuentas o integraban sociedad registradas en la Banca Privada d'Andorra (BPA), pequeño país europeo que hasta hace poco tiempo era considerado un paraíso fiscal.

   Según la información publicada en el periódico madrileño, el funcionario nacional figuró entre 2012 y 2014 como representante y accionista de la empresa británica de intermediación de jugadores de fútbol Line Action.

   Díaz Gilligan explicó que el dinero registrado en esa sociedad no era suyo y que fue accionista y director de Line Action por hacerle un favor a su amigo Francisco Casal, un empresario uruguayo que se dedica a la representación de futbolistas y es dueño de la productora televisiva de deportes Tenfield.

   "Francisco Casal tenía problemas en su país y me pidió el favor. La plata nunca fue mía. Además, yo no ejercía entonces cargo público. Era asesor y facturaba como autónomo", relató.

   Dijo que renunció a su cargo de accionista de Line Action en 2014 cuando fue nombrado director General de Promoción Turística del gobierno porteño, durante la gestión de Mauricio Macri como jefe comunal.

   Aseguró que "Line Action LTD está radicada en Londres, está perfectamente en regla según las leyes británicas y paga sus impuestos", y aclaró que "no es una sociedad offshore".   

"Es falso que oculté un millón de dólares. La sociedad tenía esa cuenta y está declarada como corresponde", manifestó. "Pedí que me sacaran. No me parecía bien continuar, ya ocupaba un cargo político. No había incompatibilidad, pero era una actividad que, además, no me generaba ningún ingreso", esgrimió.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario