Política

Argentina denunció la introducción de armamento nuclear en Malvinas

El canciller Héctor Timerman presentó ayer ante las Naciones Unidas (ONU) la denuncia contra Gran Bretaña por la "militarización y la introducción de armamento nuclear en el Atlántico Sur".

Sábado 11 de Febrero de 2012

El canciller Héctor Timerman presentó ayer ante las Naciones Unidas (ONU) la denuncia contra Gran Bretaña por la "militarización y la introducción de armamento nuclear en el Atlántico Sur" y el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon manifestó su "preocupación" e instó a "evitar una escalada" por las islas Malvinas.

Pese al llamado de Ban Ki-Moon, quien se ofreció como mediador si ambos gobiernos lo requieren, la escalada se profundizó hoy mismo, cuando el embajador británico ante la ONU, Lyall Grant, admitió que su país posee armamento nuclear en el Atlántico Sur y advirtió a la Argentina en caso que pretenda "aprovecharse" del aniversario del próximo 2 de abril para una aventura militar. Mas aún, el diplomático británico sorprendió al critica a la Argentina por haber reformado "de manera hostil" la Constitución nacional en 1994 (ver aparte).

Tras la reunión entre Timerman y Ban Ki-Moon, el secretario general de la ONU manifestó a través de un comunicado, su "preocupación acerca del creciente fuerte intercambio" entre ambos países en torno a Malvinas y dijo que "espera que los gobiernos de Argentina y el Reino Unido eviten una escalada en esta disputa".

Mediador disponible. El secretario general de la ONU afirmó -según el comunicado de su oficina difundido por la agencia AFP- que espera que ambos países "resuelvan las diferencias de manera pacífica y a través del diálogo, al tiempo que reiteró su vocación de mediador, al señalar que permanece "disponible si ambos países lo requieren".

Luego, Timerman ofreció una conferencia de prensa en la que denunció a Gran Bretaña por "cuadruplicar" su poder naval en el Atlántico Sur y lo acusó tener misiles como para "atacar hasta el sur de Brasil" y de utilizar la defensa de la autodeterminación isleña para controlar la región.

"Desde Malvinas pueden atacar hasta el sur del Brasil", afirmó Timerman, quien consideró que "Gran Bretaña es la potencia militar por excelencia en el Atlántico Sur", que "controla no sólo el tráfico de ingreso (a esta parte del océano) sino todo el tráfico marítimo y aéreo que hay entre América del Sur y Sudáfrica".

Tras denunciar ante Naciones Unidas la militarización de las Malvinas por parte del gobierno británico, Timerman consideró que "el Atlántico Sur es el ultimo refugio de un imperio en decadencia", tras lo cual confirmó que "Argentina cuenta con formación de que se ha enviado un submarino nuclear con capacidad de transportar armamento nuclear" a la zona.

"El Reino Unido está utilizando una infundada defensa de la autodeterminación de los isleños como excusa para un establecimiento de una poderosa base militar que sirve para sus objetivos estratégicos", afirmó el canciller, quien denunció también que "el presupuesto de defensa" británico "ha sido reducido en todos sus niveles excepto en Malvinas".

Luego de mostrar imágenes de un submarino nuclear como el que Londres envió a las islas, el ministro aseguró que el gobierno tiene información de que el Reino Unido ha "introducido armas nucleares" en Malvinas.

"Nosotros no vamos a aceptar que exista armamento nuclear en América latina", enfatizó el canciller.

Momentos después, el embajador británico salió a contestarle a Timerman y, aunque admitió la presencia de armamento nuclear en el Atlántico Sur, intentó quitarle dramatismo a la cuestión aduciendo que "nada ha cambiado" en cuanto al poderío militar de su país en el archipiélago austral después de la guerra de 1982.

"Nosotros no comentamos sobre la disposición de armas nucleares" pero "es conocido que hay submarinos en patrulla en todo el mundo" de bandera británica, afirmó. Luego, lanzó una dura advertencia a la Argentina: "Nosotros no queremos agravar la retórica pero si alguien trata de aprovecharse del 30 aniversario de la guerra de las islas, obviamente defenderemos robustamente nuestra posesión".

La denuncia argentina ante la ONU se produce a pocos días de cumplirse el 30 aniversario de la guerra que culminó con la rendición de las tropas comandadas por Luciano Menéndez.

Respaldo e incomodidad. El presidente del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, consideró ayer que el "volumen de adhesión" internacional que tiene el reclamo argentino sobre la cuestión de la soberanía en Malvinas "incomoda" al gobierno británico, y es por eso que han "militarizado" el Atlántico Sur.

"A mi criterio ese mayor volumen de adhesión a la posición argentina es lo que ha incomodado al gobierno británico y que lo ha llevado a tomar acciones de este tipo", dijo Rossi.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario