Política

Arranca la campaña electoral con tensiones en todos los frentes

Las disputas públicas en el PJ santafesino opacaron las otras peleas internas que sostienen Juntos por el Cambio y el Frente Amplio Progresista

Domingo 01 de Agosto de 2021

El lanzamiento formal de la campaña en Santa Fe para renovar bancas en el Congreso nacional arrancó con tensiones en las dos alianzas que polarizan a nivel nacional (Frente de Todos y Juntos por el Cambio), y con una tercera fuerza, el reeditado Frente Amplio Progresista (FAP), que si bien en la pública evitó el cruce dialéctico, por debajo de la superficie persiste el recelo y la desconfianza en un armado que se juega a todo o nada el liderazgo provincial de esa fuerza política.

  En total, en las Paso de septiembre, habrá compulsa entre 13 alianzas políticas, en las que seis de estos espacios deberán definir en internas la conformación de las listas para las elecciones generales de noviembre, en la que están en juego nueve escaños en la Cámara de Diputados y tres bancas en el Senado de la Nación.

  Sobre el final del armado de lista sobrevino el estallido en el PJ. El comando central del Frente de Todos habían animado a presentar nóminas de consensos en todos los distritos. Santa Fe parecía encaminarse a eso, pero todo saltó por los aires días antes del plazo legal para presentar candidatos. El enfrentamiento abierto entre Omar Perotti y el ex ministro de Defensa Agustín Rossi blanqueó las disidencias entre el gobernador y su vice, Alejandra Rodenas, que irán enfrentados en dos listas.

  Sorpresivamente y cuando todo indicaba que la fórmula avalada por la Rosada era la de Rossi-Rodenas, apareció en escena Cristina Fernández de Kirchner para acordar con Perotti y colocar en la boleta de senadores a María de los Angeles Sacnun, pero no junto a Roberto Mirabella como deseaba el gobernador, sino con el rosarino Marcelo Lewandowski.

  Rossi, en menos de 48 horas, pasó de ser el candidato del presidente a estar fuera de la consideración oficial. Incluso pagó su “rebeldía” de mantener la lista con una sonora salida del gabinete nacional.

  Las consecuencias políticas e institucionales de esa compulsa interna abre enormes interrogantes en la coalición que llevó nuevamente al poder al peronismo tras 12 años de administraciones con el color del Frente Progresista. También pone en entredicho aquel dogma de Perón: “El que gana conduce, el que pierde acompaña”. El 13 de septiembre, el día después de las Paso, se verá cómo se recomponen los vínculos rotos entre las distintas vertientes del peronismo santafesino.

Embed

 En Juntos por el Cambio todo estaba más claro mucho antes del cierre de listas. Es el espacio donde más competencia habrá: cuatro listas que a la vez se referencian de manera distinta con la conducción nacional del espacio. Federico Angelini (vicepresidente del PRO) logró atraer hacia el campamento macrista a la mediática Amalia Granata. Por el otro lado, mantuvieron su alianza desde las últimas elecciones el radical José Corral y Roy López Molina, enfrentado desde hace años con la conducción de Angelini.

  Las otras dos listas tienen un gran componente de radicalismo, si bien en sus boletas también sumaron a dirigentes del PRO y de la Coalición Cívica, los socios fundantes de la alianza Cambiemos que llevó al poder a Mauricio Macri en 2015. La periodista Carolina Losada va junto con Dionisio Scarpin, el intendente de Avellaneda que ganó algo de fama con la resistencia a la intervención de la empresa Vicentin.

  La cuarta lista la lidera el radical Maximiliano Pullaro, ex ministro de Seguridad en la gestión de Miguel Lifschitz. Este sector de la UCR (el NEO) pasó en el plano nacional a jugar en Juntos por el Cambio (en la provincia se mantiene adentro del Frente Progresista). La idea es dar disputa interna para pelear la conducción nacional del espacio de centroderecha, con el liderazgo excluyente del porteño Martín Lousteau.

  El tercer espacio con expectativa electoral es el Frente Amplio Progresista. El socialismo, con sus partidos aliados, decidió llevar a Clara García en la punta de la boleta para el Senado. Su competidor en la interna es Rubén Giustiniani, quien retornó al Frente Progresista, y abandonó su alianza con Carlos Del Frade.

  La compulsa dentro del FAP, tras el fallecimiento de Lifschitz, servirá también para reordenar la disputa por el liderazgo que represente a la centroizquierda provincial. El intendente Pablo Javkin se puso al frente de la campaña con la pretensión de comandar ese espacio y desafiar la hegemonía del socialismo.

  Con todos las listas oficializadas, se largó la campaña electoral en una de las elecciones más singulares de la historia, con los efectos de una pandemia que hace estragos en el plano sanitario y económico.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario