Política

"Aunque duela en el bolsillo, la gente sabe que el cambio es acertado"

Nicolás Massot asegura que el gobierno nacional tiene un desafío: buscar consensos y atraer dirigentes de otros sectores políticos.

Domingo 21 de Octubre de 2018

Nicolás Massot asegura que el gobierno nacional tiene un desafío: buscar consensos y atraer dirigentes de otros sectores políticos. En la misma línea que el pensamiento que sostiene Emilio Monzó. El presidente del bloque PRO en Diputados confía en que será aprobado el presupuesto, niega encontronazos entre el presidente de la Nación y María Eugenia Vidal, pero declara que Cambiemos tiene alternativas al liderazgo de Mauricio Macri.

   "Aunque duela en el bolsillo, la gente sabe que el cambio que lleva adelante el gobierno es el acertado", confía Massot a La Capital. El legislador, a la vez, le da su apoyo a Federico Angelini como precandidato a gobernador del PRO.

   —Hace un año Cambiemos ganaba las elecciones legislativas y veía el mundo color de rosa. ¿Hoy, la crisis hizo mutar ese clima?

   —No era color de rosa. Pensamos que Cambiemos iba a tener el financiamiento necesario para cuatro años, que siempre planteó el presidente le iba a tomar a Cambiemos. Hay una brecha que Argentina viene arrastrando, entre lo que produce y lo que gasta. En ese momento el financiamiento existía. Y, a principios de este año, por una combinación de factores, dejó de existir el financiamiento. Hubo un aceleramiento repentino de cuestiones que tuvimos que hacer en cinco meses.

   —En 2017 había una mirada crítica hacia la economía del gobierno, pero la mayoría de la sociedad privilegió lo político. Y había expectativa en el futuro. Hoy, la economía está peor y ya no existe expectativa. ¿Cómo se recupera la confianza en Cambiemos?

   —La confianza la tenemos que recuperar convenciendo a los electores respecto de que el rumbo es el único posible, en tanto y en cuanto logremos los consensos necesarios. Lo que está en discusión no es la velocidad de la recuperación. La gente entiende, aunque le cueste en el bolsillo, que el camino es el acertado. Nosotros sobreestimamos la velocidad de la recuperación y eso lo trasladamos a la expectativa de los diferentes sectores. No supimos preparar un mensaje para la sociedad en un período tan largo, hasta que llegara la recuperación. Hay tres cuestiones: el rumbo, los resultados del rumbo (que trasciende a un mandato de gobierno) y la alternativa.

   —¿No hay alternativa opositora?

   —Los actos por el Día de la Lealtad mostraron distintas caras del peronismo. Ojalá en el peronismo haya pedidos de disculpa por los escándalos de corrupción, por los errores de gestión, por la insustentabilidad de los programas de gobierno. Sin embargo, eso no es lo que prima. Lo que hacen es invitarnos al pasado. Lo que Cambiemos tiene que mejorar es el nivel de consenso político. Tenemos que convencer a más electores y a dirigentes políticos que no son nuestros que este rumbo vale más que una vuelta al fracaso ya probado.

   —¿Las declaraciones tan furtivas de Carrió no están haciendo padecer al gobierno una crisis política?

   —Creo que no. No sorprende viniendo de ella, que tiene un estilo tan particular e independiente. El presidente tiene bastante internalizada esta dinámica nueva: el oficialismo tiene una oposición interna. No deja de ser oficialista pero revisa las acciones del oficialismo. Hay veces en que Lilita no utiliza las formas ni las palabras adecuadas, eso también es cierto. Luego, revisa, pide disculpas y aclara.

   —¿Lo pudieron convencer a Monzó para que se quede en el gobierno después del 10 de diciembre?

   —Nunca lo tuvimos que convencer a Emilio, porque es una persona muy comprometida con el país. Emilio nunca abandonaría la responsabilidad que tiene, en un contexto en el que, claramente, necesita gente como él.

   —Pero él dijo que se iba en diciembre.

   —No sólo que no se va a ir, sino que muchos de nosotros empezamos a trabajar por su reelección como presidente de Diputados.

   —¿Está conforme con los cambios en el gabinete, no de nombres, pero sí de estructura?

   —El único que tiene que estar cómodo es el presidente. La cantidad de ministros no es determinante, lo determinante es que Cambiemos tenga la flexibilidad y la autocrítica para cambiar de recetas cuando el camino no es el mejor. El cambio de receta se está haciendo. Por ejemplo en la política monetaria. La estrategia del gobierno no sólo cambió caras en el Banco Central, sino que cambió la política monetaria. Macri demostró que tiene capacidad para cambiar sobre la marcha, algo que no es común en el dogmatismo político de este país, basta con recorrer la historia inmediata para darse cuenta de eso.

   —¿Se va a aprobar el presupuesto en Diputados?

   —Sí. No veo a nadie trabajando para que el gobierno no tenga presupuesto. Esperamos sancionarlo la semana que viene. Las incógnitas son saber qué cambios se introducirán y con cuántos votos saldrá aprobado.

   —Lo salió a criticar muy duramente el kirchnerismo por sus declaraciones respecto de que la inflación es una rémora de las políticas kirchneristas.

   —Lo hacen porque les molesta la verdad. Es innegable la herencia recibida en el aumento de precios. Es muy fácil hacer kirchnerismo económico pisando precios, con un patotero en la Secretaría de Comercio, prohibiendo y clausurando empresas, cayendo de patotero a una asamblea de accionistas, y con precios máximos. Y el cenit de todo: el dibujo del Indec. En la inflación actual, pesan los 12 años de controles de precios. En el caso de la inflación, a la mentira del kirchnerismo le sobrevino la sinceridad de Cambiemos, nos tuvimos que hacer cargo de los errores garrafales del kirchnerismo. Es objetivo, aunque se enojen conmigo.

   —¿Cuánto hay de realidad en lo que publicó Clarín: Vidal, peleada con Macri y Peña y, a la vez, el rumor de que la candidata presidencial podría ser la gobernadora?

   —Lo primero lo descarto absolutamente, son especulaciones periodísticas. Tanto Marcos, como María Eugenia y Horacio forman parte de un solo equipo con el presidente. Respecto de una candidatura presidencial de Vidal, somos muchos en el PRO y en Cambiemos los que ya estamos trabajando por la reelección del presidente. Pero es bueno destacar que es una ventaja que existan alternativas. Es un atributo positivo. No necesitamos de un liderazgo único para sobrevivir. Es bueno saber que hay alternativas competitivas al liderazgo de Macri.

   —¿En Santa Fe, quién será el precandidato del PRO para competir con los radicales?

   —Descuento que vamos a tener candidato que será Angelini, y tendrá una adhesión total, y tiene mi apoyo. Creo que sería un muy buen candidato y un mejor gobernador para Santa Fe.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});