Política

Aplazaron por un mes las Paso y las elecciones legislativas

Las primarias serán el 12 de septiembre y las generales el 14 de noviembre próximos. Con 55 votos a favor, tres en contra y dos abstenciones, el Senado sancionó la iniciativa consensuada por el oficialismo y la oposición

Jueves 03 de Junio de 2021

Las Paso y las elecciones generales se harán los segundos domingos de septiembre y noviembre (12 y 14, respectivamente). El corrimiento de fechas no es con idéntica proporción, en el caso de las primarias será de cinco semanas, en tantos las generales —originalmente previstas para el 24 de octubre— se posponen sólo tres semanas. La proclamación y campaña electoral para las generales será con 45 días de antelación y no 50, buscando evitar que el escrutinio definitivo de las Paso pueda superponerse con el inicio de la campaña de las generales.

Así quedó determinado ayer por una ley que terminó de validar el Senado de la Nación en una votación cercana a la unanimidad: 55 a favor, tres en contra y dos abstenciones. El acuerdo político de la Casa Rosada —que impulsó el cambio de cronograma— con los bloques opositores ya había atravesado con comodidad Diputados y se terminó de perfeccionar en la Cámara alta. Al punto de que también por acuerdo político se votó directamente el dictamen si exposiciones ni debate político, liquidando la media sanción previa en cuestión de minutos.

Cortes

Con todo, hubo un motivo operativo y no político que derivó en interrupciones del debate: la inestabilidad de las conexiones remotas del sistema del Senado. Ante ese panorama, sobre la marcha, el Frente de Todos (FdT) apuró un cierre de emergencia para evitar males mayores y que la ley continuara pendiente, causando un gran perjuicio a toda una maquinaria jurídica y política que se organiza alrededor de los comicios. Todos creyeron más razonable votar el dictamen sin más trámite y, de paso no dar lugar a las clásicas chicanas políticas.

La ley que “modifica la fecha por única vez en contexto de pandemia por Covid-19 las Paso y las elecciones generales” se reduce a seis artículos y tres carillas. En el punto 6, que fue pedido por la oposición, se establece que la norma “no podrá ser modificada ni derogada durante el año calendario en curso en tanto regula un derecho público subjetivo de los partidos políticos”.

Le iniciativa, que en las próximas horas será promulgada, cierra un arduo recorrido de conversaciones iniciado por el ministro de Interior, Eduardo Wado De Pedro, con todos los actores que intervienen en ese acto gigantesco y decisivo para la suerte de la democracia. Partidos políticos, bloques parlamentarios, Justicia electoral, proyecciones de la epidemia, plan de vacunación, logística para la votación, fueron tenidos en cuenta por el gobierno nacional, que al menos en este tema, consiguió el acompañamiento opositor.

El acuerdo político permitió avanzar rápidamente con la aprobación del proyecto El acuerdo político permitió avanzar rápidamente con la aprobación del proyecto

María de los Angeles Sacnun (FdT de Santa Fe, miembro informante), titular de la comisión de Asuntos Constitucionales, afirmó a La Capital que entre los acuerdos no plasmados en la ley se estableció que las elecciones 2021 se desarrollarán en 19 mil establecimientos (escuelas) y no en unos 15 mil, como ocurrió en anteriores procesos.

También se considera la posibilidad de que los adultos mayores cuenten con una franja horaria exclusiva para ir a votar, siempre en la búsqueda de evitar aglomeraciones de personas. En el gobierno aspiran a llegar al 12 de septiembre con cerca de 30 millones de argentinos vacunados, lo que hace presumir una baja dramática en los casos diarios que se presentan en la actualidad.

Otra modificación que la Casa Rosada celebra en estas horas es que la licitación internacional para llevar adelante el escrutinio, en el caso de las Paso, implicará un ahorro cercano al 25 por ciento en dólares respecto de la última elección que organizó el gobierno anterior.

El debate sobre una posible postergación —incluso suspensión— de las elecciones venia agregando inestabilidad política a un año ya de por sí gravemente alterado por la pandemia. Sin embargo, el Ejecutivo encontró un final feliz y encamina su segundo invierno de pandemia.

La oposición, en este caso, prefirió no ir a la guerra y levantó las manos para la postergación de las elecciones. Juntos por el Cambio (JxC) ya definió sus ejes de disputa política con la presencialidad escolar y junta fuerzas en su afán de evitar que el FdT no avance con las modificaciones en la ley del Ministerio Público Fiscal, la reforma de la Justicia, así como la ley Covid, que tramita en Diputados.

No todas las peleas se pueden dar en simultáneo, calculan —con razón— en el bloque opositor.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario