Política

Ariza preside la Federación Argentina de la Magistratura

Ariel Ariza, una persona de reconocida trayectoria en los claustros universitarios del Derecho.

Jueves 28 de Diciembre de 2017

Ariel Ariza, una persona de reconocida trayectoria en los claustros universitarios del Derecho, en los pasillos de tribunales y en el asociacionismo judicial, doctor en Derecho, juez, ex presidente del Colegio de Magistrados de Santa Fe, actualmente titular de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial de Rosario, fue elegido como presidente de la Federación Argentina de la Magistratura y la Función Judicial (FAM) el 30 de noviembre pasado.

La elección de Ariza se produjo en el marco de la 103ª asamblea extraordinaria de la FAM, donde la junta de gobierno renovó sus autoridades y conformó una nueva mesa ejecutiva.

La necesidad de generar asociaciones de magistrados y funcionarios del ámbito judicial surgió en la década del 60 en la Argentina, emulando movimientos similares europeos y al fragor del objetivo de dignificar la magistratura y estrechar lazos entre las distintas provincias, en un país extenso y fragmentado.

Cada una de esas asociaciones y colegio de magistrados fueron creándose en cada una de las provincias argentinas, hasta llegar a la necesidad de reunirse todas bajo el marco común de una federación de segundo grado.

El 15 de septiembre de 1966, en la ciudad de San Nicolás de los Arroyos, se fundó la Federación Argentina de la Magistratura y la Función Judicial, con la misión de contribuir al mejoramiento del servicio de administración de Justicia y fortalecer las bases republicanas y democráticas de la Nación.

Actualmente, la FAM congrega a más de 15.500 magistrados y funcionarios de los poderes judiciales que se encuentran en todas las provincias y en la ciudad de Buenos Aires.

La nueva mesa ejecutiva de la FAM, liderada por Ariza, planteó como hilo conductor de sus lineamientos de gestión "la revalorización ante la sociedad del servicio de Justicia y la labor de sus integrantes".

"Nunca claudicaremos a la defensa de la función judicial ante ataques infundados. Llevaremos a cabo todas las manifestaciones y acciones que resulten necesarias para evitar que se confunda a la población y se reduzca el diagnóstico de los problemas estructurales de la Justicia. Esta defensa es irrenunciable", concluyó Ariza.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario