Política

Argentina reclamará ante la ONU: "Están militarizando el Atlántico Sur una vez más"

La presidenta anunció en un acto en casa de Gobierno que instruyó al canciller "a que formalmente señale ante el Consejo de Seguridad y la Asamblea de la ONU que la militarización del Atlántico Sur implica un grave riesgo para la seguridad internacional". Cristina firmó la desclasificación del Informe Rattenbach sobre la guerra de Malvinas.

Martes 07 de Febrero de 2012

Buenos Aires.- La presidenta Cristina Fernández anunció hoy que la Argentina reclamará ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas la “militarización” de las Malvinas por parte de Gran Bretaña, que en los últimos días decidió enviar nuevos buques de guerra a las islas.

Durante un acto en la Casa Rosada al que convocó a todo el arco político -incluido la oposición con radicales, macristas, peronistas disidentes y socialistas- la mandataria confirmó que en 30 días se dará a conocer el Informe Rattenbach que analiza las actuaciones militares durante la guerra de Malvinas.

La presidenta, que había anticipado la decisión de desclasificar el informe en su discurso del 25 de enero pasado, también instruyó al canciller Héctor Timerman para que haga un reclamo formal por la “militarización” ante el Consejo de Seguridad y la Asamblea de las Naciones Unidas.

Según sostuvo, “presentar esta militarización implica un grave riesgo para la seguridad internacional” y lamentó que “a partir del uso de ese sillón en el Consejo de Seguridad, (los conflictos) en lugar de solucionarse tienden a profundizarse”.

Con la presencia de dirigentes de distintos partidos de la oposición, referentes sindicales liderados por Hugo Moyano, gobernadores, legisladores y agrupaciones de Derechos Humanos, la presidenta realizó el anuncio en el Salón de los Patriotas, donde también se encontraba el coronel Augusto Benjamín Rattenbach, hijo del general Benjamín Rattenbach quien tuvo a cargo la confección del referido informe.

Según advirtió, la desclasificación del informe “cierra el círculo” en cuanto a la “responsabilidad estrictamente militar para terminar con cualquier tipo de excusa para quienes usurpan y que baten el parche como si fuera un trofeo de guerra, no creemos en trofeos de guerra porque ningún lugar puede serlo”.

Allí, enfatizó que “ningún acto de la dictadura puede ser revalorizado por el apoyo que pudo haber tenido circunstancialmente por algunos ciudadanos manipulados” y recordó que estuvo en la Plaza de Mayo el 14 de junio de 1982, día de la rendición argentina, para “expresar el repudio” al gobierno militar.

En medio de la escalada verbal entre los gobiernos de Argentina y del Reino Unido se realizó la convocatoria a la Casa Rosada sin revelar los motivos del discurso, en el que también hubo una referencia a la llegada del príncipe William al archipiélago para cumplir con una misión militar por seis semanas.

“Están militarizando el Atlántico Sur una vez más, no podemos interpretar de otra manera el envío de un inmenso y modernísimo destructor acompañando al heredero real”, dijo la mandataria sin mencionar su nombre y agregó que “nos hubiera gustado verlo con ropas civiles, creeríamos que son otras son las actitudes”.

La presidenta firmó hoy el decreto 200/12 que releva la clasificación de seguridad del informe y ordena la creación de una comisión integrada por un representante del Ministerio de Defensa y otro por la Cancillería, junto a Augusto Rattenbach, para que en el plazo de 30 días corridos se revele su contenido.

La comisión tendrá como misión aconsejar a la Presidenta sobre la información allí contenida y alertar sobre alguna información que pueda poner en riesgo la “seguridad interior” o la “política exterior” argentina.

En su mensaje, Fernández de Kirchner afirmó que se trata de “una causa regional y global porque los países americanos se ven reflejados” y subrayó que “las colonias son un anacronismo en el siglo XXI, donde hay solo 16 casos en todo el mundo, diez de los cuales son protagonizados por el Reino Unido”, incluido el Peñón de Gibraltar en España.

“La causa de Malvinas ya es regional y global porque hay depredación de nuestros recursos naturales, como el petróleo y la pesca, y esto puede llevar a un verdadero caos ecológico” y analizó que “las grandes batallas del siglo XXI se van a dar sobre los grandes recursos naturales de los países en desarrollo”.

Casi al finalizar, la mandataria anunció también la inauguración de un hospital de salud mental destinado a los ex combatientes de las Islas Malvinas en la guerra de 1982.

Al finalizar el acto, el diputado oficialista José María Díaz Bancalari fue agredido a golpes de puño por integrantes de una agrupación de ex combatientes, hasta que fue socorrido por efectivos de la Policía Federal y consiguió abordar un vehículo particular. (DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario